SOCIEDAD

La adjunta de Igualdad del Diputado del Común se interesa los retrasos en la capital palmera para registrar el cambio de nombre de una persona transexual

Beatriz Barrera se reune con representantes del Colectivo “Violetas LGTBI La Palma” para conocer en primera persona los problemas a los que se enfrentan en la Isla

La adjunta de Igualdad y Violencia de Género de la Diputación del Común, Beatriz Barrera, se reunió con representantes del Colectivo “Violetas LGTBI La Palma”, para conocer en primera persona los problemas burocráticos y administrativos a los que se enfrentan en la Isla.

Aseguran que una persona transexual puede llegar a esperar hasta un año para que se haga efectivo su cambio de nombre en el Registro Civil, dependiendo del municipio donde realice los trámites. “Mientras en Los Llanos de Aridane no supera los treinta días de gestión, en Santa Cruz de La Palma han llegado a superar el año de espera”.

Uno de los representantes del colectivo presentó una queja en la Diputación del Común, ya que asegura que lleva 4 meses esperando para que se tramite su expediente de cambio de nombre en el Registro Civil.

Otra de las quejas presentadas, fue la de uno de los asistentes, en representación de la Asociación Estatal de Hombres Transexuales “TRANSBOYS”,  para poner de manifiesto los problemas generales que presentan en La Palma los colectivos de gais y de lesbianas, en cuanto a trabas administrativas y burocráticas que se encuentran diariamente, incluidos los retrasos y problemas ante el Registro Civil de Santa Cruz de La Palma. Hablan de desconocimiento de la ley por parte de los funcionarios, quienes además hacen comentarios y apreciaciones personales.

Beatriz Barrera se ha comprometido a hacer un seguimiento exhaustivo de la tramitación de las dos quejas presentadas. “Es necesario buscar una solución a este tipo de trabas administrativas que retrasan el derecho de las personas transexuales de ejercer plenamente su derecho a la identidad sexual”.