Internacional

Suspendido por bautizar violentamente a un bebé

La escena se viralizó pocas horas después debido a la fuerza con la que el clérigo, presa de los nervios por los llantos del bebé, sumergió tres veces al pequeño en la pila bautismal

Un cura de la Iglesia ortodoxa de la localidad rusa de Gátchina se convirtió en el protagonista de un controvertido bautizo que tuvo lugar el pasado fin de semana. La escena se viralizó pocas horas después debido a la fuerza con la que el clérigo, presa de los nervios por los llantos del bebé, sumergió tres veces al pequeño en la pila bautismal, desatando la polémica entre los usuarios de las distintas redes sociales. La madre de la criatura, Anastasia Alexéyeva, se interpuso a un cuarto intento por parte del religioso, si bien, no pudo arrebatárselo de sus manos. El cura tapó la nariz y la boca del niño para volverlo a meter en la pileta, haciendo caso omiso a las directrices de la progenitora, que, sin embargo, pudo evitarlo. A consecuencia del violento bautismo, el hijo de Anastasia presentó moratones, según SDP Noticias. Por su parte, el cura, Vasili Necheporenko, ha sido suspendido después del revuelo que se ha formado en los medios y las redes sociales rusas.