ee. uu.

“Este año he visto mucho más fanatismo”: la visión canaria de Estados Unidos

Víctor Lachica y Rayco Bejarano fueron testigos de la llegada al poder de Trump en 2016; ahora, en estas últimas elecciones, celebran desde la distancia la victoria de Biden tras un conteo de infarto

Unos seis mil kilómetros es la distancia que separa a Canarias de Estados Unidos. Un trayecto que hace unos años emprendieron dos canarios con el propósito de encontrar un futuro laboral más alentador que el que ofrecía nuestro país y, por qué no, vivir la experiencia de cruzar el charco. Ahora, de vuelta ya al Archipiélago, recuerdan con añoranza su paseo por el sueño americano que, según cuentan, dista mucho de las películas, y analizan qué supondrá esta Trumpsición para los estadounidenses.

Víctor Lachica regresó a Santa Cruz de Tenerife después de haber vivido dos años en Chicago (Illinois) y tres en Sarasota (Florida). Esta última ciudad reconocida precisamente por su apoyo incondicional al Partido Republicano tanto en estos últimos comicios como en los de 2016. Una decisión que tomó el tinerfeño por varios motivos, entre ellos, respaldar el crecimiento de su empresa, establecida en la Zona Especial Canaria (ZEC), y crear un mayor vínculo con sus empleados. “Talento cien por cien canario”, se enorgullece Lachica. Además, a sus 30 años, no se veía formando una familia en Estados Unidos. “La gente cree que es el mejor país del mundo pero realmente no lo es”, reconoce. “Vivir allí nunca fue una opción a largo plazo para mí; de hecho, tanto mi mujer -nacida en Nueva York y criada en Florida- y yo estamos muy contentos en la Isla”.

Víctor Lachica junto a su mujer Dani. | DA

En una conversación telefónica, declara que los americanos viven la política con mucha pasión .”Durante las reuniones informales siempre surgen temas relacionados con la política y son muy interesantes”, afirma Lachica, quien admite que la mayoría de sus amigos americanos y su familia política son demócratas. “Llevan cuatro años preocupados e indignados por las declaraciones que hacía Donald Trump y ahora, por fin, podrán ver otras cosas en las noticias”, bromea. A tan solo cuatro días de la victoria de Joe Biben, asegura que ha visto mucho más fanatismo que en noviembre de 2016, ya que “todas las casas exponían la bandera a favor de un candidato u otro, así como caravanas de coches”. Destaca, incluso, una evidente irresponsabilidad de los ciudadanos frente a las medidas sanitarias contra el Covid-19: “En Florida es como si el coronavirus no existiera”.

Lachica confía en que en esta próxima legislatura se abra la “oportunidad de esperanza, honestidad, transparencia y conciliación que lleva cuatro años sin existir”. En cuanto al impacto en el panorama internacional, subraya la recuperación de la consciencia del cambio climático en la Casa Blanca. “Creo que Biden es la persona perfecta, en el momento perfecto para volver a unir Estados Unidos, aunque hay quienes dicen que será Harris quien cambiará el país en este mandato”, sostiene. En este sentido, aprovecha su intervención para dar un tirón de orejas a la política española, instando a los responsables al diálogo y al entendimiento, independientemente del color de su formación.

Al ser preguntado por si volvería a residir en alguna ciudad estadounidense, el tinerfeño reconoce que ahora mismo esa opción no entra en sus planes. “No me veo diez años viviendo en Estados Unidos pero sí haciéndolo en Canarias”.

Rayco Bejarano. | DA

Desde la isla de enfrente y también en 2015, Rayco Bejarano dejó atrás sus playeras y pulóver para mudarse a la capital de Estados Unidos, Washington D. C. Lo hizo por una oferta laboral inmejorable: consultor para el Banco Mundial. Allí estuvo viviendo tres años y uno en Alemania antes de volver a Las Palmas de Gran Canaria, donde actualmente reside. “Después de tantos años fuera, me apetecía volver a Canarias porque es uno de los lugares más maravillosos que conozco”, cuenta a este periódico.

El grancanario siguió escrupulosamente estas votaciones pero, esta vez, desde la distancia. En 2016 sí pudo impregnarse de la agitación de unos resultados que dieron la victoria al Partido Republicano al grito de Make America Great Again (haz América Grande otra vez) en la capital política del país, donde existe un considerable apoyo a los demócratas. Bejarano recuerda que ese año “las encuestas fallaron y la victoria de Trump cayó como un jarro de agua fría en Washington”. En cambio, con estos resultados, según le cuentan amigos y antiguos compañeros de trabajo, “está siendo todo lo contrario”.

“Todo el mundo está esperando un cambio y, con ello, que Estados Unidos vuelva a la senda de la cordura”, explica Bejarano, quien recrimina al Ejecutivo estadounidense las últimas decisiones tomadas, como la retirada del Acuerdo de París sobre el cambio climático firmado en 2015 o el abandono de la negociación con Irán para recuperar el acuerdo nuclear que pactó Barack Obama hace cinco años. “Son alianzas con las que el mundo entero se la juega”, afirma. Asimismo, contempla con esperanza la llegada de Biden al poder para que Estados Unidos “vuelva a ser ese país referente a nivel mundial”.

Este periodista de 33 años no vacilaría si volviese a toparse con una buena oportunidad laboral. “No tendría ningún problema en instalarme nuevamente en Estados Unidos porque me parece un país increíble”. Pese a que reconoce que dista mucho de esa visión idealista que muestran las películas, “es un buen lugar para desarrollarte, con una gran amplitud de miras y una diversidad cultural enorme”. En este sentido, destaca la flexibilidad que existe en el mercado para progresar en el plano profesional. “Vivir en ciudades como Washington, Nueva York o California te abre un espectro de oportunidades muy amplio”. Eso sí, tal y como confiesa con cariño el grancanario, “con la salvedad de que está muy lejos de Canarias”.

TE RECOMENDAMOS