política

El Gobierno primará las energías renovables entre los menos pudientes

El consejero Valbuena prefiere “potenciar las placas fotovoltaicas en la población menos favorecida” a los grandes concursos eólicos, “aunque se enfaden las empresas”
El consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena. Sergio Méndez
El consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena. Sergio Méndez
El consejero de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena. Sergio Méndez

El Gobierno de Canarias piensa dar un giro radical a la política autonómica sobre energías renovables al interactuar sobre la misma los conceptos de emergencia climática y de redistribución de la riqueza, dos de los principios básicos del Pacto de Progreso suscrito por los cuatro partidos que lo conforman.

Así lo explicó a DIARIO DE AVISOS el nuevo consejero de Transición Ecológica, José Antonio Valbuena, quien desveló que la intención de su departamento es subvencionar antes a la población menos favorecida del Archipiélago para facilitar su acceso a la energía solar con placas fotovoltaicas que seguir con la línea anterior de celebrar grandes concursos eólicos de los que se benefician grandes empresas.

“Las energías renovables tienen que estar en manos de cuantos más, mejor”, manifestó Valbuena, para quien “tiene que llegar a la población más desprotegida y más necesitada en primer lugar. Tenemos entre un 30 y un 40% de la población que lo pasa realmente mal, y nosotros no podemos pedirles que adapten sus viviendas desde el punto de vista energético al nuevo modelo de transición ecológica, porque el autoconsumo tiene un coste que esa parte de la población canaria no puede, ni de lejos, asumirlo. Ahí tiene que estar la administración”, apuntó el consejero. Para este político lagunero, “la transición ecológica en las energías renovables significa que podamos distribuir dicha energía, y no es lo mismo que su producción esté concentrada en unos pocos, en esos que tienen capacidad financiera para llevar a cabo grandes parques eólicos, a que fomentemos y potenciemos aún más la generación de energías renovables redistribuida en placas fotovoltaicas”.

“No podemos convertir el sector de las energías renovables en el nuevo sector del agua del siglo XXI”, rememoró Valbuena, en alusión a los sucedido con el control del líquido elemento en Canarias, que apuntaló el caciquismo en las Islas hasta que comenzó, sobre todo en la provincia occidental, un reparto de pequeñas acciones que favoreció a quienes cultivaban sus propias tierras. “Por eso hablamos de redistribuir las energías renovables hacia este sector de la población, porque a la larga les resultará un ahorro y reduciremos notablemente la huella de carbono en un sector amplio”, señaló.

Sobre cómo serán recibidas estas novedades entre las empresas del sector, Valbuena reconoció que “entiendo que esto puede enfadar a esas empresas que están pendientes de la nueva subasta de energía eólica, como puede enfadar a los distribuidores, porque también aquí, como ocurrió en el caso del agua, hay un negocio importante con la distribución, pero el Gobierno de Canarias está para pensar en lo mejor para la mayoría”.

Entiende el consejero que “puede que antes estuviera justificado fomentar los grandes parques eólicos, pero ahora lo que es realmente barato es la producción solar, y nuestra transición ecológica es hacia el autoconsumo, que significa redistribuir los potenciales que nos aporta, en este caso, el sol. No solo se ha logrado derogar el impuesto al sol, sino que avanzamos hacia su democratización”, concluyó.

TE RECOMENDAMOS