Santa Cruz de Tenerife

Los casos de Santa Cruz y Málaga reavivan la lucha contra los tránsfugas

El rebrote de lo que el portavoz estatal de Ciudadanos, Edmundo Bal, describe como “una forma de corrupción”, fuerza una reunión con PP y PSOE para que “no se aprovechen comprando puestos o sueldos”; el pacto antitransfuguismo estatal lleva sin celebrar un encuentro desde hace diez años

Evelyn Alonso

Llegó a ser un tema capital para la política española e, incluso, se logró que los principales partidos del país llegasen a acuerdos para poner coto a este tipo de prácticas, pero casos como las posibles mociones de censura en dos capitales de provincia como son Santa Cruz de Tenerife y Málaga han demostrado que aún queda mucho por hacer en la lucha contra el transfuguismo, que el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, no ha dudado en calificar como “lacra” y describir como “una forma de corrupción”. El dirigente centrista trata de evitar la censura de Santa Cruz.

Por ello, Bal ha citado en nombre de su partido al PSOE y al Partido Popular a celebrar una reunión con la intención de hablar sobre la necesidad de actualizar el Pacto Antitransfuguismo y pedirles a los representantes de ambas formaciones que no se aprovechen de los tránsfugas. Dicha cita estaba prevista para hoy, pero todo apunta a que la reunión se ha pospuesto finalmente para mañana.

Si bien es de justicia recordar que Ciudadanos lleva varios años insistiendo en la necesitad de ‘resucitar’ el Pacto Antitransfuguismo, que esta convocatoria sea por iniciativa de la formación naranja se debe a que, tanto en el caso de la capital tinerfeña como en el malacitano, es su partido el que sufre directamente el transfuguismo.

Si en Santa Cruz la responsable es la edil Evelyn Alonso, allí se trata de un edil llamado Juan Cassá, ambos elegidos en planchas del partido hoy comandado por Inés Arrimadas. Sin embargo, en el caso canario Alonso desoye a su partido para dar la Alcaldía a José Manuel Bermúdez (Coalición Canaria) con el apoyo del PP, mientras que en Málaga el perjudicado sería el popular Francisco de La Torre en beneficio de los socialistas.

Sea como fuere, lo cierto es que el escándalo suscitado por el posible cambio al frente de la Corporación Local capitalina no deja de aumentar, dadas sus posibles repercusiones en la política estatal, sobre todo por lo que supone de quebranto en las relaciones entre Ciudadanos y el Partido Popular.

No en balde, estos dos partidos comparten tareas de gobierno en plazas harto significativas como la Comunidad de Madrid, donde son públicos los encontronazos entre dirigentes de ambas formaciones, a tal punto que el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, ya ha consultado a la dirección de su partido la posibilidad de profundizar en unas negociaciones con Cs que dejarían sin Presidencia a la popular Isabel Díaz Ayuso, quien hace unos días reconocía como “inquietante” el acercamiento de Ciudadanos al PSOE.

Como bien recordaba Edmundo Bal, lo cierto es que el Pacto Antitransfuguismo, anunciado en su día como la panacea que terminaría con escándalos como el tamayazo y demás, duerme en el olvido desde 2010, año en que se celebró la última reunión del mismo. A juicio del portavoz naranja, es “perentorio” que haya una cita de Cs con socialistas y ‘populares’ para decirles que no se “aprovechen” de ningún tránsfuga “comprando puestos o sueldos” y poner al día un Pacto al que espera que también se unan otras formaciones políticas del Congreso, en referencia a lo que ocurre en Santa Cruz y en Málaga.

Por lo que respecta a la capital tinerfeña, hoy está previsto que la edil Evelyn Alonso pase al grupo de no adscritos, después de que su partido, Ciudadanos, comunicase al Ayuntamiento capitalino su expulsión del partido, que Alonso manifestó ayer que recurrirá ante los tribunales, habida cuenta que el procedimiento interno de la formación política ya está finalizado. La moción de censura, firmada ante notario por los concejales de CC, PP y la propia Alonso, será debatida en el pleno del próximo lunes, día 13, y de momento ninguno de los 14 ediles que la suscriben han cambiado públicamente de opinión.

Sin embargo, en Málaga es muy probable que, finalmente, no haya relevo en el Ayuntamiento de dicha ciudad, dado que el portavoz de Adelante Málaga, cuyos votos son imprescindibles para ello, ya ha dejado claro que no están por la labor de votar junto a un tránsfuga.