tacoronte

El alcalde de Tacoronte pide un semáforo para la seguridad de los usuarios del centro de salud

Díaz solicitará al Cabildo esta instalación, ya que la vía es insular, y al Gobierno regional, más premura en las obras de ampliación
Los usuarios del centro de salud no se quejan de las largas colas de espera, sino del peligro de estar al borde de la carretera. Sergio Méndez
Los usuarios del centro de salud no se quejan de las largas colas de espera, sino del peligro de           estar al borde de la carretera. Sergio Méndez
Los usuarios del centro de salud no se quejan de las largas colas de espera, sino del peligro de estar al borde de la carretera. Sergio Méndez

Las quejas de los usuarios del centro de salud de Tacoronte se han hecho escuchar. Desde el inicio de la pandemia de COVID-19 que impide ingresar al edificio sin los controles de seguridad y las medidas higiénico-sanitarias, los pacientes hacen largas colas en el exterior, sobre todo para hacerse una extracción de sangre, una prueba que se realiza por orden de llegada y a la que se suman las consultas médicas y otras en días puntuales, que agravan todavía más la situación. La imagen fue portada ayer en DIARIO DE AVISOS.

La indignación de muchos de ellos no es por la espera, sino por el peligro que conlleva hacerlo “pegado” a la Carretera General del Norte (TF-152), una vía insular de doble sentido con una intensidad de tráfico muy alta, que registra en torno a una media 12.000 vehículos diarios, y donde ya han ocurrido accidentes importantes, según confirmó a DIARIO DE AVISOS la directora del centro, María Luisa Martín Arrate.
Un semáforo, como apuntó, solucionaría gran parte del problema. Aunque el alcalde, José Daniel Díaz, no tenía conocimiento de esta propuesta concreta – sí la de colocar pasos de peatones elevados-, y lo solicitará al Cabildo de Tenerife para contribuir a mejorar la seguridad de los usuarios.

La instalación se situaría justo en el cruce peatonal y obligaría a los vehículos a disminuir la velocidad y al llegar a la zona, tomar cierta precaución. No obstante, dado que se trata de una carretera insular deberá ser el Cabildo quien la apruebe.

Díaz no es ajeno a esta realidad, en la que hay días en que “las colas superaron las 70 personas”. El Gobierno que preside estudió la posibilidad de vallar el perímetro donde la gente hace cola, pero coincide con el estacionamiento de la ambulancia y la salida de emergencia del centro, y fue descartada por los técnicos”, explica. “Buscamos algunas soluciones iniciales, no esperando que la situación llegase a tanto”, confiesa.

No obstante, el Consistorio ha adoptado diversas medidas para evitar que confluya más tráfico en la zona, como prohibir ciertos giros a la izquierda en la calle que baja al parking del edificio, en un lateral, y esta se quedó en un único sentido para asegurar la vialidad y que no confluyera con el paso de peatones. Sin embargo, no han sido suficientes ya que el mayor peligro se encuentra en la Carretera General.

El mandatario también requirió, ayer mismo y por vía oficial, una reunión con los responsables de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias para “pedirles más premura” con la obra de ampliación que se está ejecutando en el edificio y que solucionará este problema. Los trabajos, pendientes desde 2007, se adjudicaron, pero fueron suspendidos por el departamento regional quien los retomó el año pasado. “Iban con buen ritmo, pero en los últimos meses se han ido desacelerando y esperamos que antes de final de año estén concluidos, aunque por el aspecto exterior no parece que vaya a ser así”, reconoce.

Respecto a la fecha de finalización de los mismos, le calcula “al menos, un año más, todo depende del dinero que le doten”, asegura. Fuentes de la citada Consejería indican que será “al menos, un año más”.

Por ello, aprovechó la reunión que mantuvo ayer por la mañana con el consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez, en la que abordó posibles inversiones para el municipio dentro los presupuestos de la Comunidad Autónoma. En ese marco, le pidió que en las cuentas del próximo año se dote la partida para que el centro de salud se concluya “cuanto antes”, y en caso de no poder hacerlo, esté totalmente cubierta el próximo. Según Díaz, el también vicepresidente “entendió que esta infraestructura no puede quedarse a medias”.

Un toldo y una carpa para proteger del frío

El alcalde recuerda que el Ayuntamiento también colocó un toldo de cobertura integral y con motor en uno de los costados del ambulatoio, que es accesible al personal sanitario para montarlo y desmontarlo según las circunstancias meteorólogicas. En caso de lluvia, el Consistorio prevé montar una carpa, como se hizo en verano para proteger a los usuarios del sol. No obstante, en este caso concreto, “hay que tener en cuenta los retranqueos de la TF-152, ya que no podemos pegarla a la vía y que suponga un peligro para el tráfico”, precisa el regidor local.

TE RECOMENDAMOS