Cultura

Florilegios: lo que aprendemos (o no) de las frases del pasado

Las VIII Clásicas Tertulias reciben este viernes, 14 de mayo, en La Laguna al catedrático de Filología Latina Gregorio Rodríguez Herrera, con la charla ‘Clásicos para el postureo, la tertulia y el café’

Gregorio Rodríguez Herrera es catedrático de Filología Latina en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. / DA

De la reflexión escrita en un sobre de azúcar al aforismo grabado en la piel. Desde expresiones cotidianas al discurso político formulado con ánimo de trascendencia. Los antiguos continúan hablándonos. Porque no pierden vigencia, porque nos hacen reflexionar y también porque nos sitúan frente a cuestiones que nunca dejaremos de plantearnos. Aunque es cierto que algunas veces, no siempre, no sabemos escucharlos.

Las VIII Clásicas Tertulias, que organiza la sección canaria de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC), que preside Jorge García Hernández, ofrecen mañana en La Laguna la conferencia Clásicos para el postureo, la tertulia y el café: de las frases célebres a los tatuajes, a cargo de Gregorio Rodríguez Herrera, catedrático de Filología Latina en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

La tercera cita de este ciclo, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento lagunero, comenzará a las 20.30 horas en la Sala de Cristal del antiguo Convento de Santo Domingo. El acceso del público es de carácter gratuito, pero el aforo está limitado a 40 personas, por lo que quienes deseen asistir deben inscribirse en el siguiente enlace web: https://form.jotform.com/211305566458356. También se retransmitirá en directo a través del canal de YouTube de la SEEC (www.youtube.com/channel/UCJT_VcLGGJmxo2rvB9xhR9w).

“Los autores clásicos se han usado como autoridades para reforzar los discursos desde la Edad Media hasta hoy”, señala Gregorio Rodríguez. “Lo que ocurre es que cada época posee su propia ideología, su pensamiento, sus preocupaciones, y esas frases a las que se recurre se descontextualizan”, apostilla.
“Uno de los ejemplos a los que suelo aludir”, expone el investigador licenciado en Filología Clásica por la Universidad de Sevilla y doctor por la Universidad de Córdoba, “es el de la famosa frase de Horacio “Es un honor morir por la patria”, que se emplea como expresión del valor, del honor y del patriotismo, pero que realmente Horacio la pronunció debajo de su escudo y escondido tras una piedra temiendo que lo mataran. Era un texto irónico que se ha interpretado de una manera totalmente diferente”.

Rodríguez Herrera también hace hincapié en esa “especie de impostura” al emplear los aforismos “con la intención de parecer más cultos de lo que somos o que tenemos más información de la que realmente poseemos”. “En esta conferencia -explica- pondremos ejemplos de discursos en el Congreso de los Diputados, en los debates de investidura, y también cómo aparecen reflejados en las redes sociales, sobre todo en Twitter”. “En el afán de ser originales, hay gente que se tatúa frases en latín. En unos casos se asesora bien y se hace un tatuaje con una frase correcta, pero en otros ese texto latino no dice ni por asomo lo que pretendía quien se lo tatuó”, añade.

Sin embargo, al margen del postureo, las sentencias y aforismos que nos ofrecen los autores clásicos muestran, sostiene Gregorio Rodríguez, que las grandes cuestiones que se plantea el ser humano no han cambiado con los siglos. Una de las iniciativas en las que participa es el Proyecto Excerpta, una propuesta digital financiada por el Gobierno de Canarias y la Unión Europea en la que se ha recopilado una serie de florilegios o libros de sentencias latinas con el objetivo, por un lado, de mostrar “cómo se siguen utilizando en la configuración del pensamiento europeo” y, por otro, facilitar la propia investigación.

De igual modo, dentro de esta iniciativa han creado una aplicación para móvil, SententiApp, que reúne frases de autores clásicos y las confronta con los días mundiales e internacionales establecidos por la ONU. “No solo para revelar la vigencia en positivo de estas sentencias, como podría ser el caso del Día Mundial de los Océanos y la frase de Plauto “El mar, ciertamente, es común para todos”, que viene a decirnos que entre todos lo debemos cuidar, sino también en negativo, como el Día Internacional de la Mujer y Ovidio, que dice: “Es mujer, se equivoca”, con lo que nos muestra que esa visión misógina, la de la sociedad patriarcal y machista, no es algo solo de ahora, sino que viene del propio mundo antiguo”.