la palma

Los opositores hawaianos al TMT se manifestarán ante el Capitolio el 15 de enero

Coincidiendo con el inicio de la actividad legislativa se concentrarán ante la Cámara, como una demostración de fuerza a los políticos
Miembros de la comunidad nativa hawaiana durante una manifestación. Kanaeokana

Agrio comienzo de año para las instituciones públicas en Hawái, que hasta ahora ha sido ubicación preferente para instalar el Telescopio de Treinta Metros (TMT por sus siglas en inglés), al que también aspira La Palma. Si bien es cierto que en Canarias se ha desarrollado una labor administrativa importante, gracias a la cual el Ayuntamiento de Puntagorda logró conceder al consorcio internacional que promueve el aparato óptico licencia para su posible construcción en nuestro archipiélago, en el Pacífico la situación es distinta.

Durante los últimos meses, la comunidad nativa hawaiana ha mostrado, con manifestaciones multitudinarias y el apoyo de distintas celebridades -entre ellas el cantante Usher, último en sumarse a la causa-, su oposición a que el instrumento se emplace en el monte de Mauna Kea, territorio que consideran “sagrado”. Hace unos días, el 26 de diciembre, los grupos que habían obstaculizado los accesos por carretera a la montaña dejaban paso libre, tras alcanzar un acuerdo con el gobernador del Estado, David Ige. Una tregua que, según previsiones, debería prolongarse por ambas partes hasta finales de febrero, ya que los promotores del proyecto se han comprometido a “no mover ficha”.

Sin embargo, los colectivos detractores de la infraestructura científica han decidido llevar a cabo un nuevo desafío para las autoridades locales antes de la fecha fijada, organizando una manifestación frente al Capitolio -órgano equivalente al Parlamento regional canario- el día 15, justo al inicio de la actividad legislativa. En dicha jornada, entienden que sus representantes electos “toman decisiones importantes que nos afectan a todos”, motivo por el cual realizarán la concentración, para “asegurarnos de que esas determinaciones nos incluyan y que ellos, los políticos, entiendan mejor nuestro movimiento”.

Miembros de algunos de esos grupos, señalan a DIARIO DE AVISOS que su fin es “proteger Mauna Kea del TMT”. Asimismo, indican que “haremos todo lo posible durante los próximos dos meses para evitar que el proyecto vuelva a intentar construirse”. En total, están convocadas 27 organizaciones de nativos con un mensaje como reclamo: “Las marchas, manifestaciones y convoys son emocionantes e importantes, pero, ¿qué debemos hacer si los que toman las decisiones nos ignoran? Es hora de llevar la lucha a las calles, a nuestras comunidades y a las urnas”. Igualmente, pese a que la existencia de una fuerte oposición en Hawái aliente la idea del Plan B, lo cierto es que la Isla Bonita sigue estando en el banquillo.

TE RECOMENDAMOS