política

De los cayucos a las casas de apuesta pasando por Tinduf y Macron

Los debates sobre política migratoria regresan a un Parlamento donde ayer afloró la creciente preocupación por la adicción al juego
El Presidente del Gobierno, Ängel Víctor Torres, respondiendo en el pleno de ayer. Sergio Méndez
El Presidente            del Gobierno, Ängel Víctor Torres, respondiendo en el pleno de ayer. Sergio Méndez
El Presidente del Gobierno, Ängel Víctor Torres, respondiendo en el pleno de ayer. Sergio Méndez

Ayer era el cumpleaños de la portavoz de Ciudadanos, Vidina Espino, y regresaban al Parlamento canario la diputada palmera de CC, Nieves Lady Barreto, de baja por su reciente maternidad, y el consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián Franquis, que se recuperaba del infarto de miocardio que sufrió en ese mismo lugar el pasado 16 de octubre. Así que la sesión comenzó con un aire un poco festivo, con esa alegre ligereza navideña que a veces se instala en los trabajos a mitad de diciebre, y que ya no se marchó del todo, quizá esperando por la inauguración del Belén navideño del Parlamento que se iba hacer a las 20.15, para quien quisiera pasarse, con chocolate caliente incluido y concierto de Achamán, que son como las juventudes de Los Sabandeños.

Pero antes quedaba un día largo en el que se habló de muchas cosas. Como la inmigración, con la portavoz del Partido Popular, María Australia Navarro, acusando al Gobierno de Canarias de inacción frente al repunte de pateras, a pesar de que hace un mes, tras la muerte de siete migrantes en las costas de Lanzarote, el presidente, Ángel Víctor Torres, “habló de consternación y reconoció que algo no debía estar haciéndose bien”. Acto seguido, volvió a ese mantra que repite la oposición en todas las sesiones de control: el Gobierno del cuatripartito de izquierdas es blando con Pedro Sánchez. “Yo, lo que le pido, es que dejen de esconderse, que reaccionen”, le espetó Navarro, que criticó la falta de políticas del Gobierno central en los países de origen, la saturación de los CIE o la falta de medios para alojar a los migrantes que se encuentran en la calle. Y utilizó uno de esos adjetivos que siempre se usan en estos debates: “desbordados”. Por cierto, un dato para poner las cosas en contexto: entre 2015 y 2018, Alemania tuvo que gestionar la llegada de 1,3 millones de refugiados. Y Turquía tiene 3,9.

A Torres se le veía tranquilo, vestido de azul, igual que el vicepresidente Román Rodríguez y el consejero de Administraciones Públicas, Julio Pérez, los tres canosos, como si fueran tres padres de la patria canaria cuyos rostros pudieran esculpirse en algún roque gigante de Anaga. “Mire, señora Navarro, a mí me entristece que se haga partidismo con esto”, le respondió. “Solo se alienta el racismo y la xenofobia”, alertó al mismo tiempo que desvelaba que se había reunido con el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska y que se había conseguido parar a 1.300 personas que iban a zarpar rumbo a Canarias. También recordó la reapertura del CIE de Barranco Seco y que el Gobierno estaba movilizándose para buscar más lugares donde alojar a los migrantes.

También se habló del Sáhara, después de que el presidente del PNC, Juan Manuel García Ramos , le preguntara a Julio Pérez si no le parecía exagerada la advertencia del Ministerio de Asuntos Exteriores sobre el riesgo de atentados en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia, recordando que el consejero de Relaciones Institucionales del Cabildo de Gran Canaria, Carmelo Ramírez, de NC, había desacreditado la advertencia. Pérez le respondió a García Ramos que él tenía que fiarse de lo que le decía el Ministerio, y que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ya había hablado del peligro del islamismo en esa zona. “Y no creo que Macron tenga algo en contra del señor Carmelo Ramírez”, le respondió entre la sonrisa de algunos diputados.

También hubo consensos, como el que provocó la intervención del diputado lanzaroteño de Coalición Canaria, David de la Hoz, que pidió que se tomen medidas contra la “proliferación” de casas de apuestas y habló de “consumo”, “adicciones”, “lacras”, retratando un panorama que tenía cierto aroma de descomposición social frente al que contrapuso “los cuidados”, especialmente a “los más vulnerables”. En el mismo sentido hablaron el socialista David Godoy y Luis Campos, de NC.

Pérez recogió el guante y aseguró que se estaban aumentando las inspecciones a estas casas de juego, que intentarán buscar algún camino para actuar sobre la publicidad y para proteger aún más los entornos de afluencia infantil. Recordó que el nuevo presupuesto subirá los impuestos al juego y que la situación, aunque preocupante, podría ser peor, porque Canarias solo tiene un 40% del total de negocios de este tipo que podría haber. Y alertó de que el verdadero problema está en Internet, donde se concentran la mayor parte de las apuestas. “Por eso los dueños de estos negocios se están intentando hacer más visibles en las calles”.

Por la tarde se habló, a iniciativa de Francisco Déniz, diputado de Sí Podemos Canarias, del AIEM (Arbitrio Insular de Entrada de Mercancías), uno de los impuestos del llamado Bloque Financiero Canario, que grava a mercancías importadas para proteger a la producción local. En breve toca renovar los productos que se incluyen en el listado y que luego hay que mandar al Gobierno central y a la Comisión Europea, que es la que finalmente los autoriza. Déniz pidió tener cuidado con los productos que se seleccionan, pues algunos no corresponden a empresas verdaderamente canarias. Por su parte, Román Rodríguez, defendió la importancia del AIEM, a pesar de “la picaresca”, y señaló que entronca con la histórica singularidad fiscal del Archipiélago.

Cuando llegaba la noche y las luces navideñas del Parlamento estaban a punto de encenderse, CC y Sí Podemos Canarias estuvieron a punto de acordar una PNL para pedir el cierre de los CIE. Pero donde CC decía “sustitución progresiva” por infrestructuras para acoger y atender a migrantes, Podemos decía “cierre progresivo”. Al final todos apoyaron la propuesta de CC, que no eran tan taxativa. Y se fueron a ver el Belén.

El consejero Franquis, gran protagonista del día de ayer

Un minuto, si no más, estuvieron los diputados ovacionando al consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, recuperado y con bastante buena cara tras el infarto que sufrió en octubre. La portavoz socialista, Nira Fierro, dio la bienvenida al “compañero Chano”, por cuyo escaño fueron pasando aliados y contrincantes políticos. Agradecido, publicó un par de tuits unas horas más tarde.

TE RECOMENDAMOS