Ciencia

Ingenuity afronta el reto del primer vuelo en otro planeta

El despegue estaba inicialmente previsto para hoy, pero la NASA decidió ayer posponer hasta el miércoles la maniobra del dron marciano tras detectar un fallo en un test prevuelo

Recreación artística del primer vuelo de Ingenuity en Marte. Al fondo, el róver Perseverance. NASA/JPL

La misión Mars 2020 no deja de ofrecer buenas noticias y grandes momentos para la exploración espacial desde el mismo momento del espectacular aterrizaje que protagonizó en el planeta rojo el 18 de febrero su róver Perseverance, cuyas imágenes en vídeo dejaron boquiabierto a medio mundo.

Perseverance no llegaba solo a Marte y bajo la panza del róver se alojaba Ingenuity, una pequeña aeronave destinada a ser la primera en volar de manera controlada en otro planeta. El 21 de marzo se desprendía de la panza del róver la cubierta que había servido para proteger a Ingenuity durante la maniobra de aterrizaje y comenzaba el despliegue de la aeronave, que concluiría con su puesta en el suelo y el alejamiento de Perseverance hasta una distancia segura.

La misión de Ingenuity será demostrar que el vuelo de una aeronave en Marte es posible, de cara al desarrollo de futuros vehículos aéreos de exploración. Los instrumentos que incluye a bordo son una cámara de 0,5 megapíxeles destinada a la navegación y otra de 13 megapíxeles que promete ofrecer unas panorámicas espectaculares desde el aire del paisaje del cráter Jezero. Además, el aparato cuenta con un altímetro láser y un sistema de comunicaciones de corto alcance necesario para transmitir sus datos a Perseverance, que se encargará de hacer de repetidor de la señal.

La aeronave viajó acoplada a la panza del róver hasta su despliegue. NASA/JPL

Ingenuity tiene una masa total de 1,8 kg y cuenta con dos rotores de fibra de carbono que son enormes en relación con el pequeño fuselaje del aparato, nada menos que 120 cm de longitud cada uno. Estos rotores son capaces de girar a más de 2.500 revoluciones por minuto para dar al aparato el empuje necesario para poder mantenerse en el aire en Marte. Hay que tener en cuenta que la densidad de la atmósfera marciana es apenas el 1% de la terrestre.

Está planeado que Ingenuity realice un total de cinco vuelos. El primero de ellos, que debía haberse llevado a cabo hoy pero ha sido pospuesto al miércoles 14, consistirá simplemente en realizar un ascenso vertical hasta unos tres metros de altura, mantenerse en vuelo estacionario durante 30 segundos y descender para volver a posarse. Los siguientes vuelos irán incrementando gradualmente distancia y altitud, estando planeado que en el último de ellos recorra más de 500 metros.

Fotografía de Ingenuity en el suelo marciano listo para despegar. NASA/JPL

Podría no parecer un logro demasiado espectacular, pero, tecnológicamente hablando, supone una hazaña enorme. No olvidemos que será el primer vuelo de una nave autopropulsada en otro planeta. De hecho, no resultaría descabellado comparar este primer despegue del Ingenuity en Marte al histórico vuelo del Flyer I de los hermanos Wright en las colinas de Kitty Hawk aquel lejano 17 de diciembre de 1903. Aquel fue un vuelo que probablemente tampoco resultó demasiado espectacular en sí mismo, pero que supuso nada menos que el inicio de la aviación. Ingenuity podría ser, en cierto modo, su equivalente en otro mundo. De hecho, la aeronave lleva a bordo a modo de homenaje un pequeño trozo de la tela que recubría las alas del Flyer I.

El róver Perseverance se alejará a unos 100 metros de distancia de la aeronave para poder seguir, fotografiar y filmar sus evoluciones en el aire, por lo que pronto podremos ver imágenes de los vuelos que realice. Una vez finalizados los cinco vuelos programados, Ingenuity habrá cumplido el cometido para el que fue creado y quedará abandonado para que Perseverance pueda continuar con su camino y las labores científicas que son el objetivo primario de la misión Mars 2020.