política

Anselmo Pestana, desde ayer nuevo delegado del Gobierno en Canarias, propone “diálogo y consenso “

El hasta ahora vicepresidente del Cabildo de La Palma se despide del cargo en una emotiva rueda de prensa con su balance de gestión en la Corporación insular
Anselmo Pestana, durante su etapa como vicepresidente del Cabildo de La Palma, ahora finalizada. DA
Anselmo Pestana, durante su etapa como vicepresidente del Cabildo de La Palma, ahora finalizada. DA
Anselmo Pestana, durante su etapa como vicepresidente del Cabildo de La Palma, ahora finalizada. DA

Por primera vez tras el Pacto de Medinaceli, a través del cual la política canaria pasó a concebirse como un reparto de las instituciones más representativas del Archipiélago entre Tenerife y Gran Canaria -especialmente, el Parlamento regional y la delegación del Gobierno central-, un palmero, Anselmo Pestana, jurará el cargo como principal interlocutor de Madrid con las Islas. Se trata del estreno de un representante de una ínsula no capitalina con dicha responsabilidad, que, además, encara una nueva etapa en su vida al servicio de lo público, tras nueve años bregando en la primera corporación de la Isla Bonita.

Entre lágrimas y visiblemente emocionado, el hasta ayer vicepresidente del Cabildo palmero reconoció que “a pesar de las dificultades y la falta de comprensión en algunas ocasiones”, el equipo socialista que lo ha acompañado estos tres mandatos en la institución “ha sido todo un estímulo y un ejemplo”. Además, recordó, con ciertas dosis de sentimentalismo, a su familia, “a quien agradezco la comprensión y el respaldo que he tenido durante todo este tiempo; sin su apoyo, no habría sido posible”.

Por otro lado, Pestana arguyó, como fiel defensor de la necesaria existencia de las administraciones insulares, que “nada se ajusta mejor al guante de la realidad geográfica de Canarias que los cabildos”. Y aseguró que no se olvidará de las experiencias vividas durante el periodo que estuvo al frente de uno de ellos: “Cierro un capítulo de mi vida política para comenzar otro, pero lo hago sin pasar página”.

Asimismo, dijo que, en el ejercicio de sus nuevas labores, tendrá como máximas “el diálogo, consenso y sentido común, respeto al otro, negociación y sosiego”.

“Hemos dado la batalla para convertir La Palma en la Isla que soñamos juntos”, rememoraba ayer Pestana durante el acto de despedida.

No le queda otra al socialista palmero, artífice de aquel pacto con el Partido Popular que cambió la política de la Isla Bonita hace nueve años, que mirar hacia adelante, porque su calendario de trabajo no puede resultar más exigente.

Mañana mismo, sin ir más lejos, participará en la Cumbre sobre las pateras, que tendrá lugar en la capital grancanaria, y a la que acudirán primeros espadas como el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

También se desayuna en su nueva responsabilidad con el desastre en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Gran Canaria, denunciado por un juzgado dadas sus carencias, a pesar de acabar de ser reabierto tras año y medio de unas reformas que, a la vista está, no han cumplido las expectativas.

TE RECOMENDAMOS