Política

Torres avisa: “Marruecos tendrá enfrente a Canarias y al Estado”

El presidente del Gobierno regional sube el tono de la advertencia ante la decisión marroquí de aprobar hoy unilateralmente una delimitación de sus aguas que desafía la ‘soberanía’ del Archipiélago

El presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, ya advirtió al régimen de Mohamed VI de que las aguas canarias “no se tocan”, ante su pretensión de una delimitación unilateral.
El presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, ya advirtió al régimen de Mohamed VI de que las aguas canarias “no se tocan”, ante su pretensión de una delimitación unilateral.

El presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, advirtió ayer a Marruecos, como ya hizo hace unas semanas, de que las aguas canarias “no se tocan”. Hoy, el Parlamento marroquí tiene previsto aprobar dos leyes para delimitar las aguas del país africano, así que Torres decidió ayer subir el tono para dejar claro al régimen de Mohamed VI que, si intenta desafiar el espacio marítimo que España y Canarias consideran propio, aunque se trate de “un solo milímetro”, tendrá enfrente a los Gobiernos central y regional.

Torres dio este nuevo golpe sobre la mesa tras mantener una conversación sobre la cuestión con la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que viajará este viernes a Marruecos, justo un día después de que el Ejecutivo regional apruebe, en Consejo de Gobierno, una resolución institucional en defensa de las aguas canarias ante las pretensiones unilaterales de Marruecos. La ministra González Laya confirmó a Torres la misma postura de defensa clara ya trasladada por el equipo anterior de ese mismo Ministerio.

Las dos leyes que aprobará hoy el Parlamento marroquí pretenden, supuestamente, adaptarse a la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de Montego Bay, celebrada en 1982, que estableció las aguas que corresponden a un país: hasta 12 millas a partir de la costa, las aguas propiamente territoriales, y hasta 200 millas, la Zona Económica Exclusiva (ZEE). Aunque puede aumentarse hasta las 350 millas, si informes geológicos y geográficos demuestran que esa zona es parte de la plataforma continental donde se ubica el país.

Pero esa delimitación no es viable cuando hay otro Estado en ese espacio marítimo, como ocurre en el caso de España con Canarias, donde habría que sentarse a negociar para delimitar la mediana de las aguas. Sin embargo, Marruecos pretende anexionarse unilateralmente un espacio que España considera dentro de su ZEE.

El régimen de Mohamed VI tampoco puede reclamar como propia la parte del mar que está frente al Sahara ocupado desde 1975, a falta de un proceso de descolonización reconocido por la propia ONU, a pesar de los reiterados incumplimientos de los marroquíes, que continúan reprimiendo con saña al activismo saharaui.

En disputa con España están posibles reservas de petróleo y gas junto a la costa africana. Pero, sobre todo, el Tropic , un monte submarino con grandes reservas de minerales como el telurio o el cobalto, claves en la revolución tecnológica. El Tropic está a 269 millas de la isla de El Hierro y se encuentra a 1.000 metros de profundidad.

Toda esta situación de incertidumbre también movilizó ayer a Coalición Canaria y Nueva Canarias, esta última socia del PSOE en el Pacto de Progreso. CC reclamó a la ministra González Laya que centre la agenda de su viaje a Marruecos en mostrar el malestar por una decisión que tiene consecuencias directas en Canarias, que verá “vulneradas sus aguas” a partir de hoy si las dos leyes son aprobadas.

Los nacionalistas conservadores destacan que “esta decisión unilateral de Marruecos no se ajusta al derecho internacional” y, por tanto “debe ser Naciones Unidas la que resuelva este asunto, de ahí la urgencia de que el Gobierno de España se anticipe y presente la queja correspondiente”. Para CC, este último movimiento de Marruecos “era una decisión previsible”, pese a que el presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, había señalado que el reino alauita había paralizado su tramitación.

La alarma de los canarios

“Los hechos demuestran que estaban equivocados y que la alarma y preocupación de los canarios estaba más que justificada”, señala CC, que indica que ya advirtió a Torres de que “Marruecos continuaba con su intención de aprobar las dos leyes y, lamentablemente, no nos equivocamos”. Para los nacionalistas, es evidente que el objetivo final de Marruecos, “además de dar un paso más allá en su lucha para apropiarse del Sahara Occidental”, es establecer un contencioso con España en el seno de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC) de Naciones Unidas “para tener acceso a parte de los fondos marinos donde supuestamente existe un enorme potencial para el desarrollo de actividades que no han sido aún convenientemente identificadas”, en alusión al telurio y otros minerales.

Por su parte, Nueva Canarias (NC) exigió ayer que el Gobierno de España frene los “hechos consumados” de Marruecos, una “provocación con la que busca anexionarse territorio canario y saharaui”. Según los nacionalistas de izquierdas, se trata de una “delicada y alarmante situación” que debe ser una prioridad en la agenda presidencial, según el diputado de Nueva Canarias en el Congreso, Pedro Quevedo.