política

CC escenifica hoy su crisis interna por la indisciplina de Ana Oramas

La organización tinerfeña impondrá al resto que solo se castigue a la diputada con una multa frente al rechazo frontal de Asamblea Majorera, que ya explora un alejamiento del partido
Fernando Clavijo (CC) y Javier Maroto (PP) presentando una moción conjunta en el Senado. Cedida

Coalición Canaria escenifica hoy su crisis interna en un Consejo Político Nacional donde la diputada Ana Oramas será sancionada con una multa de 1.000 euros por su indisciplina a la hora de votar en la investidura como presidente del Gobierno de España de Pedro Sánchez, descartando así sanciones más graves, como el expediente solicitado desde Asamblea Majorera, la única organización insular de CC que hoy se opondrá en bloque a las órdenes dictadas desde Tenerife.

El caso, lejos de ser “un asunto interno sin mayor recorrido”, como aseguran líderes tinerfeños de Coalición como Fernando Clavijo o Carlos Alonso, ha ahondado considerablemente la crisis en la que esta formación política está sumida desde los gruesos errores que cometieron sus negociadores tras las elecciones locales y autonómicas del año pasado, y que desembocaron en el paso a la oposición de los coalicioneros en las principales instituciones del Archipiélago.

Si su debacle institucional se encuentra en el origen, en el horizonte de esta crisis de CC se localiza el Congreso, previsto para el próximo mayo, donde todo apunta a que la vieja ATI refuerce aún más su control sobre el partido, dado que, hoy en día, Clavijo es el principal favorito para sustituir a José Miguel Barragán como secretario general. Ello implicará que CC se derechice aún más, dado que el lagunero no solo no ha escarmentado de los efectos de dicho giro ideológico (malos resultados electorales, que son peores aún a la hora de buscar socios para gobernar) en un partido tradicionalmente centrista, sino que incluso profundiza en su alianza con el Partido Popular, como se comprueba ya en iniciativas que ambas formaciones presentan juntas en instituciones como el Senado.

Por ello, no sorprende que sea precisamente Asamblea Majorera la única organización insular que ha presentado cara a esta deriva hacia la derecha, dado que se trata de un partido forjado en las ideas nacionalistas y progresistas o, lo que es lo mismo, muy lejos de los postulados actuales de CC Tenerife.

Para sustentar su poder orgánico, Clavijo y los suyos cuentan con el respaldo de palmeros y, curiosamente, de los herreños de la AHI, un partido que, si bien ha decidido en asamblea su adiós a Coalición, no solo no termina de dar el paso, sino que ahora se alinea con el sector más conservador de Coalición. Hay que tener en cuenta que la clave del éxito de CC es poder pactar tanto a un lado como al otro del espectro político, por lo que su derechización tiene como consecuencia directa la pérdida del centro, ese espacio privilegiado que ocupó hasta la fallida renovación generacional que hoy en día padece.

En cuanto a grancanarios y lanzaroteños, la división anida en el seno de ambas organizaciones, divididas entre los sectores que representan Isaac Godoy y Pablo Rodríguez en el caso de la isla redonda, y Pablo San Ginés/David de la Hoz y Jesús Machín por lo que respecta a los conejeros.

Aunque hoy el Consejo Político Nacional de CC se solventará con la victoria de los tinerfeños, sin duda será pírrica, dado que Asamblea Majorera ya ha decidido explorar nuevas vías, tanto dentro como fuera de Coalición Canaria, tal y como explicó recientemente su actual secretario general, Mario Cabrera.

Mientras tanto, en el PP celebran esta deriva de CC, especialmente en Gran Canaria, donde su presidenta, Australia Navarro, no ve más que ventajas, dado que se asegura un socio regional que, en dicha isla, es irrelevante.

TE RECOMENDAMOS