estados unidos

Los hispanos en Estados Unidos, bajo ataque

La masacre de El Paso, es prueba fehaciente de que no se trata de ninguna broma. El pistolero que acabó con la vida de 22 personas e hirió a decenas iba a por ellos, a exterminar hispanos
Los hispanos en Estados Unidos, bajo ataque

La masacre de El Paso, es prueba fehaciente de que no se trata de ninguna broma. El pistolero que acabó con la vida de 22 personas e hirió a decenas iba a por ellos, a exterminar hispanos.

El Paso es una ciudad fronteriza de Texas. Allí conviven ciudadanos norteamericanos y mexicanos en su mayoría, y es una ciudad generalmente pacífica donde conviven ambas culturas. Lo sé muy bien, mi hija vive allí.

Sin embargo, es esa misma condición la que alentó al asesino a disparar contra inocentes, dejando marchar a los no latinos y enfocándose en aquellos de apariencia hispana. Entre tantas víctimas, una madre abrazando a su bebé de dos meses, y el padre de la familia, quien murió tratando de protegerlos, cuando compraban los materiales para la fiesta de sexto cumpleaños de su otro hijo, ese mismo día.

La visita del presidente Trump fue recibida con protestas, no era el momento para discursos de división, ni para hacer campaña.

Trump, quien echa la culpa a las personas con problemas mentales, e incluso a las familias de las víctimas y de los asesinos, tiene un largo historial de reír a costa de chistes en los que se propone matar a mexicanos, y utiliza constantemente un lenguaje que deja poco lugar a dudas sobre su posición en cuanto a racismo y discriminación hacia las minorías. Los hispanos en Estados Unidos se sienten amenazados, y prueba de ello es la carta escrita por Stephanie Valencia (cofundadora de EquisLabs); Joaquín Castro (demócrata, representa a Texas en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y es presidente de la Cámara Hispana del Congreso); Ana María Archila, codirectora ejecutiva del Centro para la Democracia Popular; Cristina Jiménez, directora ejecutiva de United We Dream. Luis Miranda exasesor de Barack Obama, y Luis Miranda Jr., presidente de la junta directiva del Latino Victory Fund y presidente fundador de la Federación Hispana, y enviada a los medios de comunicación.

La carta: un acto de terrorismo doméstico

“La masacre del pasado fin de semana en El Paso, Texas, fue un ataque a una ciudad estadounidense que muchos de nosotros llamamos hogar. Es también una ciudad que por años ha sido una de las más seguras del país, y en donde el sábado por la mañana hubo casi tantos asesinatos como en todo el año pasado. Tiene una población más del 80% latina, incluyendo muchos inmigrantes. Por todo esto, hay que llamar a este atroz acto de violencia por lo que es: un crimen de odio cuidadosamente calculado y deliberado, dirigido a la comunidad hispana e inmigrante. Es un acto de terrorismo doméstico.

Muchos no querrán escuchar o creer esto, pero los hispanos en este país estamos bajo ataque. Los inmigrantes en este país estamos bajo ataque. Y el presidente Trump está avivando las llamas del odio, la división y la intolerancia dirigida a todos nosotros, inmigrantes y ciudadanos estadounidenses por igual. Aunque el ataque ha sido generalizado hacia muchas personas en este país durante años, se está convirtiendo en una epidemia que está infectando rápidamente a más comunidades y representa una amenaza real. El presidente también da protección a los nacionalistas blancos, y respalda explícitamente el discurso de odio y tácitamente la violencia.

Nosotros, junto con docenas de líderes latinos, exigimos a ambos partidos políticos su liderazgo, los llamamos a apoyar a todas las personas en nuestro país y reconocer con orgullo que nuestra diversidad ha sido también nuestra mayor fortaleza. Nuestros líderes deben tener el coraje de oponerse a este odio, no solo con palabras, sino también con acciones que protejan a sus compatriotas.

No podemos justificar el comportamiento despreciable del tirador del sábado, o pasar por alto las acciones de otros que han cometido atrocidades similares, como una enfermedad o un problema de salud mental. Esto es, simple y llanamente, odio y nacionalismo blanco, alimentado por una retórica irresponsable […] alentar cánticos de “envíenlos de regreso” y decir que los neonazis y supremacistas blancos son “gente muy buena”, son todos ejemplos de retórica que inspira odio y violencia. Hemos visto las consecuencias en las historias de estas víctimas, las familias que las lloran, y en las lágrimas de quienes cuidan a los heridos.

