la palma

David Ige viaja a Japón para convencer sobre el TMT y vuelve con las manos vacías

Continúa la expectación en torno a lo que ocurrirá la próxima semana, cuando termine el plazo fijado como ‘tregua’ en Hawái; por ahora, el consorcio internacional no ha aprobado una prórroga
David Ige, político del partido demócrata estadounidense, es el gobernador del Estado de Hawái desde 2014. DA

El gobernador del Estado de Hawái, David Ige, lucha contra el reloj. A una semana de que culmine el periodo fijado como ‘tregua’ entre los opositores a la instalación del Telescopio de Treinta Metros (TMT por sus siglas en inglés) en el monte de Mauna Kea -emplazamiento que los grupos nativos o Kia‘i consideran “sagrado”- y el consorcio internacional que promueve la infraestructura, el representante ha viajado a Japón para intentar conservar el apoyo de uno de los socios del proyecto que más ha defendido la idea de ubicar el instrumento óptico en la isla del Pacífico y no en La Palma, plan alternativo desde 2016.

Ige, en su visita al país asiático, mantuvo una reunión con el ministro de Ciencia, Educación y Tecnología, Koichi Hagiuda, al que le trasladó “los avances con el proyecto”. En este sentido, dijo haberle dado a conocer “los esfuerzos” que desde la administración estatal hawaiana están realizando “para solucionar las diferencias” en lo concerniente al que será el aparato de observación más potente y avanzado del planeta. En concreto, afirmó que “hablamos sobre la Comisión de Reconciliación que voy a crear para examinar con detalle las diferencias entre la población nativa, el Estado de Hawái y los Estados Unidos, y fijar una hoja de ruta que permita dirigirnos hacia la reconciliación”.

Cuestionado por la solicitud que ha remitido formalmente el alcalde del condado de Hawái, Harry Kim, al TMT, para prorrogar durante dos meses más la paz con los detractores, el gobernador aseguró que en su encuentro con el responsable nipón “no tratamos este asunto”, a pesar del nerviosismo que se respira en su oficina, después de que el comité de directores del proyecto abordara la posibilidad de extender dicho plazo, y, sin embargo, aún no haya dado respuesta alguna. Es más, Kim se mostró confiado con recibir una contestación oficial positiva a su petición antes de finalizar la semana, algo que, al parecer, no va a ocurrir.

En las últimas semanas, han sido varios los acontecimientos que han hecho saltar las alarmas al otro lado del charco. El primero ocurría a cargo del secretario del Departamento de Ciencia y Tecnología de la India, Ashutosh Sharma, que declaró con bastante rotundidad: “Nos gustaría que el proyecto se trasladara al sitio alternativo”. Una manifestación pública rimbombante, pero que solo representa, a efectos prácticos, el 10% del coste total del telescopio: alrededor de 1.400 millones de dólares. Seguidamente, el director general del Observatorio Nacional de Astronomía de Japón (Naoj), en su mensaje de año nuevo, también arrojaba un halo de esperanza, añadiendo que “si fuera imposible” en Hawái y EE.UU. aportara capital “estamos prepararlo para moverlo a La Palma”.

OPOSICIÓN PÚBLICA

También hay otros frentes abiertos en el plano institucional relacionados con el TMT y la ocupación de áreas de terreno en Mauna Kea. En el Capitolio, la senadora Amy Perruso, tal como adelantó DIARIO DE AVISOS, ha presentado una propuesta de ley para prohibir que se construyan nuevos enclaves en la montaña, a fin de respetar los preceptos de la cultura local. Asimismo, este miércoles uno de los manifestantes con mayor recorrido dentro de los colectivos Kia‘i, Walter Ritte, anunció que presentará su candidatura a la Cámara legislativa, para reforzar el posicionamiento contrario a la “profanación” del enclave sacro.

TE PUEDE INTERESAR