Caso reparos

‘Reparos’: el caso que empequeñecía al de las Grúas y que dormía en un cajón

La reactivación de la Justicia hace coincidir en el tiempo el archivo provisional de la investigación de tres decretos aprobados para obviar avisos de posible ilegalidad con la reactivación de otra que indaga sobre 118

Si Fernando Clavijo termina imputado por el caso Reparos, sería la tercera vez tras estarlo en el caso Corredor y en el caso Grúas. Fran Pallero

La comparación del caso Reparos con el caso Grúas es inevitable. En los dos son protagonistas, a su pesar, dos exalcaldes laguneros, ambos de Coalición Canaria, Fernando Clavijo y José Alberto Díaz. Y en ambos, el objeto nuclear de la investigación sobre la presunta comisión de actos delictivos radica en la aprobación por la Alcaldía de unos decretos con idéntico fin: levantar las advertencias sobre la posible ilegalidad de actuaciones municipales planteadas desde la Intervención Municipal (los llamados reparos).

Eso sí, desde que se presentó la denuncia por el segundo de estos casos (enero de 2018), los juristas consultados resaltan sin ambages la superior consistencia jurídica de este respecto al de las grúas, por cuanto, a diferencia de aquel, se sustenta exclusivamente en documentación oficial emanada desde el Ayuntamiento de La Laguna. Y si en uno se investigaban tres decretos para levantar reparos, en el que lleva tal nombre se trata de un total de 118, de los que 47 están rubricados por Clavijo.

Como quiera que la pandemia actual marca sus propias reglas, los casos Grúas y Reparos vuelven hoy a ir de la mano, en este caso al coincidir en días sucesivos el archivo provisional del primero por parte del Tribunal Supremo con la reactivación del segundo por mor de un detallado escrito de la Fiscalía Anticorrupción tras casi dos años y medio en los que solo se practicó una diligencia para requerir documentación al Ayuntamiento.

Para espanto de los amantes de las conspiraciones, dicho escrito está fechado el 11 de marzo, tres días antes de que el estado de alarma suspendiera, como todo los demás, el funcionamiento normal de la Administración de Justicia, ahora recuperado con la desescalada.

Además de esa comparación con el caso Grúas, ayer se formuló repetidamente la pregunta de si también el caso Reparos terminaría en el Supremo, dado que Clavijo sigue aforado por su condición de senador. La respuesta prueba que no todo son similitudes entre ambos asuntos, por cuanto el papel central del expresidente regional (“era el jefe de todo”, decía el exconcesionario José Padilla) en el tema de las grúas hizo que su aforamiento afectase a los demás investigados. En este segundo caso, como propone la Fiscalía, se incoa una pieza separada por los reparos levantados entre 2013 y 2015, y en ese futurible tan lejano por ahora solo iría al Supremo lo que concierna exclusivamente a Clavijo.