otras coordenadas

‘Parking’ gratis

Quiero aparcar gratis en el centro de Santa Cruz con mi coche”. Los centros urbanos de las ciudades vienen incorporando medidas de peaje urbano, que hacen compatible su funcionalidad con el aumento de calidad ambiental y de paisaje. Sus estructuras se han visto forzadas por el acelerado incremento del vehículo privado, en su tránsito y aparcamiento. Santa Cruz inició este proceso en el arranque de la democracia, bajo el lema Santa Cruz para Vivir. Revirtiendo el llamado entonces Plan de Volúmenes. El nuevo PGO revisado y aprobado en 2019, luego de su azarosa revisión vuelta a reiniciar, contiene su estrategia de peaje urbano, para su tráfico en función de sus actividades. La progresiva peatonalización, ha ido acompañada de la vegetación que le da marca, con la cual colabora la vegetación del espacio privado. Conlleva la expulsión del vehículo privado, la rehabilitación del espacio público, sus redes y equipos y humaniza la ciudad densa. Como han venido haciendo los planes Urban. Valoramos el conflicto derivado del uso del parking privado del Centro Comercial Carrefour en Santa Cruz, en el ensanche de la ciudad hacia la Refinería. Existe al parecer un convenio Ayuntamiento-Centro del 2003, según señalan en medios sin formalizar correctamente. Que habría que situarlo 16 años después, donde se superponen los derechos públicos de la ciudad con los privados del Centro, derechos administrativos y civiles, a conciliar en un espacio privado, sin adhesiones y en beneficio de la ciudad. La finalidad de este parking de 2.000 plazas no está para su uso generalizado e indiscriminado por cualquier usuario del centro urbano. En la realidad lo venimos usando para cualquier gestión que nos ocupe por la zona a 10 minutos caminando. Ir al Registro de la Propiedad, al Tribunal Económico Administrativo, al Tribunal Social, Hacienda Canaria, al Hotel Atlántico, centros y locales comerciales cercanos, a la Policía Local, Gesplan y Agapea, al Centro Nivaria, para no raspar el coche, al Recinto Ferial para no dejarlo al sol. A los despachos profesionales cercanos. Si abriera antes de las 8 de la mañana, lo colapsarían los empleados de la zona. El gratis total se convierte así en una perversa forma de gestión que no resuelve las necesidades propias del Centro Comercial, ni las del centro urbano densificado, al inducir tráficos y parking disfuncionales y penalizar las formas de transporte colectivo, bus, taxi y tranvía. Las estrategias de peaje urbano están soportadas en mecanismos funcionales y disuasorios, como precio, horario, accesibilidad, usuarios segmentados. El centro atrae a sus propios usuarios liberando precios y en nuestras sociedades líquidas de la posmodernidad, son el equivalente de la plaza urbana tradicional. Alimentación, restauración, comercio, cines y ocio, cubren la oferta, que va al centro de paseo, incluso sin realizar gasto alguno. Y es punto de encuentro de la sociedad joven del móvil, con gasto contenido. El Ayuntamiento tendrá que mejorar su posición de gendarme, para poder entrar en un diálogo acorde al problema que aborda, donde el Centro Comercial privado está obligado a ofrecer eficiencia. Hoy la tecnología permite que un parking de esta entidad, de 2.000 plazas bien localizadas, pueda ser gestionado en régimen de 24 horas, con las primas de uso y precio que exigen sus clientes. Un parking hoy se vende por tiempo y no espacio, permitiendo más que duplicar su servicio urbano, sin incremento de instalaciones. Para ello deberán arbitrarse los necesarios mecanismos de colaboración público-privada, que se exigen en una sociedad avanzada. Antes acuerdo que conflicto.

TE PUEDE INTERESAR