sociedad

Migraciones desvela que el plan de vuelos de repatriaciones ya está en marcha

Ante el temor de las autoridades isleñas a que centros como Las Raíces se hagan fijos, la portavoz del Ministerio asegura que hay cuatro viajes semanales a Marruecos, y pronto los habrá a Mauritania y Senegal
Campamento para inmigrantes en Las Raíces FRAN PALLERO

El llamado Plan Canarias, que ejecuta el Ministerio de Migraciones en las Islas, dio ayer un paso más con la apertura del primer centro en Tenerife para albergar a los migrantes llegados a las Islas en pateras y cayucos. Se trata del viejo acuartelamiento de Las Raíces, ubicado en el término municipal de La Laguna, donde también se prevé acondicionar otra instalación militar en desuso para el mismo fin, concretamente en Las Canteras. En su día, el propio ministro José Luis Escrivá desveló que dicho plan contempla dar techo a unos 7.000 inmigrantes repartidos por cinco islas, si bien más de la mitad irían a parar a los dos centros laguneros.

Como es lógico, la posibilidad de que tales refugios, a priori provisionales, deriven en una situación estable ha despertado la inquietud en las autoridades tinerfeñas, que no dudaron el pasado miércoles en plantear tales sospechas a la representante ministerial en una cumbre impulsada desde el Ayuntamiento lagunero por la apertura de Las Raíces.
Según ha podido averiguar DIARIO DE AVISOS, fue en el transcurso de dicha reunión donde el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, no se anduvo por las ramas y preguntó a la directora general de Migraciones, Maite Pacheco, por las repatriaciones. En su afán por tranquilizar los ánimos, este alto cargo estatal desveló a los presentes que los anuncios gubernamentales sobre la reactivación de las deportaciones hacia África son ya un hecho.

Incluso, Pacheco explicó en dicha cita que ya son cuatro los aviones que semanalmente parten desde Canarias rumbo a Marruecos con migrantes a bordo, y que muy pronto habrá igualmente vuelos de repatriaciones hacia otros dos países, Mauritania y Senegal.

Aunque las palabras de la directora general estatal fueron bien recibidas, el resquemor no ha desaparecido entre las autoridades tinerfeñas (léase tanto Martín como los alcaldes del área metropolitana y de Tacoronte, presentes en dicha cita del pasado miércoles), quienes insisten en que la solución solo pasa por dichas repatriaciones y la redistribución de migrantes hacia la Península.

“Se han ido ya unos 17.500, pero nadie sabe cuántos van a seguir viniendo”, reflexionaba ayer Pedro Martín.

TE RECOMENDAMOS