editorial

EDITORIAL | La travesía que fortaleció a un periódico de 130 años

A nuestros lectores y anunciantes damos las gracias por acompañarnos de un modo decisivo en este viaje de tan instructiva y combativa memoria para esta casa, que en 2020 cumplirá la friolera de 130 años

Al cabo de una singladura en absoluto apacible como ha sido 2019, cabe desde estas páginas en un día como hoy hacer un público reconocimiento de quienes, a lo largo del año, han estado indefectiblemente junto a nosotros, al lado de DIARIO DE AVISOS, haciéndonos compañía y dándonos el vigor necesario de una manera determinante. Lectores y anunciantes que han estado y están a las verdes y las maduras. Un apoyo que no podemos dejar pasar por alto, sino valorar en toda su justa dimensión. Porque seguimos aquí y seguiremos por los años de los años después de superar momentos que han sido difíciles, ya que no nos lo pusieron fácil .

Somos lo que han querido y hecho posible nuestros lectores y anunciantes. En esta casa los tenemos en la máxima consideración por razones que a nadie se les oculta y que llegaron a su fin justamente en 2019. Con ambos brazos hemos sorteado los días más arduos que debimos enfrentar, pues a las dificultades intrínsecas de una crisis sistémica de periódicos de papel, se sumaba las escasas simpatías hacia nuestra presencia que emanaban de los círculos del poder anterior en sus momentos de gloria. En nuestro caso se daban, por tanto, adversidades peculiares, que pusieron, intentaron poner en jaque la continuidad de DIARIO DE AVISOS. Así de claro.

A nadie se le esconde de dónde venimos. Cuál ha sido el estigma que pesó sobre nuestra cabecera desde los círculos del poder que regentaban las principales instituciones de nuestra tierra hasta el pasado mes de julio. Y hasta qué punto iban en serio las advertencias (las veladas y las no tan veladas) contra el porvenir de DIARIO DE AVISOS.

En la historia de este año sobresalen acontecimientos de toda índole, que lo describen como un puente entre dos orillas. Las elecciones del 26 de mayo y las posteriores negociaciones del pacto de Gobierno provocaron un cambio político sin duda prominente, habida cuenta la dilatada hegemonía de que había hecho gala hasta entonces, al frente de Gobierno, cabildos y ayuntamientos, la misma organización política, Coalición Canaria, en las últimas décadas.

Es de todos conocida la voluntad de DIARIO DE AVISOS de remover cuantos hábitos de control político de la información se habían instalado en la vida periodística en las Islas como el statu quo de una etapa de gobierno caracterizada por la falta de respeto a la libertad de expresión. El año que termina puso tierra de por medio en ese estado de cosas que parecía inalterable. En 2019, cuando el edificio del poder establecido en Canarias durante decenios mostraba las primeras grietas que anunciaban un posible giro electoral, fuimos testigos de que desde las altas instancias políticas vieron peligrar el control de la situación y se emplearon a fondo paras sortear las adversidades. Entre estas, por insólito que parezca ahora, figuraba DIARIO DE AVISOS, cuya mera existencia era cuestionada en las esferas políticas más altas como el enemigo a batir. Era un secreto a voces.

En las páginas de DIARIO DE AVISOS ha habido una clara apuesta por la libertad informativa, por el ejercicio crítico de la información y por que esta no se viera condicionada por la tutela institucional a través de las campañas publicitarias de ámbito público. Nuestra máxima ha consistido en proteger nuestra independencia con los únicos escudos garantes con que podíamos contar: los lectores fieles a este periódico que han venido acudiendo de modo constante y creciente a nuestra llamada en los quioscos, y nuestros anunciantes, que en ocasiones debieron sortear la incomodidad no disimulada entonces desde distintas instancias de la Administración.

Como quiera que ya todos definen 2019 como el año del cambio, nada produce mayor satisfacción que asistir a este insospechado consenso mediático tras unos tiempos revueltos en que resultaba impensable semejante conversión de quienes deploraban hablar de alternancia. Los tiempos también cambian. Y las circunstancias sobrevenidas, en determinados casos, producen amistades en tiempo récord. No todas ni todos cuantos han protagonizado este cambio participan del mismo en la misma manera y con el mismo grado de equidistancia. En determinados casos se detectan inconfundibles tics procedentes de la anterior cultura política de premiar a unos medios en detrimento de otros. Pero el tiempo, a buen seguro, irá curando tales impulsos, pues la travesía será larga y sinuosa.

Culminan doce meses que no pasaron inadvertidos. Digamos adiós a 2019 valorando sus mayores contribuciones al bien común. Nada en democracia tiene mayor trascendencia en términos de higiene política que la alternancia. Y a partir de ahí que cada palo aguante su vela. Este periódico seguirá su marcha, en armonía con lo que hemos venido haciendo, esforzándonos en acertar a la hora de informar a nuestros lectores, desde la máxima independencia, sin concesiones ni patentes de corso.

La etapa política que se inicia en 2020 plantea a los nuevos gobernantes las máximas exigencias. Pues el calado de los desafíos que afrontan al asumir las actuales responsabilidades no deja margen al error ni la negligencia. Y nuestro deber es abordar el nuevo ciclo político con el mismo rigor y ojo crítico que ante el periodo que ahora queda atrás. El cambio es fruto de una sociedad en transformación y toca pedir responsabilidad a quienes la desempeñan. Solo merecerán el éxito por sus actos, si no los traiciona su propio fracaso.

Aprovechamos la oportunidad de este último día de 2019, en el filo del tránsito hacia un año que agrada al oído, por razones de eufonía, y que ojalá sea provechoso y confiera motivos de felicidad para el conjunto de los canarios. A nuestros lectores y anunciantes, una vez más, damos las gracias por acompañarnos de un modo decisivo en este viaje de tan instructiva y combativa memoria para esta casa, que en 2020 cumplirá la friolera de 130 años de existencia. ¡Feliz Año Nuevo!

TE PUEDE INTERESAR