Internacional

Tensión en Canarias ante las secuelas de que se reavive la lucha en el Sáhara

El presidente del Gobierno regional, Ángel Víctor Torres, sostiene que esta situación se produce en “el peor momento”, con la visita a Rabat del ministro Marlaska prevista para el viernes. Adelanta a DIARIO DE AVISOS que hoy hablará con la titular de Exteriores para “sugerir soluciones”

Banderas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Frente Polisario

DANIEL TOVAR / AGENCIAS

En vísperas de la visita a Marruecos que tiene planificada para el viernes el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que inicialmente versaría sobre la crisis migratoria que está atravesando Canarias, se ha avivado el conflicto entre dicho país y el Sáhara Occidental. Una tesitura ante la que el Archipiélago no hace más que temer ya no solo las consecuencias lógicas que trae consigo cualquier tipo de conflicto bélico, como son las pérdidas humanas, sino que se produzcan movimientos generalizados de huída por vía marítima y aumente, como lo lleva haciendo de manera incesante a lo largo de este año, el número de pateras y cayucos que arriban a la comunidad autónoma.

La semana pasada se rompía el alto al fuego que tanto Marruecos como el Sáhara Occidental acordaron hace 29 años gracias a la intercesión de un equipo específico de la ONU, el Minurso. Las fuerzas militares saharauis, el Frente Polisario, argumentando que la nación vecina había violado en primer lugar el acuerdo, declaró el estado de guerra a los magrebíes, dando pie a nuevas acciones tácticas por parte de sendos ejércitos. El escenario más crudo tuvo lugar el viernes, cuando hubo un intercambio de disparos en el puesto fronterizo de Guerguerat, y según manifestaron los saharauis, se forzó por distintos lugares el muro con el que el Reino de Mohamed VI cerca los territorios que en 1975 le invadió en la conocida como marcha verde.

El sábado, precisamente, se cumplían 45 años desde que el Gobierno español, junto a Mauritania y Marruecos, suscribió los denominados Acuerdos Tripartitos, mediante los que se declaraba la coadministración del Sáhara por los tres países. Para España suponía ceder parte de un enclave que le había pertenecido, a través de una declaración cuya legitimidad ha sido cuestionada en varias ocasiones por Naciones Unidas. Para los saharauis, toda vez que España abandonó el territorio en 1975, se convirtió en una lucha por recuperar su soberanía, fundando la República Árabe Saharaui Democrática y exigiendo a Marruecos y Mauritania que cesen su “invasión”.

Sobre el reinicio del conflicto armado se pronunciaron varias autoridades de las Islas, debido a las consecuencias que puede acarrear para la región. En declaraciones a DIARIO DE AVISOS, el presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, señaló que es “el peor momento para el recrudecimiento del conflicto en esa zona, en una semana complicada porque el ministro Marlaska visitará el día 20 Marruecos”. En este sentido, afirmó que mantendrá hoy una conversación con la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González-Laya, para “recabar información y sugerir soluciones”, en la línea con su planteamiento de “agotar todas las vías de diálogo y restablecer el alto al fuego alcanzado en 1991”.

Por otra parte, acerca de los datos que le han llegado “por las dos partes” del enfrentamiento, sostuvo que “hay jóvenes saharauis alistándose para un conflicto” que, indicó, “no es deseable”. Torres enfatizó: “Es un mal momento, una guerra en el Sáhara lo complicaría todo”. Es por ello que adelantó que “permaneceremos atentos” a todas las novedades que vayan surgiendo. Y en relación a la crisis migratoria, aseguró que “no ayuda”, pero que no necesariamente tiene que producirse una huida en masa hacia Canarias. “Es cierto que recibimos inmigrantes de Marruecos y Mauritania, pero también de Senegal, por ejemplo”.

Por su parte, Carmelo Ramírez (NC), consejero de Cooperación Institucional y Solidaridad Internacional del Cabildo de Gran Canaria, acudió a las protestas organizadas frente al Consulado de Marruecos el fin de semana y pronunció un manifiesto en el que ponía de relieve que el Frente Polisario es el único representante válido del Sáhara Occidental.
Juan-Manuel García Ramos, líder del Partido Nacionalista Canario (PNC) también completa una nutrida hemeroteca con peticiones de mayor contundencia al Ejecutivo autonómico sobre la situación que se vive en el Sáhara Occidental. De hecho, ya a finales del año pasado pedía que se trabajara con los campamentos de refugiados de Tinduf y que se cooperara para mejorar la situación que atraviesan quienes, durante 40 años, han mantenido unas difíciles condiciones de vida.

De otro lado, el secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, manifestó su preocupación por la creciente inestabilidad en dicha zona, reclamando la intervención de la ONU para garantizar el alto al fuego. Para Barragán, los últimos acontecimientos “evidencian la desidia de la ONU, que no ha nombrado desde principios de 2019 un nuevo enviado especial para la zona”, y recordó que el pueblo saharaui “lleva desde el año 1991 confiando en la legalidad internacional sin resultado”.

Por último, Podemos Canarias mostró su repulsa y rechazo a la acción militar del Ejército de Marruecos contra la población civil saharaui. La misma, explicaron, constituye “un grave incumplimiento del alto al fuego”. “La UE no puede seguir ignorando uno de los conflictos más prolongados y dolorosos situado frente a sus puertas”, sentenció la formación morada.