tribunales

Los abogados tinerfeños deciden hoy el futuro de su Colegio en reñida votación

Tras una campaña no exenta de polémica, 4.000 letrados podrán votar en el Sur y el Norte hasta las dos; en Santa Cruz hasta las ocho
José María Niederleytner y Natalia Domínguez / DA
José María Niederleytner y Natalia Domínguez / DA
José María Niederleytner y Natalia Domínguez / DA

Aproximadamente 4.000 abogados tinerfeños, unos 2.600 de ellos letrados ejercientes, tienen derecho hoy a votar para decidir el futuro del Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife durante los próximos cinco años.

La votación, que se presenta tan reñida como la de hace un lustro, se divide entre los partidarios del actual equipo del decano, José María Niederleytner, o el cambio, representado por Natalia Domínguez.

Para ejercer su derecho, los abogados podrán acudir a las tres sedes del Colegio, aunque con salvedades, dado que mientras que las del Sur y el Norte solo estarán abiertas las urnas hasta las dos de la tarde, en la de Santa Cruz de Tenerife podrán hacerlo hasta las ocho de la noche.

Como se ha dicho, todo apunta a que la votación será tan reñida que incluso se asemeje a la de hace cinco años, cuando Niederleytner se impuso a José Luis Parodi por apenas ocho votos, que en realidad eran cuatro papeletas, dadas las peculiaridades de un complejo sistema electoral en el que, no hay que olvidar, se elige a los candidatos para integrar la Junta por un sistema nominal que permite cruzar a miembros de ambas candidaturas.

Sea como fuere, Víctor Medina, anterior decano de los letrados tinerfeños, fue elegido con mayor número de votos, un cargo que ocupó durante un decenio.

Gran igualdad

Dada la igualdad, no es de extrañar que la campaña haya sido reñida y, desde luego, no exenta de polémica.

Probablemente, la controversia principal tuvo lugar a cuenta de la jura de nuevos abogados, que el Colegio pretendía celebrar la semana pasada. Desde la plancha de Domínguez se entendía que se trataba de un acto electoral encubierto, mientras que la Junta actual defendió que era un acto solicitado antes de la pandemia, de tal modo que el retraso no era achacable a ellos. Lamentablemente, el repunte de la segunda ola de la pandemia acabó de golpe con el tema, por cuanto el endurecimiento de las medidas sanitarias aplazó definitivamente la celebración en cuestión.

La Asociación de Letrados y Letradas por un Turno de Oficio Digno (Altodo) indicó ayer que dicho turno a letrados con despacho y residencia en la isla de Tenerife (como ha hecho Las Palmas) no se aprobó en una Junta celebrado el pasado julio por los votos negativos de la dirección actual del Colegio.

A modo de réplica, esta argumenta que no se hizo entonces en aras de una reforma global.

TE RECOMENDAMOS