santa cruz

Ifara, el mirador de las formidables vistas de Santa Cruz

Se trata de una zona residencial de chalés y urbanizaciones de viviendas colectivas en altura con vistas a la ciudad
Una de las mejores panorámicas de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez
Una de las mejores panorámicas de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez
Una de las mejores panorámicas de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

Ifara, también conocido como Ifara-La Ninfa, es una urbanización de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, que se encuadra administrativamente dentro del distrito de Centro-Ifara. El nombre de Ifara procede de un vocablo guanche que, según algunos autores, significa campiñas, campos.

Se llega al barrio a través de la calle de Rubens Marichal López o de la carretera general de Los Campitos. Se trata de una de las urbanizaciones más exclusivas de Tenerife.

Ifara queda delimitada de la siguiente manera: partiendo de su vértice norte ubicado en la confluencia del barranco Ancheta con el barranquillo del Lomo de las Panaderas, el límite toma dirección suroeste por la calle Escalera San Juanito hasta el límite sur de la plaza de la Iglesia de Los Campitos. Sigue desde aquí rumbo suroeste bordeando las construcciones hasta donde estas acaban, tomando luego en línea recta hasta cerca del kilómetro 3 de la carretera de Los Campitos. Sigue el límite por el eje de la carretera hasta su paso por el barranco de San Antonio, descendiendo luego en línea recta dirección este hasta la última curva de la calle del Doctor González Coviella. Desde aquí traza de nuevo una línea recta en dirección sureste hasta un punto sobre los bloques de viviendas de la calle de Ramón Baudet Grandy, y desde este punto en línea dirección este hasta el cauce del barranco de Ancheta, que sigue hasta el punto de partida.

Se trata de un barrio residencial de chalés y urbanizaciones de viviendas colectivas en altura. El barrio puede dividirse en los núcleos de La Ninfa, construido en la ladera entre el barranco de San Antonio y el barranquillo Guaite, y el de Ifara, en la ladera entre este barranquillo y el barranco Ancheta.

Se ubica a una altitud media de 186 metros sobre el nivel del mar, a unos 3 kilómetros del centro de la ciudad. Ocupa una superficie de 0,34 kilómetros cuadrados.

La zona sobre la que se asienta el barrio constituía plantaciones de platanera hasta mediados de la década de 1960. Las primeras construcciones aparecen hacia 1965 a lo largo de la carretera, consolidándose el barrio en la década de 1980 como zona residencial de alto nivel. El barrio cuenta con la Asociación de Vecinos Ifara-La Ninfa.

Demográficamente, este barrio sufrió un claro descenso en el número de habitantes entre 2005 (1.943 personas) y 2006 (1.440). A partir de ahí, la población apenas varió (1.458, 1.460, 1.457 y 1.473 habitantes, en el período que va desde 2007 y 2010. Posteriormente, hubo pequeños bajones, apenas perceptibles, que han dejado la población en unos 1.390 habitantes. A 1 de enero de 2019, la cifra se ha establecido en 1.429 personas.

La coincidencia es prácticamente unánime en los vecinos que residen en Ifara, una zona residencial construida en altura. La tranquilidad y las excelentes vistas son dos de las características fundamentales que definen a este barrio de la capital. No obstante, sus residentes abogan por un mayor número de espacios públicos. Algunos vecinos residentes en Ifara mostraron sus inquietudes a este periódico.

Carlota Quijada, de 25 años y estudiante, lleva casi toda su vida en Ifara. Opina que “se trata de una zona residencial bastante tranquila y, además, está muy cerca del centro de Santa Cruz. Es un lugar con muy poco ruido y posee unas buenas vistas de la capital”. Cree que “las mejoras siempre son necesarias en cualquier sitio. Pienso que el transporte es una de ellas, sobre todo en cuanto a frecuencia del mismo. Asimismo, Ifara necesitaría más espacio público”.

Echa en falta “más espacios públicos donde la gente pueda estar y, sobre todo, espacios verdes”. No ha notado aumento de población, ni tampoco una disminución: “Sinceramente, ni una cosa ni la otra. La verdad es que siempre he notado el mismo volumen de población por la zona de Ifara y llevo viviendo más de veinte años aquí”. En cuanto al transporte público y el tráfico de la zona, Carlota señala que “ha habido ligeras mejoras con respecto a la frecuencia, pero siguen habiendo problemas con la puntualidad”.

