Economía

El Gobierno británico redobla su ‘golpe bajo’ al turismo en las Islas

La Administración de Boris Johnson desaconseja ahora también a sus ciudadanos viajar a Canarias, además de obligarles desde el domingo a guardar cuarentena a su regreso

Tenerife ve peligrar la supervivencia de su tejido hotelero, pues más de la mitad de sus visitantes proceden de Reino Unido. Marcel Kusch (DPA/Europa Press)
Tenerife ve peligrar la supervivencia de su tejido hotelero, pues más de la mitad de sus visitantes proceden de Reino Unido. Marcel Kusch (DPA/Europa Press)

Las declaraciones ofrecidas a primera hora de ayer por el embajador de Reino Unido en España, Hugh Elliot, en las que descartaba hacer excepciones en la cuarentena de 14 días que su Gobierno había decretado para los viajeros procedentes de España, ni siquiera con Canarias y Baleares, presagiaba una jornada negra para la economía del Archipiélago. Pero el posterior anuncio del Ejecutivo británico desaconsejando a sus ciudadanos viajar a “todo el país” (con los archipiélagos incluidos), ha ocasionado un terremoto en las Islas, que ya piensan en cómo encajar este duro golpe para el sector turístico -puede que definitivo-, si bien el Gobierno no ha renunciado a aplicar la “diplomacia” y ejercer “presiones”.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha asegurado confiar en que se alcanzará una solución “razonable y coherente”, puesto que, si se tuvieran en cuenta los datos epidemiológicos de la región, no habría motivos para dictar tal prohibición. Es más, detalló, al igual que su homólogo en el Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, que Reino Unido posee “parámetros peores” que la comunidad, ya que la influencia del coronavirus en la Isla es de 5,8 casos positivos por cada 100.000 habitantes, mientras que en la nación británica ese indicador se dispararía a los 14,6. Unas cifras que, según Martín, avalan que la incidencia de la enfermedad en Tenerife “poco” tiene que ver con el resto del territorio nacional, y más concretamente el peninsular, donde sí hay brotes importantes.

Las aerolíneas han sido las primeras en palpar las consecuencias de la medida adoptada por la Administración de Boris Johnson. De hecho, ayer sufrieron una fuerte caída en bolsa -de hasta el 10%-, hecho que da pie a pensar que las cancelaciones de vuelos no se harán esperar. Aparte, islas como Tenerife ven peligrar la supervivencia de su tejido hotelero, pues más de la mitad de los visitantes que acogen anualmente son nacionales británicos; de ahí que los empresarios hayan puesto sobre la mesa la posibilidad de costear ellos mismos los test a los turistas antes de su retorno, a fin de evitar las molestias del aislamiento.

Por su parte, el presidente del Gobierno estatal, Pedro Sánchez, subrayó que se ha pedido a las autoridades de Reino Unido que “recapaciten” y den marcha atrás a la cuarentena y su recomendación. Señaló, incluso, que es un “error” aplicarlo a toda España, porque el 64% de los nuevos contagios se concentran en solo dos territorios: Cataluña y Aragón.

PRESIÓN CANARIA

El vicepresidente del Ejecutivo canario y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, manifestó anoche sus sospechas de que esta “mala noticia para Canarias” venga motivada por el interés de los británicos de evitar que sus ciudadanos abandonen el país, intentando así recuperar, en parte, su economía. Aún así, dijo tener la esperanza de que la medida concluya el 9 de agosto, periodo en que perdería vigencia en caso de no ser renovada por el premier.

Asimismo, con respecto a las posibles soluciones, Rodríguez señaló que “la pelota está en el tejado de la diplomacia; Madrid debe hacer entrar en razón a Londres”. E insistió en que el Gobierno autonómico “quiere buscar soluciones” y ejercerá las “presiones” necesarias para salvar al sector turístico.