inquietud ante el estado de alarma

Hoteles cerrados y restaurantes vacíos, lo nunca visto en Canarias

Los comerciantes aseguran que será un duro “batacazo” para el sector y el turismo afronta una Semana Santa con hoteles en mínimos y sin reservas para la temporada de verano
Imagen de las terrazas de un centro comercial de Santa Cruz un viernes por la tarde. Sergio Méndez
Imagen de las terrazas de un centro comercial de Santa Cruz un viernes por la tarde. Sergio Méndez
Imagen de las terrazas de un centro comercial de Santa Cruz un viernes por la tarde. Sergio Méndez

Hoteles cerrados ofreciendo sus establecimientos para pacientes crónicos y así aliviar el colapso hospitalario. Bares y restaurantes vacíos y centros comerciales sin un alma un viernes por la tarde. Ésta es la escena que ayer, nada más decretarse el Estado de Alarma, se vivía en el centro de las principales calles de Santa Cruz. Y es que las medidas que el Gobierno adoptará hoy, más allá de ser necesarias para parar la pandemia del COVID-2019, serán un durísimo golpe no sólo para el sector turístico sino también para el comercio y la restauración.

Si hace una semana las calles de Santa Cruz estaban abarrotadas por la celebración del Carnaval. Hoy la estampa es totalmente diferente. A la espera de que el Consejo de Ministro anuncie las medidas para estos próximos días, el secretario general de Fauca, Abbas Moujir, explicó a DIARIO DE AVISOS, que la situación será muy dura para el comercio. “Cerrar comercios y restaurantes, que será lo que probablemente decrete hoy el Gobierno, supone un batacazo sin precedentes para el sector”.

Moujir entiende que éstas son las medidas que hay que adoptar para frenar esta pandemia. Por eso, el lunes presentarán al Gobierno una serie de iniciativas que, a su juicio, deben ser directas y efectivas, porque “las líneas de crédito o los aplazamientos, al final hay que pagarlos y las dos semanas que, en principio, vamos a cerrar no las vamos a recuperar. “Lo que vamos a dejar de vender no lo vamos a recuperar”, insistió, por lo que las medidas deben ser “inmediatas”.

De igual forma se pronunció ayer el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Jorge Marichal, quien mostró su malestar por las medidas económicas aprobadas por el Gobierno para paliar los efectos del coronavirus en el sector turístico y aseguró que el gobierno “no ha entendido la magnitud de la crisis económica” que está generando el problema.

Medidas ridículas

Marichal señaló que el Real Decreto Ley 7/2020 aprobado el jueves por el Consejo de Ministros se centra en pymes y autónomos y deja fuera a las medianas y grandes empresas, que son las más afectadas por este episodio. Insiste en que los 400 millones habilitados a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para las empresas turísticas “es el chocolate del loro”, pues esa partida “es ridícula para hacer frente a la magnitud de la crisis que ya tenemos encima”. “Hay que proteger a las empresas, porque de esa forma protegeremos el empleo, una vez que superemos, que lo haremos, este episodio excepcional; los empleos volverán, pero es mucho más difícil que lo hagan las empresas abocadas al cierre”, añadió.

La Confederación insta a la ministra de Turismo, Reyes Maroto, a que haga valer en el Consejo de Ministros el peso del departamento al que representa, “pues se trata de una actividad estratégica para la economía del país, que aporta el 15% del PIB y es el segundo sector que más contribuye al empleo, después del comercio, con 2,4 millones de trabajadores afiliados a la Seguridad Social”.

El sector de la hostelería se enfrenta ahora a una crisis mucho peor que la de Thomas Cook que se supo atajar con rapidez. Ahora la restricción de los vuelos, así como el cierre de los puertos para los cruceros, o las recomendaciones sanitarias de no volar ponen a Canarias, cuya economía se basa en la industria turística (35% del PIB), en una situación muy preocupante.

La hostelería ya ha asumido “con responsabilidad” el cierre decretado de bares, restaurantes y otros locales de ocio de la hostelería en el país, aunque cree que debe acompañarse de medidas de diversos tipos, principalmente a través del acceso automático a los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) y moratorias o excepciones fiscales.

Hay muchos hoteles ya, uno de ellos en Tenerife, en el Puerto de la Cruz, que ante la escasez de reservas (la patronal las cifra en un 60%) han decidido cerrar estas dos semanas y ofrecer su establecimiento para los enfermos crónicos y así aliviar a los hospitales.

TE PUEDE INTERESAR