Santa Cruz

Un policía y un sanitario salvan la vida a un sinhogar con sobredosis

El agente se encontraba en compañía de un conocido, técnico en Emergencias Sanitarias, cuando avistaron al hombre inconsciente junto al Barranco de Santos, en Santa Cruz

El policía Nacional se encontraba fuera de servicio cuando se produjeron los hechos. DA

Por C. Morell / T. Fumero

Un agente de la Policía Nacional de Santa Cruz de Tenerife que se encontraba fuera de servicio y un amigo suyo, que es técnico en emergencias sanitarias, salvaron la vida a una persona sinhogar que yacía en el suelo inconsciente tras sufrir, presumiblemente, una sobredosis, en hechos que tuvieron lugar en el capitalino Viario del Barranco de Santos.

El agente, que en el momento de los hechos estaba fuera de servicio junto a un amigo, acudió al auxilio del varón, al que le practicó un masaje cardiopulmonar que le hizo recobrar la respiración, y que tuvo que ser trasladado posteriormente al Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria. Ambos benefactores contaron con la inestimable ayuda telefónica del médico de guardia en el Cecoes 1-1-2 del Gobierno de Canarias.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 26 de junio, y fue cuando el policía conducía su vehículo particular por el viario en cuestión en compañía del amigo más oportuno para lo que les iba a suceder, dada su condición de sanitario.

En el trayecto, ambos fueron alertados por unos viandantes que manifestaron haber visto lo que parecía el cuerpo de un varón fallecido sobre la acera de la vía.

Tras estacionar rápidamente su coche en una parada de guaguas cercana, avistaron al varón que yacía inconsciente y apreciaron la presencia de varias jeringuillas usadas dentro de una botella y gasas impregnadas en sangre.

Acto seguido, el agente y el sanitario detectaron que el afectado no respondía a estímulos físicos ni sonoros, que tenía el pulso muy débil, no respiraba y su temperatura corporal era muy baja.

En vista del estado del sujeto, procedieron a colocarle boca arriba para comprobar si había algún elemento que estuviera obstruyendo las vías respiratorias y posteriormente, realizarle un masaje cardiopulmonar consiguiendo que el varón comenzara a respirar con dificultad.

Dada la reacción del sujeto, el agente y su amigo procedieron a poner los hechos en conocimiento del Cecoes 1-1-2, cuyo médico de guardia les comunicó que colocaran al varón en posición lateral de seguridad hasta la llegada de la ambulancia, que tras una valoración in situ, procedió a su traslado al Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, donde ingresó en su Servicio de Urgencias.
Al parecer, el afectado suele dormir en un banco cercano a donde lo encontraron.