El problema es una combinación tóxica de armas y odio.[…] Washington también debe actuar, y el Congreso debe hacer responsable al Gobierno federal para garantizar que los grupos que promueven el odio y las peligrosas teorías de conspiración sean nombrados como terroristas domésticos. Eso incluye al Ku Klux Klan, neonazis, skinheads racistas y otros supremacistas y separatistas blancos.[…]

El Gobierno también debería anunciar la suspensión de deportaciones en las áreas afectadas por esta violencia, para que las víctimas puedan buscar atención médica y el apoyo necesario para recuperarse, independientemente de su estatus migratorio. […] Estamos defendiendo el alma de este país y hay mucho que sanar. Pero estamos en una encrucijada crítica […] Creemos que podemos hacer mejor las cosas. Sabemos que podemos hacer mejor las cosas”.

ENTREVISTA ADUSTI GURULE

La carta fue firmada por 33 políticos e importantes activistas a nivel nacional. Una de ellas es Dusti Gurule, directora ejecutiva de la Organización de Colorado para la Oportunidad Latina y los Derechos Reproductivos.
DIARIO DE AVISOS habló con ella.

-¿Qué fue lo que la impulsó a firmar esta carta sobre el odio a los inmigrantes?
“La misión de COLOR (la organización que representa), está arraigada en una comunidad que trabaja para empoderar a latinos y sus familias para vivir una vida segura, saludable e independiente. Valoramos la justicia y la equidad para todos, creando conciencia sobre las maneras en las que se apoya o marginaliza a nuestra comunidad: trabajamos para crear oportunidades intergeneracionales y liderazgo. Por esa razón nos vemos con frecuencia trabajando mano a mano con nuestros compañeros que lideran el movimiento de Justicia hacia los Inmigrantes”.

-Según la carta, ¿cree que la Administración actual está propagando sentimientos antiinmigrantes?
“Absolutamente. Incluso antes de que Trump fuera elegido presidente, estaba clara su posición: era la antítesis de todo aquello por lo que trabajamos en COLOR. El incremento de este sentimiento antiinmigrante, anti LGTB, antimexicano, antimujer ha tenido y continúa teniendo un efecto negativo en el bienestar emocional, físico y psicológico de nuestra comunidad. Es más, ha fomentado el sentimiento racista que de una forma u otra siempre ha estado presente en este país”.

-¿Están seguros los latinos en América?
“Creo que es muy evidente que los latinos y otras comunidades de color no están seguros. Durante generaciones estas comunidades han sido perseguidas de forma desproporcionada, detenidos y sufrido a manos de la justicia criminal. Mi tío recibió un disparo por la espalda cuando tenía 15 años a mano de un oficial de la policía. Esta nueva amenaza es una capa añadida a generaciones de trauma acumulado”.

-¿Qué le gustaría que ocurriera? ¿Es posible un cambio durante esta Presidencia?
“Creo que es necesario que se alcen más voces para expresar la frustración a sus representantes y hacerlos responsables. Todos queremos vivir una vida segura y sana, libre de temor hacia aquellos que han sido elegidos para protegernos y servir al público. Votar en las elecciones es un paso hacia esa representación”.

-¿Quién o qué tiene la culpa de lo ocurrido en El Paso y Ohio?
“No puedo responder esa pregunta de forma breve. Este tema requiere un análisis en profundidad teniendo en cuenta el contexto histórico de cómo funciona el sistema en nuestro país y la injusticia en el trato con las comunidades de color. Por supuesto, la celebración reciente de la ignorancia, echar la culpa a los demás y alimentar la xenofobia han fomentado el odio hacia los inmigrantes. Cuando la persona que ostenta el cargo más alto de este país escupe odio, lo hace más aceptable para aquellos que viven de esa manera”.

-¿Cuál es su mensaje para el presidente Trump?
“Esa es una pregunta difícil. No estoy segura de que esta persona atienda a la razón o a la justicia. Hace mucho tiempo que se apartó de la senda del entendimiento. Un buen servidor público debería tener sólido conocimiento histórico de cómo se fundó este país, y debería trabajar para crear igualdad basada en la no opresión y un marco antirracista”.

TE PUEDE INTERESAR