inmigración

Nueva tragedia en la ruta canaria de África: 11 cadáveres en un cayuco

Salvamento Marítimo halló la embarcación a 81 millas al sur de Gran Canaria, tras varios días a la deriva. Otras 44 personas fallecieron hace dos semanas rumbo a las Islas y 63 se dieron por desaparecidas. “Este es el verdadero problema humanitario. Nos viene una época dura”, advierte el delegado del Gobierno, Anselmo Pestana

Llegada de una patera a la Isleta, Gran Canaria. DA
Llegada de una patera a la Isleta, Gran Canaria. DA

Diario de Avisos / Agencias

Salvamento Marítimo localizó ayer un cayuco con 11 cuerpos inertes en su interior a 150 kilómetros al suroeste de Gran Canaria, lo que ya hacía presagiar que pudieran haber fallecido en su intento de arribar a Canarias; un extremo que confirmaba más tarde el buque Río Tajo de la Guardia Civil, que, con una embarcación auxiliar, procedió al amarre y remolque del cayuco al muelle de Arinaga, en Agüimes (Gran Canaria).

El avión Sasemar 103, responsable del hallazgo, buscaba, sin embargo, a una embarcación irregular que había partido desde Nuadibú, en Mauritania, y de la que, al cierre de esta edición, no se han tenido noticias, si bien los equipos de rescate sospechan que se pueda tratar de la misma que fue encontrada con todos sus tripulantes muertos.

El delegado del Gobierno central en las Islas, Anselmo Pestana, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, lamentó lo sucedido, al tiempo que quiso señalar que “nos viene una época complicada, porque cuando hay calmas, se echan al mar”, en referencia a aquellas personas que abandonan sus países de origen en busca de un mejor porvenir en el continente europeo. “Este es el verdadero problema humanitario”, aseveró sobre la difícil situación que les motiva a hacer una travesía tan larga en una embarcación del todo insegura.

Ya son 312 los inmigrantes que han llegado a las costas canarias a lo largo del mes de agosto, habiéndose dado por fallecidas o desaparecidas a otras 117 personas que lo intentaron. Según datos del Ministerio del Interior, en lo que va de año, 3.448 irregulares arribaron a las Islas en 144 embarcaciones, frente a los 556 individuos que lo hicieron por esta vía en 2019.

La pandemia del coronavirus también ha hecho que el flujo de cayucos aumente, puesto que se ha activado la denominada ruta canaria, con los riesgos que ello conlleva, como viene informando DIARIO DE AVISOS, teniendo en consideración que son distancias más largas desde naciones como Senegal o Mauritania, enclaves de partida para un arduo camino en el que, en varias ocasiones, perecen, al quedarse sin suministros o, incluso, por problemas mecánicos o falta de combustible para proseguir, quedando completamente a la deriva.

Esta situación, que las autoridades no han evitado tildar de “crisis humanitaria”, constituye un verdadero reto también en tierra, ya que se carecen de recursos suficientes para atender y alojar a estas personas. De ahí que el delegado del Gobierno inste al pueblo isleño a “ser solidarios”, no sin reconocer que las cifras que se manejan en la actualidad hacen más difícil la articulación de medidas para satisfacer la demanda con la rapidez que se requiere.

La nueva ruta a Canarias es más larga, y también más peligrosa

Los vetos internacionales impuestos por algunos países han hecho que los viajes en patera que, tradicionalmente, salían desde Marruecos, ahora lo hagan en cayuco desde Senegal o Mauritania, suponiendo trayectos más largos y mucho más arriesgados, en los que se corre el riesgo adicional de quedarse sin suministros.