deportes de contacto

Baute, una dulce revancha para sumar su primer título mundial

El tinerfeño vence por decisión unánime a Mohamed Boubkari, quién le derrotara por KO en La Laguna en 2015
Baute y su equipo, al finalizar el combate. / DA

El tinerfeño Moisés Baute es el nuevo campeón del mundo de la organización Enfusion en la categoría de menos de 95 kilos de peso. Baute, del equipo de Moisés Ruibal, se tomó una dulce revancha y se sacó la dolorosa espina que llevaba clavada desde hace cuatro años cuando perdió por nocaut en el primer asalto ante Mohamed Boubkari Big Mo en La Laguna.

El sábado, Boubkari fue un pelele en manos del poderoso fajador tinerfeño. En La Laguna, la confianza en sus posibilidades le había jugado una mala pasada al de Añaza, que acabó noqueado por un duro cruzado de izquierda. En Wuppertal (Alemania) no hubo lugar ni para la duda.

Salió muy serio Baute, a sumar, a taparse, sin especular, pero sin demasiadas alegrías. Sus cambios de guardia y el pateo al medio con la pierna izquierda empezaron a hacer mella sobre Big Mo, que confiaba en conectar alguna serie para mermar al tinerfeño.

Para nada. La Bestia siguió a lo suyo y en el segundo asalto mantuvo el mismo ritmo alto de pelea, con las manos arriba en defensa, sin ninguna concesión y castigando con la patada al costado de su rival. El segundo episodio también fue suyo, y el tercero y el cuarto.

Así, la pelea llegó al último asalto con triunfo claro en las cartulinas para el tinerfeño, con Boubkari molido e impotente y Baute crecido. Desde su esquina Moisés Ruibal le dio una consigna clara. El combate era suyo, no había que arriesgar.

Baute tuvo cerca el triunfo por nocaut. En realidad Joop Ubeda, el árbitro del pleito, tenía que haberlo parado y evitar el castigo sobre un Big Mo que acabó en el hospital. Baute recibió el cinturón y se citó con la historia para el próximo 23 de noviembre en La Laguna. Ahí podría lograr su segundo mundial en sólo un mes.

TE RECOMENDAMOS