política

Torres (PSOE) creyó hasta el final en el Pacto de Progreso

Ni la reunión para el acuerdo de derechas en Ciudad Jardín, ni la visita de García-Egea y Maroto hicieron dudar al presidente
Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias
Ángel Víctor Torres desveló que, pese a los problemas iniciales con algunos ayuntamientos, Román Rodríguez y Casimiro Curbelo apoyaron el Pacto de Progreso porque querían un Gobierno estable. Fran Pallero
Ángel Víctor Torres desveló que, pese a los problemas iniciales con algunos ayuntamientos, Román Rodríguez y Casimiro Curbelo apoyaron el Pacto de Progreso porque querían un Gobierno estable. Fran Pallero

En la tercera entrega de la entrevista de DIARIO DE AVISOS con el nuevo presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres (Arucas, 1966) se adentra en los entresijos de cómo se gestó el Pacto de Progreso para Canarias. Torres, que toma hoy posesión de su cargo, reveló cómo vivió dos de los momentos clave para la consecución del acuerdo: la reunión para el pacto de centro derecha en el palacete de Ciudad Jardín, y la visita de última hora de los dirigentes nacionales del Partido Popular, Teodoro García-Egea y Javier Maroto.

Las conversaciones para el Pacto de Progreso habrían tenido lugar antes, durante y después de las elecciones, tanto entre los líderes de los partidos, como entre los miembros del equipo negociador de cada agrupación. “Yo hice un trabajo como una hormiguita, es cierto que dije que no habría reuniones oficiales hasta después del Día de Canarias, pero sí que hubo encuentros oficiosos y en persona con todos los líderes de los partidos”, explicó Torres.

El nuevo presidente del Gobierno de Canarias aclaró también que nunca hubo negociaciones de su partido con Coalición Canaria para el Gobierno regional, “no cabía esa opción, nadie lo hubiese entendido”. La única opción para Torres era la que finalmente se dio, y así se lo hizo saber desde el primer momento a Casimiro Curbelo, de la Agrupación Socialista Gomera. “Le plantee que sumábamos 34 diputados progresistas entre el Partido Socialista (25), los de Nueva Canarias (5) y los de Podemos (4) y que nos faltaban dos para conseguir una mayoría, por lo que con la Agrupación Socialista Gomera (3) sumábamos un voto más que los necesarios para la mayoría absoluta (36).

La opción prioritaria de Torres fue, desde el principio, que el pacto se consiguiera con ASG, puesto que Ciudadanos, con cuyos dos votos también habrían sumado para la mayoría. “Era imposible, porque tenían como línea roja entrar en un Gobierno con Podemos”.

Torres confiaba en que Curbelo se uniría al Pacto de Progreso, “Casimiro no iba a frustrar un hecho histórico como que el Partido Socialista volviera al Gobierno de Canarias y tampoco lo harían sus compañeros de viaje, sus bases, porque provienen del propio PSOE, son producto de una escisión que posteriormente vimos como un error por parte de nuestro partido, y los errores hay que intentar arreglarlos”. Las reuniones para el Pacto de Progreso se realizaron en persona y entre los líderes de los cuatro partidos (PSOE, NC, Podemos y ASG). “Esto fue determinante, porque estábamos los cuatro sentados cara a cara, lo que generó confianza porque al mirarnos a los ojos se sabía que lo que se decía era verdad”, afirmó Torres.

Ciudad Jardín

En la residencia presidencial de Fernando Clavijo (CC) en Ciudad Jardín se reunieron el pasado 14 de junio representantes de CC, PP, C’s y ASG con el fin de cerrar el pacto de centro derecha. “Estaban reunidos allí porque el PP y C’s habían lanzado un comunicado en el que abrían la posibilidad de apoyarnos, y ante eso CC contraatacó ofreciendo hacer presidente a Asier Antona (PP)”, explicó Torres.

Este contraataque del partido nacionalista “era legítimo desde el punto de vista legal, pero absolutamente perverso desde la óptica electoral, pues suponía hacer presidente al dirigente de un partido que había sido ni primera ni segunda fuerza política, sino que había quedado tercero con 11 diputados”.