Su hermano Alberto, de 21 años y estudiante universitario, siempre ha vivido en Ifara y opina que “es una zona tranquila, con buenas vistas de Santa Cruz”. En cuanto a posibles mejoras considera que “la zona de Ifara está más que aceptable para vivir” y piensa que “habría que tomar más precauciones en cuanto a la colocación de algunas señales de tráfico en la carretera, ya que, sobre todo en las curvas, suele haber riesgo de accidentes, puesto que la guagua ocupa parte de la calzada del sentido contrario. Sin duda, todo esto es evitable”. No ha notado aumento de población en la zona y en cuanto al transporte le gustaría que “se respetara el horario que está en Internet”.

Maite Braun, de 54 años y agente inmobiliario de profesión, lleva treinta años viviendo en Ifara. Afirma que es “una zona tranquila, sin ruido de coches. Mi urbanización tiene árboles y por la mañana se oyen los pájaros. Los que vivimos en la zona alta tenemos la suerte de tener vistas al mar“. Cree que Ifara necesita mejoras, porque “tenemos problemas para recibir visitas por falta de aparcamientos. Cuando algún propietario de chalet organiza una fiesta en su casa se ven los coches aparcados sobre las aceras. No se tuvo en cuenta en su momento el dejar ese espacio”.

Maite echa de menos “un supermercado, una Boutique del pan y un kiosko de prensa” y ha notado un claro aumento de la población: “Sí. Muchísimo. En mi urbanización quedamos muy pocos propietarios que compramos hace 30 años”. En cuanto al transporte público dice que “la guagua funciona estupendamente. Yo misma la he usado en alguna ocasión puntual por avería de mi coche. Entre semana pasa una cada media hora”.

vistas de la ciudad

Por su parte, María José Afonso, de 53 años y también agente inmobiliario lleva 28 años viviendo en Ifara. Tiene una opinión bastante positiva de la zona en la que vive: “Destacaría, sobre todo, la comodidad de vivir en una urbanización de Santa Cruz, ya que gracias a su altitud se puede disfrutar de unas fenomenales vistas de la ciudad. Disfrutamos de tranquilidad y, eso sí, de algún grado menos de temperatura”. A María José, le gustaría “que hubiera un supermercado y algún parque para los niños”, además de echar en falta “una mejor conservación de la carretera, puesto que suele tener baches”.

Asimismo, afirma que la población “ha aumentado bastante. Sobre todo, tras la construcción de la última fase de las casas escalonadas”. Por lo que se refiere al transporte público señala que “ha mejorado la frecuencia. Pasa una guagua cada media hora. No suele haber mucho tráfico, pero lo que sí noto es la falta de aparcamientos. En concreto, junto a la Residencia de Mayores Mirador de Ifara en horas de visita de familiares”.

Gonzalo Álvarez, de 40 años de edad y abogado de profesión, lleva 5 años viviendo en Ifara. Señala que “es un barrio muy tranquilo y que, encima, está a muy pocos minutos del centro de la ciudad”. Cree que la zona necesita alguna que otra mejora: “La calle que atraviesa Ifara (Rubens Marichal) es muy estrecha y hay que estar muy atento al tráfico. Sobre todo, en las curvas en las que te puedes encontrar con las guaguas de frente que, inevitablemente, invaden tu carril. La verdad es que me parece un problema de difícil solución”.

Echa de menos “contenedores para reciclar. Se echa en falta algún comercio, tipo supermercado. Y es que hay que coger coche para todo”. En cuanto a si ha habido o no un aumento de población, Gonzalo dice que “al menos en la zona en la que resido, sí que noto un aumento de la población y nuevas edificaciones, que se han construido en los últimos años”. Reconoce no utilizar demasiado la guagua: “La verdad es que no suelo coger transporte público. Uso el coche, aunque veo pasar con frecuencia la guagua. El tráfico normalmente es bastante fluido”.

TE PUEDE INTERESAR