Tribunales

La estafa del CEO llega a Canarias

Al menos ocho empresarios de las Islas ya han sido víctimas de este timo, basado en el pirateo informático de su correspondencia electrónica, aunque solo dos de ellos siguen sin recuperar el dinero

Las empresas son un objetivo principal para la ciberdelincuencia. DA

A Manolo le extrañó, pero no le preocupó que la empresa de Ana no pagase este mes puntualmente, como cada día 15. Al fin y al cabo, le han demostrado que son gente seria, y para un cliente que nunca se retrasa a la hora de abonar a un proveedor, mejor no importunarlo por una demora puntual. Lo mismo pensó cuando había pasado una semana, pero a los diez días se buscó una excusa y llamó a Ana para, de paso, comentarle el asunto. La sorpresa fue mayúscula cuando ella le respondió que ese mes había pagado puntualmente, por mucho que le hubiera extrañado recibir un correo de Manolo pidiendo que a partir de ahora ingresara en otra cuenta corriente. Tanto Manolo como Ana (nombres ficticios) estaban a punto de descubrir la llamada estafa del CEO (director ejecutivo o gerente, por las siglas en inglés Chief Executive Officer), que ha llegado con fuerza a Canarias, donde al menos se han detectado ya ocho casos. Los 18.000 euros de la empresa de Ana que nunca se recibieron en la de Manolo sí es un dato real.

Recurrimos al colaborador habitual de DIARIO DE AVISOS y especialista en reclamaciones financieras, el abogado Carlos Gómez (Sirvent&Granados) para que nos describa en qué consiste la llamada estafa del CEO: “Básicamente, consiste en que el estafador conoce las facturas pendientes de una empresa gracias al pirateo informático y, a través de email falsos, reclama el cobro en una cuenta bancaria que no se corresponde con la cuenta real de la empresa. Al conocer datos de facturas reales y utilizar nombres de personas conocidas para la empresa, los emails son (en apariencia) reales y fiables, no levantan sospechas. Una vez ingresado el dinero en la cuenta falsa, el estafador la cierra y extrae sus fondos”. En realidad, la buena relación empresarial entre Manolo y Ana ha jugado en su contra, porque ha dado diez días de ventaja al estafador para borrar su rastro.
Sin embargo, Gómez (que ya representa a ocho empresarios isleños por este asunto,) explica que nada está perdido, por mucho que en dos de esos casos el dinero llegó a pagarse al estafador porque no funcionaron los controles bancarios debidos.

Así se reclama

“Lo primero que hay que hacer es una reclamación extrajudicial (sin olvidar poner la denuncia), porque es esencial poner en comunicación de nuestro banco la ejecución defectuosa de la operación. También hay que solicitar toda la documentación sobre el tema y reclamar ante los servicios de atención al cliente para reclamar el dinero. Si nuestro banco no ha hecho bien su trabajo, lo normal es que devuelva el dinero para luego exigírselo al banco utilizado por el estafador”, detalla el citado letrado tinerfeño.
“En cuanto a la vía judicial, entendemos que es factible, sobre todo en el caso de la entidad del beneficiario -continúa Carlos Gómez-, dado que tanto la legislación española como la de la Unión Europea establecen que una transferencia puede incluir junto al IBAN (Número bancario identificativo, por sus siglas en inglés International Bank Account Number) de destino al destinatario. Así las cosas, se puede defender que la entidad bancaria ejecutó la transferencia de forma imperfecta. No hay que descartar que la reclamación vaya contra el banco propio y que este luego reclame al del beneficiario, como en la vía extrajudicial, pero, como siempre recuerdo, hay que conocer los pormenores de cada caso en concreto para conocer cuál es la respuesta correcta para cada cliente”.
Solo en este despacho de abogados se sabe ya, como se ha dicho, de la existencia de hasta ocho estafas del CEO sufridas por empresarios de las Islas, seis de ellas en Tenerife y las dos restantes en Gran Canaria, si bien en solo dos de ellas los delincuentes se han salido con la suya (por ahora, claro está), algo que solo es posible si no funcionan los controles bancarios descritos, pero mejor será que los empresarios isleños tomen buena nota del asunto.

Las nuevas tecnologías entran con fuerza en los mejores bufetes

En el primer curso de carrera se aprende, más pronto que tarde, que el Derecho es el espejo de la sociedad. Por eso no es de extrañar que, ante el avance imparable de las nuevas tecnologías en nuestra sociedad, los mejores bufetes profesionales se preparen cada vez más para afrontar semejante reto. “Al principio
-explica el abogado Carlos Gómez- recurríamos a un asesor externo, como en otras materias, pero pronto nos hemos dado cuenta de que podía ser insuficiente y, por eso, desde hace unos meses hemos creado nuestro propio Departamento de Nuevas Tecnologías, donde contamos tanto con especialistas en informática como abogados experimentados en este sector. Solo así se puede dar una respuesta adecuada a los casos que nos llegan en una materia, además, particularmente cambiante”.

Una delincuencia que crece a velocidad endiablada

“Es evidente que estamos asistiendo a un incremento de las actividades delictivas vinculadas al uso de las TIC [Tecnologías de la Información y la Comunicación] y esa afirmación se ve avalada por la información facilitada desde el Ministerio del Interior, a cuyo tenor las investigaciones por ciberdelitos se incrementaron en un 36% respecto a 2017 y en 84% respecto a 2015, llegando a alcanzar en 2018 la cifra de 110.613”. Este párrafo está extraído de la Memoria anual de la Fiscalía General del Estado en cuanto a 2018 (la última publicada), pero aún más revelador resulta comprobar en dicho documento que, de todas las tipologías delictivas posibles en este sector, nada menos que el 61,54% son por estafas cometidas a través de las TIC.