sucesos

Se inventa un atraco violento para culpar a los migrantes

La Policía Local arresta a un lagunero de 29 años por divulgar en las redes la falsa noticia de que su madre había sido golpeada y robada por dos personas acogidas en Las Canteras
Vista parcial del viejo acuartelamiento de Las Raíces, ahora reconvertido en albergue para inmigrantes. DA

Agentes de la Policía Local de La Laguna detuvieron en la mañana de ayer a un varón, de 29 años de edad y residente en el término municipal, como presunto autor de un delito de odio a través de las redes sociales, un asunto sobre el que ya practica diligencias el Juzgado de Instrucción Número 1 de La Laguna.

Dicho arresto fue confirmado anoche por el propio Ayuntamiento de la Ciudad de Los Adelantados mediante un comunicado donde tanto el alcalde Luis Yeray Gutiérrez, como el concejal de Seguridad Ciudadana, Alejandro Marrero, se pronuncian de forma contundente contra “los mensajes falsos de contenido xenófobo que circulan a través de redes sociales o grupos de WhatsApp”, a la par que anuncian las órdenes dadas a la Policía Local para “la localización, identificación y denuncia” de dichos bulos racistas.

Los hechos que motivaron el citado arresto arrancan al mediodía del pasado martes, cuando en la cuenta oficial en Facebook del ahora detenido se publicó un relato donde, en primera persona, se relataba un violento atraco sufrido por su propia madre esa misma mañana, y del que se responsabilizaba a “dos inmigrantes, vestidos con el mismo chándal y totalmente irreconocibles, puesto que usaban mascarillas. Los mismos, provenientes del acuartelamiento de Las Canteras”.

Como no podía ser de otra manera, las fuerzas y cuerpos de seguridad se interesaron por el caso desde que fue publicado y sus pesquisas han concluido que nunca tuvo lugar tal atraco ni hay el más mínimo indicio que relacione a los acogidos en el Centro de Atención Temporal a Extranjeros (CATE) recientemente abierto en Las Canteras con delito alguno.

Todo habría sido fruto de la imaginación del ahora detenido, presuntamente por el afán de alimentar la creciente ola de rechazo al foráneo que tiene lugar tanto en este país como en gran parte de Europa.

“No podemos permitir la difusión de mensajes que inciten a la xenofobia y al odio a los migrantes, delitos tipificados en el artículo 510 del Código Penal”, señalaba ayer el citado responsable de la seguridad municipal, en La Laguna.

Para Alejandro Marrero, hechos como el que nos ocupa adquieren mayor gravedad aún porque “se genera, además, una alarma social que obliga a hacer un sobreesfuerzo para redoblar la acción policial, desviando recursos humanos y materiales de otras zonas en los que son necesarios”, explicó el edil, que insistió en apelar “a la responsabilidad y la prudencia a la hora de compartir cualquier información de origen dudoso”.

En esta misma línea, el alcalde Luis Yeray Gutiérrez ya recalcó durante la reciente reunión mantenida con representantes vecinales de Las Canteras el pasado martes que el Ayuntamiento “actuará con firmeza contra este tipo de prácticas delictivas”, a la par que solicitó “la colaboración vecinal para no contribuir a la difusión de un mensaje que nada tiene que ver con el talante hospitalario y acogedor que siempre ha demostrado el pueblo de La Laguna”.

Respecto a la detención practicada ayer, Marrero quiso especificar que tanto este arresto como la intensificación de las tareas policiales para reprimir la propagación de los bulos xenófobos “no tienen nada que ver con establecer límites a la libertad de expresión o de opinión. Cualquier persona puede manifestar su parecer libremente respecto a la migración. Lo que no es lícito es lanzar acusaciones públicas, deliberadamente falsas, para generar un discurso racista y xenófobo, que además genera una lógica inquietud social”, recalcó el concejal.

En cuanto al mensaje publicado por el finalmente detenido, presentaba características que se repiten en este tipo de bulos, como por ejemplo la inicial disculpa en la que el autor niega ser racista o xenófobo, así como su carga emotiva que, en este caso, reflejaba a una madre que “volvía de hacer la compra” cuando “inmigrantes” salieron a su paso, “le pidieron dinero y, al negarse, le propinaron diferentes golpes en la cara que le hicieron caer al suelo”, tal y como se sostenía en un relato que la Policía Local da por hecho que es falso.

TE RECOMENDAMOS