tribuna

Por qué el archivo de Adán Martín es importante, por Dulce Xerach

Cualquier archivo, privado o público, está inserto en un contexto sociocultural, de un momento histórico concreto, del que no se puede evadir, tanto aquellos momentos en los que se produce como aquel en el que se configura como tal. La importancia de la documentación generada por Adán Martín a lo largo de su dilatada carrera política, si es tratada de manera adecuada archivísticamente, nos brindará una imagen de nuestro pasado reciente, nuestro pasado democrático, vista desde el presente y al mismo tiempo puede ayudarnos a entender el futuro. Porque Adán se situó siempre entre el presente y el futuro, y fue capaz de ver Canarias, y España, y África y, a su manera, el mundo, a vista de pájaro, con la suficiente distancia para entender lo que hacía falta. Todo esto está reflejado en los miles de documentos que nos dejó y que su familia ha custodiado lo mejor posible estos 10 años que han pasado desde su muerte.
Me atrevo a afirmar que ese futuro incierto que ahora nos espera -en medio aún de la pandemia- para ser construido puede serlo a partir del testimonio de la realidad vivida por Adán, porque él tenía ideas atemporales, que servían para aquel momento histórico en que las tuvo y que siguen siendo útiles ahora. Por eso el archivo de Adán es importante, porque desde mi humilde punto de vista recoge muchas de las soluciones que se buscan en Canarias actualmente: como, por ejemplo, ¿cómo podemos diversificar nuestra economía y hasta cuánto? Eso ya Adán lo respondió, pero nadie lo implementó, ninguno de los presidentes que vinieron después logró seguir esa senda, lo intentaron, pero no lo consiguieron.
En el caso del archivo de Adán estamos, además, ante un fondo documental de interés público y que debe formar parte del patrimonio cultural de todos los canarios. Su fondo documental está conformado por documentación administrativa, política y personal que este destacado político canario utilizó y elaboró a lo largo de nuestros primeros 30 años de democracia, incluso desde años antes, cuando ya se pensaba que la democracia estaba cerca.
Es importante porque es una figura clave en el devenir histórico reciente de Canarias, toda vez que su participación política coincide, entre otros hechos, con la celebración de las primeras elecciones democráticas, tras la finalización de la dictadura franquista, el proceso de construcción autonómica en el que participó activamente y la integración de Canarias en el nuevo marco económico y político europeo. Todo ello tiene un claro reflejo en la documentación que la familia ha guardado y ordenado y cede ahora al Gobierno de Canarias para su digitalización, conservación y divulgación.
El archivo ofrece una parte de lo que era Adán, con su equilibrada visión de conjunto de Canarias y su entorno. Quizás destaca la existencia de un número considerable de dosieres de carácter temático con los que contaba siempre Adán para completar su conocimiento sobre determinadas materias, desde la situación política del momento hasta determinados temas, como las infraestructuras planificadas por él durante aquellos años, aún incompletas, y aún necesarias. Su batalla constante por las ampliaciones de los aeropuertos tinerfeños, la difícil construcción del Auditorio de Tenerife que aún lleva su nombre, su batalla por implantar el eje transinsular o por unir el archipiélago a África y convertirlo en un verdadero hub aéreo y marítimo, o aquellos dosieres centrados en aspectos económicos, son algunos de los temas que pueden encontrarse entre esta documentación. Igualmente, cabe destacar que todo ello se complementa con la documentación con un carácter más puramente político, generada sobre todo durante su etapa en el Congreso de los Diputados (Plan de Infraestructura, intervenciones parlamentarias, etc.) o aquella otra perteneciente a su activa militancia política (informes, encuestas, material de las campañas electorales, etc.).
La cifra de expedientes alcanza entre 6.000 y 7.000 unidades documentales en total, para un período cronológico que abarca desde principios de los años 70 hasta el año 2010, y en los que se pueden estudiar tanto aspectos de la vida académica y profesional como las distintas etapas de la carrera política de Adán Martín. Y sobre todo sus notas personales sobre miles de aspectos.
Por eso creemos que su potencialidad, la de toda documentación que conforma el fondo Adán Martín ofrece importantes variables para la investigación sobre la economía, la sociedad y la política de Canarias, y en particular de Tenerife y Canarias, pero también su visión profunda y aún actual, de la ciudad de Santa Cruz, fundamentalmente entre mediados de la década de los setenta y 2007. Es un archivo lleno de respuestas que necesitamos para nuestro futuro.

*Investigadora de la Universidad Europea

TE PUEDE INTERESAR