Torres reconoce que en aquel encuentro pudo haber pasado cualquier cosa, porque en Nueva Canarias había descontento tras la pérdida de las alcaldías en los Ayuntamientos de Santa Lucía y Telde, en los que el partido de Román Rodríguez había ganado, a manos del PSOE, “por eso creíamos que Nueva Canarias estudiaría la posibilidad ofrecida por CC, y se abstendrían en la investidura de Asier Antona”.

Como ya es sabido, la reunión en el palacete de Ciudad Jardín no prosperó, porque las fuerzas para el pacto de centro derecha “no sumaban los 36 votos de la mayoría absoluta, ya que Ciudadanos se siguió negando a que Clavijo, que está siendo investigado judicialmente, no estuviera en el futuro Ejecutivo”, añadió Torres. Todo ello motivó que tanto Curbelo como Rodríguez se negaran a firmar un pacto para un Gobierno que nacería en minorías.

Valle Gran Rey

Después del fracaso del pacto de centro derecha, Torres siguió sus negociaciones con Curbelo, pero estas se vieron frustradas en un primer momento, tras arrebatar el PSOE la alcaldía de Valle Gran Rey a ASG. “Fue un problema gordo, porque los compañeros acordaron respetar a la Agrupación Socialista Gomera, que habían ganado con 5 concejales, y finalmente no cumplieron su palabra”, aseveró Torres. “Aquello fue una agresión a la ASG y pudo afectar al pacto de gobierno”, señaló Torres. Los concejales que no cumplieron con las directrices del PSOE en Valle Gran Rey fueron expulsados del partido, ante lo que Torres considera “un engaño, una mentira por su parte”, porque “cuando un responsable de una organización política recibe un acta, esta es individual, pero vas con un partido, y no puedes hacer lo contrario a lo que prometiste”.

Lo bueno, afirmó Torres, es que “finalmente lo ocurrido no frustró el pacto, no fue así ”. Además, el presidente del Gobierno de Canarias se mostró agradecido a Curbelo por quitar hierro al asunto al afirmar que “Valle Gran Rey era muy importante, pero el Gobierno de Canarias lo era aún más”.

Por tanto, el revés sufrido en Valle Gran Rey no evitó que días después del fracaso del centro derecha en Ciudad Jardín, el PSOE convocara una ejecutiva regional y anunciara el cierre de un Pacto de Progreso.

García Egea y Maroto

La proclamación de un acuerdo entre el PSOE, NC, Podemos, y la ASG motivó la que fuera la última ofensiva de Coalición Canaria para mantenerse en el poder. Por ello, “dirigentes del partido fueron a Madrid, se sentaron con líderes de C’s y el PP y convocaron una reunión urgente para las 8 de la mañana del jueves 20 de junio”, explicó Torres.

La reunión de centro derecha fue organizada para que transcurriera tan solo unas horas antes de que los partidos del Pacto de Progreso se sentaran y firmaran el acuerdo definitivo. Torres asegura que aquella mañana “muchos daban por firmado el pacto de centro derecha, porque para ello vinieron a Canarias Teodoro García Egea y Javier Maroto”, diputado nacional y vicesecretario de organización del Partido Popular respectivamente.

Aquella reunión fue la última oportunidad de Coalición Canaria para permanecer en el Gobierno, pero la negativa de Ciudadanos a pactar un Ejecutivo en el que estuviera Clavijo, investigado por el Caso Grúas, y el empecinamiento de éste en permanecer gobernando, provocaron que finalmente no hubiera un acuerdo entre el centro derecha.

Torres, conocedor de las negociaciones que estaban teniendo lugar, se mantuvo firme en su postura, no flaqueó y cogió un avión para hablar con Casimiro Curbelo a la 1.00 de la mañana. “Es cierto que los ayuntamientos afectaron a las negociaciones, pero también que Curbelo quería un Gobierno estable”, sentenció.

Si bien es cierto que Ángel Víctor Torres ha hecho públicas las claves para la consecución del pacto de Gobierno regional, el Pacto de Progreso o Pacto de las Flores, también ha reconocido que “hubo momentos únicos, que nunca serán conocidos”. Porque la política canaria, afirmó el presidente, “es apasionante y merece que alguien, algún día, escriba sobre esto”.

TE PUEDE INTERESAR