PUERTO DE LA CRUZ

En busca del sello de calidad

El Ayuntamiento se prepara para conseguir el certificado de gestión segura del espacio público, que garantiza la correcta implantación de los protocolos higiénico-sanitarios de cara a la COVID-19

PUERTO DE LA CRUZ
En los meses de verano, el 50% de los establecimientos hoteleros estuvieron abiertos, según Carolina Rodríguez, pero algunos cerraron sus puertas recientemente ante la incertidumbre. Fran Pallero

A nadie se le escapa que los municipios turísticos han sido los más afectados por la pandemia en un archipiélago donde, además, el turismo es el principal motor de la economía. Desde marzo hasta hoy viven una situación única generada por la crisis sanitaria de la COVID-19, que ha marcado su presente y condicionará su futuro.

En este tránsito, son muchos los que se esfuerzan para buscar alternativas que permitan, al menos, mantener determinados servicios, ayudar a la reactivación del tejido productivo -comercio y restauración, fundamentalmente- y generar la confianza, tanto a residentes como a visitantes, de que el municipio es un destino turístico seguro.

Es el caso del Puerto de la Cruz, que trabaja para lograr estos objetivos y conseguir el Safe Tourism Certified, el sello de calidad frente a la COVID-19 que otorga el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), el único avalado por el Ministerio de Sanidad. Una acreditación o marca que garantiza la correcta implantación de los protocolos higiénico-sanitarios  en el espacio público y, por ende, que la ciudad turística es un destino “sanitariamente seguro”.

“Estamos trabajando en la implementación del sello, ya que hay que cumplir una serie de requisitos y pasar una auditoría, pero creemos que hemos hecho bien las cosas para conseguirlo”, señala la concejal de Turismo Sostenible y Desarrollo Económico, Carolina Rodríguez.

No cabe duda que ello ayudaría a reforzar la campaña turística de invierno, que ya está en jaque debido a la incertidumbre de los principales países emisores, sobre todo Alemania, que ha vuelto a incluir a las Islas dentro de la lista de zonas consideradas de riesgo por la prevalencia de los contagios de coronavirus.

Una situación que preocupa, pero que no le impide al Gobierno municipal seguir adelante intentando dar “una imagen de normalidad”, manteniendo las actividades culturales que reactiven los distintos sectores de la economía y, al mismo tiempo, concienciando a la ciudadanía para que cumpla las medidas sanitarias y las ratios de contagio se mantengan bajas, ya que es la principal condición para que el turismo elija la ciudad como destino, tal y como apunta la campaña local El turismo también depende de ti. “Si lo hacemos como hasta ahora, estamos preparados para recibir visitantes, aunque pendientes de que se abran esos mayores flujos del turismo”, insiste Rodríguez.

PUERTO DE LA CRUZ PUERTO DE LA CRUZ PUERTO DE LA CRUZ
<
>
El Gobierno del Puerto de la Cruz asegura que ha hecho todo lo posible para conseguir una imagen de normalidad en el municipio ante la pandemia y que este “siga vivo”, manteniendo las actividades culturales y las iniciativas que ayudan a mover la economía. F. Pallero

La también primera teniente de alcalde pone de relieve los datos de ocupación durante los meses de julio, agosto y septiembre, con más del 50% de los hoteles y establecimientos alojativos abiertos y la casi la totalidad de los servicios de restauración, “y, además, con excelentes resultados, y para algunos incluso mejores que el año pasado en la misma época”.

Sin embargo, este porcentaje no se mantiene a día de hoy, donde muchos no han abierto sus puertas desde marzo, otros la han vuelto a cerrar por la falta de reservas y la incertidumbre de los próximos meses, mientras que hay otros las mantienen pese a no tener clientes.

Esa misma radiografía confusa se puede aplicar para la ciudad en general, con zonas llenas de gente, otras casi desiertas pese a los esfuerzos y un tercer grupo en el que se incluyen importantes locales comerciales y de hostelería que no terminan de animarse a recuperar poco a poco la normalidad o no quieren arriesgarse.

“Si no buscamos una solución rápida, se va a perder la temporada de invierno y la próxima de verano también”, advierte el vicepresidente de Ashotel, Enrique Talg. A su juicio, ello pasa por un cúmulo de factores, aunque el principal es mantener una ratio de contagios baja. A ello se le suman los test en origen y destino para que los clientes tengan confianza en volar, y mantener las instalaciones y los servicios en el municipio, “que en algunos casos son mejorables. Es una combinación de todos los ingredientes”, recalca.

“Por parte de Ashotel queremos seguir creando empleo, porque muchos tienen la maquinaria parada desde marzo y eso no solo es una falta de ingresos, sino que supone muchos gastos de mantenimiento. Los hoteles no se hacen para estar cerrados, sino para producir”, indica.

En este sentido, Carolina Rodríguez valora el esfuerzo del sector hotelero para mantener la actividad en función de las expectativas que se van creando en los mercados.
En lo que al Ayuntamiento respecta, subraya el “gran esfuerzo” que está haciendo para mantener las iniciativas y que el Puerto de la Cruz siga siendo un destino atractivo “y con vida”, tanto para el turismo extranjero como peninsular, insular y el de los municipios colindantes. “Ese es nuestro cometido, en medio de esta gran incertidumbre que se vive en los países emisores. Hemos hecho el trabajo que nos toca, para mantener la actividad, atraer a estos visitantes y no subir las ratios”, apunta la edil. Ante esta nueva realidad, el Ayuntamiento trabaja en un nuevo plan estratégico basado en cuatro pilares básicos: innovación, digitalización, cultura y sostenibilidad. Una estrategia que se inició en febrero en la Feria Internacional de Turismo Fitur de la mano del Ministerio de Desarrollo Sostenible y que se está adaptando a los nuevos tiempos. “El Puerto de la Cruz ya cumple con ciertos objetivos de desarrollo sostenible que se seguirán potenciando, buscando nuevos modelos turísticos y reinventándose en concordancia con la situación actual”, sostiene Rodríguez.

NÓMADAS DIGITALES

Estas nuevas alternativas pasan por que la ciudad sea un lugar de celebración de congresos, eventos y de recepción de nómadas digitales, es decir aquellas personas que no necesitan trabajar en ningún lugar en concreto y se les pueda ofrecer la ciudad como un lugar idóneo para poder desarrollar su trabajo a través de Internet.

Aunque en materia económica el municipio está recibiendo un duro golpe con consecuencias que todavía son imposibles de calcular y a que tampoco hay datos certeros sobre el número de turistas en los últimos seis meses, la concejal se muestra optimista. Lejos de afirmar que el Puerto de la Cruz está en la UVI o en paliativos, diagnostica que “goza de relativamente buena salud pese a la pandemia”, aunque será en los próximos meses cuando se confirmen los resultados.

“La tarea del Gobierno, hasta donde le compete, está hecha”

“Nuestra tarea, hasta donde nos compete como gobierno, está hecha”, sostiene Carolina Rodríguez, quien enumera todas las medidas que se han adoptado, fundamentalmente económicas, con líneas de ayudas al sector comercial y empresarial; la bonificación del 50% en la tasa de basura; la suspensión de la tasa de ocupación de la vía pública para la actividad hotelera y los locales que no han podido desarrollar su actividad comercial; el mantenimiento de la actividad cultural y el control de la ratio de contagios.