CIENCIA

Paolo Calisse, el líder científico de los telescopios Cherenkov en La Palma

En 2026 se habrán ejecutado 40 millones de euros de inversión en el grupo de telescopios del hemisferio norte que desvelará algunos de los secretos de la materia oscura del universo

Paolo Calisse
Doctor en Astronomía y Física, Paolo G. Calisse lleva nueve meses trabajando para lograr que, en un plazo de dos años, estén construidos los tres grandes telescopios del CTA. DA

El doctor en Astronomía y Física, Paolo G. Calisse, gerente del Cherenkov Telescope Array Observatory en el Roque de Los Muchachos, ha confirmado el programa de construcción de los tres grandes telescopios de este grupo, que en un plazo de dos años quedará consorciado por un total de 51 países liderados por Italia, Alemania, España y Japón. En el año 2023, gran parte de la inversión prevista en ciencia en La Palma y en el marco de este proyecto, se materializarán con tres telescopios similares al prototipo que ya está realizando pruebas de observación astronómica en el Roque de Los Muchachos. Calisse, que ha liderado proyectos en lugares tan remotos como el Polo Norte y el Polo Sur, así como a 5.000 metros de altitud en el desierto de Atacama, en Chile, y en Australia, recuerda que este proyecto supone una inversión cifrada en 40 millones de euros, y un plazo de conclusión del grupo de 19 telescopios en el plazo de seis años, y cuya culminación será clave para el estudio del Universo en el rango de muy altas energías que proporcionará información sobre los fenómenos más violentos y extremos que ocurren en el Universo.

La red CTA-Norte, que se prevé que entre en funcionamiento en 2024, tendrá una inversión estimada, tanto en compras de bienes y servicios como en contratación de personal, de más de 2 millones de euros al año. CTA será el observatorio de telescopios Cherenkov más grande y avanzado del mundo para la detección de rayos gamma desde la Tierra. Constará de más de 100 telescopios, de tres tamaños diferentes, ubicados en los hemisferios norte y sur. En conjunto, CTA podrá detectar, con una precisión y sensibilidad sin precedentes, rayos gamma en un amplio rango de energías, lo que permitirá multiplicar por diez la cantidad de objetos conocidos y abordar algunas de las preguntas más desconcertantes de la astrofísica, como la naturaleza y propiedades de la materia oscura o el origen del Universo. Los rayos gamma detectados con CTA también podrán proporcionar una firma directa de la materia oscura, evidencia de desviaciones de la teoría de la relatividad de Einstein.

UN CIENTÍFICO QUE COMBINA CIENCIA, SOSTENIBILIDAD Y TOLERANCIA SOCIAL

El hombre que lidera este proyecto en La Palma, Paolo G. Calisse, feminista y comprometido con el reto de combatir de forma activa el cambio climático que asola al planeta, tiene el convencimiento de que además de la ciencia, el proyecto del CTA en La Palma tiene una tarea de inclusión social, cultural, de diversidad y de sostenibilidad ambiental que debe llegar a las aulas de los colegios y de los institutos. “Quiero que, además del trabajo técnico, la sociedad palmera pueda formar parte de una plataforma u organización inclusiva en la que tengan una amplia representación los estudiantes, entidades culturales con un peso específico de mujeres y del colectivo LGTBI+.