política

Curbelo: “Egea y Maroto vinieron a la desesperada sin conocer la rebelión de aquí”

El presidente de la Agrupación Socialista Gomera asegura que para el pacto de centroderecha “faltaba la autorización de Albert Rivera (Ciudadanos)”
Casimiro Curbelo (ASG). F. P.
Casimiro Curbelo (ASG). F. P.
Casimiro Curbelo (ASG). F. P.

El secretario general de la Agrupación Socialista Gomera (ASG), Casimiro Curbelo, pieza clave en la conformación de mayoría para gobernar Canarias, relató en la noche del jueves en TVE en Canarias que el día que cerró el acuerdo con PSOE, Nueva Canarias (NC) y Podemos aterrizaron en Canarias los negociadores del PP Teodoro García Egea y Javier Maroto “a la desesperada”, pero “sin conocer” la “rebelión” que vivían los populares canarios tras conocer la intención de Génova de que el aspirante a la Presidencia no fuera el presidente regional del PP, Asier Antona.

“No solo la llamada de Asier, sino de otros dirigentes, ponían en conocimiento de los que podían ser socios para el pacto que había una disidencia de al menos cinco diputados, incluido quien usted menciona (Antona)”, reconocía Curbelo durante el transcurso de una entrevista en El Debate de la 1 Canarias (TVE). Curbelo explicitaba de esta forma la existencia de una “rebeldía interna”, lo que le permitió ver que “el pacto que se quería llevar a cabo (de centroderecha) iba a tener dificultades”. “Fue un poco a la desesperada para ver cómo tejer una realidad.

A lo mejor tenían buena fe, pero sin conocer lo que estaba ocurriendo en el seno del PP”, mantuvo, porque “lo lógico es que si hubieran venido a Canarias a firmar un pacto es que hubieran tenido cohesionado al partido en el Archipiélago”. “Y no lo tenían”, sentenció el líder gomero. “Si la intención era venir a Canarias a firmar un pacto entre CC, PP, ASG y Cs, ¿cómo es posible que el propio responsable regional no conociera al candidato? Eso crea una rebeldía interna”, argumentó.

El líder de Agrupación Socialista Gomera consideró que “el problema se produce por una disfuncionalidad interna ante la pretensión de Génova” de cambiar de candidato a la Presidencia de Canarias “sin tener conocimiento el líder regional”.

Por otro lado, mantuvo que la situación con Cs también “fue un poco pintoresca”, consecuencia de negociar con un partido que tiene “poca autonomía en el ámbito territorial”, pues todos los acuerdos tenían que pasar por su líder nacional, Albert Rivera: “Faltaba la autorización de Rivera, que estaba en Europa en una reunión. Las cosas se produjeron así”.

TE PUEDE INTERESAR