economÍa

Antonio Olivera: “Al éxito se llega después de muchos fracasos y sinsabores”

El viceconsejero de la Presidencia ofrece una charla en el encuentro ‘Desayunandoconlíderes’ de ESM y anima a los alumnos a ser constructivos y “no obsesionarse con ganar más, sino con vivir mejor”

El viceconsejero de la Presidencia del Gobierno de Canarias, Antonio Olivera, protagonizó ayer la charla Desayunandoconlíderes que organiza todos los viernes la European School of Management (ESM) con el objetivo de transmitir a los alumnos de la escuela algunas directrices para su futuro empresarial. Olivera, que ha pasado por el sector público y privado, optó por contar a los alumnos su propia experiencia, para llegar a la conclusión de que al éxito “se llega después de muchos sinsabores”.
El actual viceconsejero contó que estudió Económicas en la Universidad de la Laguna y después se marchó a Madrid para hacer un máster en economía europea. “En este tiempo había una plaza de profesor en la Facultad que me interesaba mucho, pero que finalmente fue para otra persona. Esto me deprimió, pero seguí adelante”. Olivera aprovechó entonces para decirle a los educandos que “nunca hay que deprimirse por una mala noticia o por un fracaso, porque al final eso malo, siempre es lo mejor que pudo haber pasado. Todos los empresarios de éxito”, resaltó, “han tenido malos momentos. La clave es no deprimirse, sino seguir adelante”.
Al llegar a Tenerife su primera oportunidad laboral vino de la mano del expresidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, que estaba de jefe de Gabinete con Ricardo Mechior. Al llegar Juan Alberto Martín a la Zona Especial Canaria (ZEC), Olivera da el salto a esta institución y aseguró que “supuso un aprendizaje inmenso, porque aprendí el pensamiento estratégico de un político, como era Juan Alberto, y de un funcionario y técnico como Julio Pérez”. Toda organización o negocio, dijo, “tiene una parte estratégica y otra de gestión”. Al llegar Julio Pérez al Consistorio de Santa Cruz comienza su paso por la Sociedad de Desarrollo, donde “plasmé todos los conocimientos y aprendí a hacer equipo. Fue un gran reto”. Olivera destacó que lo importante no es ir muy rápido, sino que todo tiene su tiempo. “No hay que obsesionarse con ganar mucho, sino con vivir mejor”. En este sentido, señaló que lo importante siempre es sentirse cómodo con el equipo “porque si no, la empresa no funciona”. Uno de los momentos clave fue su llegada al Gobierno con Francisco Hernández Spínola. “Aprendí como se manejan los pactos y que hay que estar permanentemente apagando fuegos.
Una cosa que se hizo bien en este primer pacto fue que tanto José Miguel Pérez (PSOE) como Paulino Rivero (CC) no estaban en primera línea de la discusión, para eso había otros y los problemas les llegaban resueltos. Algo que no ocurrió con el pacto siguiente entre Clavijo y Patricia Hernández”.

Hacienda, sí

Tras la tensión vivida en su última etapa de Gobierno, Olivera confesó que se fue a la empresa privada y juró que “nunca más volvería a la política”. “No fue así. Me di cuenta de que entre lo público y lo privado hay mucha incomprensión”. “No tenía ningún afán por volver a la política, pero al poco tiempo me llamaron para presidir la ZEC y no pude decir que no puesto que era una casa que conocía y que me gustaba”.
Lo que sigue ya es de todos conocidos. Su salto a la viceconsejería porque dijo, “en ningún momento quise estar en Economía. Creo que soy mucho más constructivo y puedo ayudar mucho donde estoy ahora; otra cosa es que hubiera llevado Hacienda: ahí me lo pienso”, ironizó. Y acabó diciendo, “un Gobierno es una multinacional muy compleja donde es importante la gestión de las personas”.

TE RECOMENDAMOS