San Juan de la Rambla

Una rotonda mejorará la seguridad peatonal a la entrada del municipio

Cabildo y Ayuntamiento estudian la construcción de aceras en la carretera C-820 y un acceso directo al núcleo de Las Aguas

Responsables insulares y locales recorrieron ayer un tramo de la C-820 para comprobar 'in situ' la inseguridad peatonal. DA
Responsables insulares y locales recorrieron ayer un tramo de la C-820 para comprobar ‘in situ’ la inseguridad peatonal. DA

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, expresó ayer su objetivo de mejorar la seguridad de los peatones que diariamente transitan por la carretera C-820, la arteria principal que atraviesa el municipio de San Juan de la Rambla desde su acceso por la TF-5, donde actualmente no existen aceras.

Para ello, ambas administraciones analizaron la posibilidad de construir en la antigua travesía que se encuentra en la C-820 una rotonda para que esa parte de la carretera se convierta solo en entrada y se cuente con un nuevo acceso para ir al núcleo de las aguas por la trasera de Casa de los Pérez. Ello permitirá el desdoblamiento del tráfico y al mismo tiempo, una mayor seguridad tanto para los peatones, al poder tener aceras, como para los vehículos pesados, que actualmente tienen que ir hasta Las Aguas para poder girar y hacer un cambio de sentido.

Así lo explicó ayer la alcaldesa, Fidela Velázquez, al terminar la visita que Pedro Martín realizó a la localidad norteña acompañado del consejero insular de Carreteras, Enrique Arriaga; su homólogo de Cooperación Municipal y Vivienda, Zebenzuí Chinea; y los directores insular de Carreteras y Seguridad, Tomás García y Cayetano Silva, respectivamente.

“En cuestiones de seguridad no podemos escatimar y en los próximos presupuestos, aunque sean duros, la seguridad debe ser una prioridad”, declaró Martín.

Martín aseguró que es de vital importancia mejorar la accesibilidad, “ya que es evidente que, ante la falta de aceras, la ciudadanía se juega la vida diariamente”. Por ese motivo, calificó de “lógicas las demandas del municipio, que lleva décadas esperando por una solución ante un problema que podría generar un grave percance a cualquier viandante”.

Del mismo modo, el presidente insular subrayó la importancia que tiene el próximo inicio de la obra de la parada de guaguas, situada actualmente en un lugar peligroso para los usuarios e insistió en que hay que encontrar una alternativa para mejorar las conexiones y el flujo de circulación dentro del casco.

Por su parte, el consejero Enrique Arriaga situó el final de las obras que dotarán de acera a la vía y mejorarán su tránsito, en dos meses, y confirmó que próximamente se licitará la obra de la parada de guaguas.

Los responsables insulares y locales aprovecharon para comprobar el desarrollo de los trabajos que desde hace una semana se ejecutan en la C-820 y que consisten en la rehabilitación del firme, actuaciones para el control de la velocidad e instalación de pasos de peatones, entre otras actuaciones.