economia

La construcción, vacuna para la recuperación económica canaria

Los empresarios del sector admiten estar “desesperados” ante el exceso de burocracia de la administración que no cesa y les impide trabajar y contribuir a la reactivación del empleo
Imagen de las obras del anillo insular, en el Sur de Tenerife. /S.M.

Las empresas del sector de la construcción están al limite del aguante y la supervivencia, no por hacer las cosas mal o porque no haya trabajo, sino esperando por licencias, permisos y otros documentos burocráticos para comenzar o continuar obras. “Estamos desesperados”, declara el presidente de Fepeco, Oscar Izquierdo, a DIARIO DE AVISOS en nombre de los empresarios de un sector que, en estos momentos, es el único que puede tirar de la economía del Archipiélago.

El mensaje es claro: Hay obras y las empresas están preparadas y tienen ganas de trabajar, pero parece que la administración no camina en la misma dirección. “No es entendible”, dice Izquierdo. “El sector de la construcción está capacitado para ser el tractor de la economía canaria, pero la administración pública, especialmente los ayuntamientos, siguen anclados en el pasado y la tardanza en la concesión de licencias de obras está provocando un parón en un sector que puede ser clave para la recuperación de las Islas, ahora que el turismo está a cero por las restricciones por la pandemia”, insistió Izquierdo.

Ya en el mes de septiembre, se ha observado un retroceso en la recuperación del empleo, como consecuencia de que muchas empresas están pendientes de la obtención de las licencias para comenzar las obras “y si no la consiguen rápidamente, tendrán que parar y despedir al personal”. “Se están poniendo en riesgo más de 52.000 empleos en las Islas”.

La legislación señala 3 meses, pero la media de otorgamiento de licencias de obras en Canarias está sobre los 18 meses, llegando en algunos casos a sobrepasar los dos años, explica Izquierdo. Además, también escasean los medios materiales, sobre todo, la plena digitalización, ya que, en muchos departamentos administrativos, no están operativos los sistemas informáticos adecuados. “No se trata de apostar por agrandar la administración, sería un error todavía peor, lo que hay que hacer es modernizarla digitalmente. Cuanto mejor funcione la administración, más trabajo y empleo será capaz de producir la iniciativa privada”, concluye.

Además, hay que tener en cuenta que la demora en la concesión de licencia de obras tiene consecuencias extremas: obstaculiza los planes de promotores, constructores, arquitectos, aparejadores, ingenieros o clientes particulares. Además, tiene una repercusión en el incremento de los precios de los nuevos inmuebles, porque a partir de los nueve meses de retraso en la concesión de una licencia, el precio de la vivienda empieza a encarecerse. “El impacto puede llegar a ser de más de 5.000 euros por inmueble”, señala Izquierdo, “ya que produce un incremento de los costes a causa del pago de los intereses del préstamo y del retraso en la venta de las viviendas”. Y otra cosa: como la oferta de inmuebles empieza a escasear, este incremento se termina trasladando al precio final de la vivienda repercutiendo en el comprador final, “que es perjudicado por la inacción de la administración pública”.

“Los empresarios de la construcción estamos haciendo los deberes, ahora le toca a la administración dejar de ser el cuello de botella que todo lo paraliza”, alertó. Y citó un caso concreto de un asociado de la patronal. “Una empresa pidió el 10 enero del año pasado, en un ayuntamiento de Tenerife, una solicitud de alienaciones y rasantes. A mediados de marzo y por el confinamiento, decide esperar un tiempo prudencial para comenzar a consultar sobre el expediente presentado a principios de año. A finales del mes de julio, hace una consulta telefónica y le indican que el técnico que llevaba ese expediente se iba de vacaciones durante todo el mes de agosto de 2020. A mediados de septiembre vuelve a consultar mediante correo electrónico y le indican que está pendiente de informe. En noviembre, insiste también por medio de correo electrónico, contestándole que sigue en la misma situación y que han enviado al técnico a otras tareas. La última consulta del año la hace mediados de diciembre, por correo electrónico, y ya no recibe ninguna respuesta. Es decir, la empresa lleva un año esperando y todavía, a día de hoy, no tiene certeza de cuándo será la resolución definitiva. Es una obra que está esperando por comenzar y que genera actividad económica, trabajo y empleo. Y como éste podría darle muchos más ejemplos”, declaró Izquierdo.

Las Palmas pisa el acelerador y ya supera a Tenerife en inversión pública

Óscar Izquierdo, presidente de Fepeco. /DA

La construcción en Canarias tenía a mes de noviembre, 52.719 afiliados a la Seguridad Social. Por provincias, Las Palmas continúa su tendencia ascendente alcanzando la cifra de cotizantes medios mayor de todo el año 2020, mientras que en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, después de tres meses de descenso, se produce un leve aumento (93) en relación al mes de octubre, pero muy por debajo de los 381 que han aumentado en Las Palmas. Por cada cotizante medio de aumento en Santa Cruz de Tenerife han aumentado cuatro en la otra provincia. “La diferencia es leve, pero empieza a preocupar al sector”.

De agosto a noviembre de este año, la licitación de los cuatro Cabildos de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife ascendió a 12.221.854 euros, en cambio, los tres Cabildos de la provincia de Las Palmas, licitaron en esos meses 35.327.542 euros. Datos parecidos reflejan la diferencia en la licitación, en ese mismo periodo, de los ayuntamientos de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, donde el montante asciende a 23.341.023 euros y en los ayuntamientos de la provincia de La Palmas supone 76.767.606 euros. “Lo que demuestra fehacientemente que hay más inversión pública en el sector en la provincia de Las Palmas que en la de Santa Cruz de Tenerife. Hecho que también demuestra el que la diferencia de trabajadores en activo en el sector sea superior en la provincia oriental con un 53,03% frente a un 46,97% en la provincia occidental. Y un dato muy significativo, mientras en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria hay en marcha más de 40 promociones, en Santa Cruz de Tenerife no llegamos ni a 10”, destaca Izquierdo. Tanto el consumo de cemento como el de hormigón han tenido un descenso en relación al mes de septiembre. Estos datos, unidos al de cotizantes medios del sector, hacen indicar que estamos ante “un agotamiento en el crecimiento experimentado en los últimos meses. Y todo por la inacción administrativa”.

TE RECOMENDAMOS