política

Marlaska ya reconoce que “la principal preocupación se centra en la vía canaria”

El ministro del Interior, de visita en Rabat a su homólogo marroquí, asegura que “lo estamos abordando e implementando todos los medios de cooperación” y defiende las repatriaciones desde el Archipiélago
Fernando Grande-Marlaska, con su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit, ayer, en Rabat. @interiorgob
Fernando Grande-Marlaska, con su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit, ayer, en Rabat. @interiorgob
Fernando Grande-Marlaska, con su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit, ayer, en Rabat. @interiorgob

Diario de Avisos/Efe

Han tenido que multiplicarse por 17 las personas llegadas en el mes de enero respecto al año pasado para que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, reconozca públicamente que “la principal preocupación se centra ahora en la vía canaria” de las pateras y cayucos. Lo hizo el ministro durante su primer viaje internacional tras ser confirmado en el cargo por el Gobierno de España, que tiene como destino Rabat (Marruecos). En la anterior etapa, Marlaska viajó a Marruecos más de siete veces y cada vez (como en esta ocasión) alabó la labor de cooperación y coordinación que ofrece a España el país magrebí. Además, el ministro también felicitó a los gobiernos de Mauritania y Senegal en la lucha contra la emigración clandestina, porque “dan protección y rescatan a las personas instrumentalizadas por las mafias”.

Grande Marlaska aseguró que los esfuerzos de Marruecos han permitido reducir la emigración irregular en un 53% en 2019, pero en realidad esas cifras tienen una doble lectura. Fue, precisamente, tras otro viaje del ministro a Marruecos, cuando las pateras dejaron de dirigirse hacia la Península por el estrecho y, simultáneamente, reactivarse considerablemente la llegada de estas barquillas a las Islas, que ya vivieron en la segunda mitad de la década pasada una catástrofe humanitaria con centenares de personas jugándose la vida diariamente en su afán de arribar a Canarias en busca del futuro que se les niega en sus países de origen. Sobre este aumento de las embarcaciones irregulares hacia el Archipiélago, Marlaska apuntó que “lo estamos abordando e implementando todos los medios de cooperación”, tanto con Marruecos como con Senegal y Mauritania -no citó el Sahara Occidental controlado por Marruecos- por ser “los países más afectados por los focos migratorios y por las redes de tráfico de personas”.

Pero hay más. Durante su encuentro de ayer con los medios de comunicación, que recoge Javier Otazu para Efe, el ministro del Interior defendió los polémicos vuelos de devolución de inmigrantes irregulares que han salido desde Canarias hacia Mauritania: “Son conformes a la normativa española y a los principios del ordenamiento jurídico internacional”.

Críticas

Esas repatriaciones han sido criticadas por varias ONG, como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado y el Servicio Jesuita a Migrantes, porque gran parte de sus pasajeros terminan en Mali, contra el criterio de las agencias de la ONU, que lo catalogan como un país de alto riesgo. “No van a Mali, sino a Mauritania”, justificó el ministro en referencia a esos vuelos, que han sido al menos cuatro según el Defensor del Pueblo y se realizan en el marco de un acuerdo bilateral en vigor entre España y Mauritania que permite expulsar hacia ese país magrebí a emigrantes de terceros estados que hubieran llegado a España desde su territorio o transitado por él.

Fuentes de la seguridad mauritana confirmaron a Efe que los inmigrantes llegados en los vuelos españoles a Nuadibú son inmediatamente conducidos hacia la frontera de Mali o de Senegal, en función del lugar de acceso, y entregados a la policía de esos países. Al ser preguntado por el riesgo que supone para muchos malienses ser trasladados a su país, Marlaska recordó que “todos los que pisan suelo español han podido ejercitar su derecho de protección internacional, cosa que algunos han hecho y otros no”.

La esperada cumbre migratoria en las Islas tendrá lugar el próximo día 13

La reunión entre el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, para tratar el repunte migratorio hacia el Archipiélago se ha fijado para el próximo jueves en Las Palmas de Gran Canaria, según la información facilitada desde el Ejecutivo regional. Fue su portavoz, el también consejero autonómico de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, quien dio ayer cuenta de la nueva fecha de la cita tras el aplazamiento del primer encuentro debido a motivos de salud del ministro. Pérez avanzó que, además del ministro y de Torres, asistirán otros cargos de Interior, así como representantes de otras administraciones y de organizaciones no gubernamentales. En esta cumbre migratoria se establecerá un plan para coordinar a las distintas administraciones, fundamentalmente a la hora de la atención inmediata a las personas que llegan en patera al Archipiélago.

TE RECOMENDAMOS