fútbol

El poder africano continuará guerreando en la UDG Tenerife Egatesa

La entidad que preside Sergio Batista ya planifica la próxima campaña
La costamarfileña Ange Koko y la camerunesa Raissa Feudjio.
La costamarfileña Ange Koko y la camerunesa Raissa Feudjio.
La costamarfileña Ange Koko y la camerunesa Raissa Feudjio.

Dos renovaciones de una tacada. La UDG Tenerife Egatesa contará dos temporadas más con sus dos jugadoras africanas internacionales, la costamarfileña Ange Koko y la camerunesa Raissa Feudjio. La entidad isleña empieza así a confeccionar la plantilla del próximo curso asegurándose la continuidad de dos de sus principales baluartes.

Raissa Feudjio. Un año en blanco y una vuelta triunfante a los terrenos de juego. Potencia y precisión asegurados en el centro del campo del representativo de la máxima categoría tras superar una grave lesión de rodilla, sufrida en un desafortunado lance del último encuentro disputado por las guerreras en el Heliodoro Rodríguez López, allá por noviembre de 2019. Circunstancias del destino, fue el propio equipo verdiblanco su primer rival en su vuelta al verde trece meses después, en una inolvidable mañana para ella y sus compañeras, con victoria por 3-1 y liderato incluido. Un hito histórico para el fútbol de las Islas.

Tras pasar por Turquía y Finlandia, Raissa recaló en la Isla en 2018 para impulsar su carrera. De primeras se hizo con un hueco en los onces iniciales del equipo sureño, siendo la adaptación una barrera que pronto supo derribar con la ayuda del cuerpo técnico y de su amiga y compañera Ange Koko.

Feudjio, de 25 años, sueña con disputar los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, de los que solo le separa Chile, un último escollo que sortear en una eliminatoria final que se disputará el próximo mes de abril. De superarlo, otro éxito que sumar a una carrera con mucho por celebrar.

Ange Koko. La jugadora de Costa de Marfil suma cuatro temporadas de azul y blanco, plagadas de regates y velocidad por banda derecha. Querida y habitualmente agasajada por la afición del sur de Tenerife, la extremo derecho de 30 años parece haber encontrado su hogar futbolístico ideal rodeado de humildad, valores y sueños en grande.

Koko fue mundialista con el equipo nacional costamarfileño en 2015 en Canadá, donde pudo anotar dos tantos y también pudo participar en Champions League con el FC Barcelona y el Gintra de Lituania. Tras su paso fugaz por el equipo culé, ha logrado encontrado la estabilidad deseada en un equipo que no conoce su techo.

Autora de un tanto de bella factura en el triunfo de las guerreras ante el Real Betis el pasado de diciembre, también de una infinidad de regates y fintas, seguirá haciendo las delicias de la afición en La Palmera al menos, hasta 2023.

Con la permanencia virtual en Primera Iberdrola en el bolsillo, el club isleño seguirá trabajando a destajo en los despachos para continuar codéandose con los grandes de España en el terreno de juego.

TE RECOMENDAMOS