sanidad

Un nuevo doctor Frankenstein promete realizar el primer trasplante de cabeza

Sergio Canavero prevé que la operación sea una realidad en dos años, aunque hasta la fecha tiene un historial de intentos fallidos
Un nuevo doctor Frankenstein promete realizar el primer trasplante de cabeza
Un nuevo doctor Frankenstein promete realizar el primer trasplante de cabeza
Un nuevo doctor Frankenstein promete realizar el primer trasplante de cabeza

Pese a la contradicción con la ética médica, el doctor italiano Sergio Canavero asegura que hará efectivo el primer trasplante de cabeza en los próximos dos años. La operación sería llevada a cabo en China, debido a la prohibición de realizar una intervención de este tipo, sin garantías, en Europa.

El proyecto de Canavero fue publicado en la revista especializada Surgical Neurology International con el nombre de Cielo: proyecto de anastomosis de la cabeza. Resumen del estudio para el primer trasplante de cabeza humana con médula espinal. El doctor quita validez a su propio estudio en las primeras líneas, ya que deja claro que sus anteriores experimentos, en primates y ratas fueron fallidos: “no existía la tecnología para reconectar la médula espinal y no se siguió con esa línea de investigación”.

Aunque las operaciones de Canavero son citadas como “exitosas” en algunos medios internacionales, lo cierto es que el trasplante de cabeza a un primate tuvo unas consecuencias desastrosas: sobrevivió solo 8 días, tiempo en el que no se movió ni recuperó la consciencia. Con este resultado, cabe esperar la incredulidad de la comunidad científica ante las promesas del doctor.

Sergio Canavero cree que el trasplante podría ayudar a personas tetrapléjicas o servir como una cura para algunos tipos de cáncer que solo afecten al cuerpo, con un cerebro intacto, “el primer paciente debe ser alguien joven que esté en una condición en la que su cuerpo esté afectado pero el cerebro sano, porque estas enfermedades son fuente de sufrimiento”.

Complicaciones

El proyecto ‘Cielo’ consistiría en cortar la médula espinal de un cuerpo donante para, más tarde, reconectarla con la cabeza del sujeto receptor. Sergio Canavero explica en su estudio que “la única forma para llevar a cabo el intercambio cefálico en el hombre es enfriar la cabeza del receptor del cuerpo a una temperatura tan baja que permita a los cirujanos desconectarla y volver a unirla sin que haya consecuencias neurológicas”.

Canavero señala también la falta de preparación de los cirujanos en intervenciones de esta categoría, por lo que alude a la “creación de equipos refinados en el abordaje de cadáveres y la coordinación con anestesiólogos”. Aunque el doctor mira a un futuro próximo de trasplantes cefálicos, reconoce que antes “deberá confirmarse que es posible con una experimentación preliminar con primates o, idealmente, en pacientes con muerte cerebral”. La intervención con pacientes vivos, por tanto, no es tan cercana como en un principio se prometía.

TE PUEDE INTERESAR