la casa blanca

Nuevas tensiones entre Estados Unidos e Irán

El regreso de la línea dura: Ebrahim Raisi no se reunirá con Biden
Presidente electo iraní. | EUROPA PRESS

El presidente electo iraní, Ebrahim Raisi, descartó esta semana una reunión con el presidente Joe Biden y pidió a Estados Unidos que regrese al acuerdo nuclear, en su primera conferencia de prensa internacional desde que ganó recientemente las elecciones de su país.

Raisi dijo que no se reuniría con Biden, incluso si ambas partes establecen los términos para reactivar el acuerdo nuclear de 2015, en virtud del cual Irán acordó detener el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de las rígidas sanciones estadounidenses. 

El jefe judicial de línea dura y acérrimo crítico de Occidental fue declarado ganador de unas elecciones históricamente no competitivas en Irán. Todos los rivales serios de Raisi fueron excluidos de la contienda y la participación general de los votantes fue del 48,8%; la cifra más baja desde el establecimiento de la República Islámica en 1979, según publicó CNN.

Ebrahim Raisi se convertirá en el octavo presidente del país cuando sustituya a Hassan Rouhani en agosto. Irán actualmente está negociando indirectamente con Estados Unidos en Viena sobre cómo salvar el acuerdo nuclear, del que la Administración Trump se retiró unilateralmente en 2018. El presidente electo acusó a Estados Unidos y a la Unión Europea de incumplir el tratado, y pidió a Biden que levante todas las sanciones antes de agregar que el programa de misiles balísticos del país “no está sujeto a negociación”.

El nuevo líder iraní dijo que la campaña de sanciones de máxima presión sobre el país, instituida por primera vez por Trump, “no tuvo éxito” y Teherán reanudó algunas actividades nucleares.

En abril, el país anunció su intención de enriquecer uranio hasta un 60% de pureza, lo que lo acercará a alcanzar el nivel del 90% que se considera apto para armas, pese a que Irán ha negado repetidamente que no está en sus planes.

Teherán fracasa en el lanzamiento de satélites

Muy atentos a lo que ocurre en Irán, el Pentágono no perdió detalle del fallido intento de poner otro satélite en órbita que tuvo lugar a mediados de junio. Irán no se da por vencido y parece estar preparándose para otro intento en el futuro cercano, ya que las imágenes satelitales capturadas por las empresas comerciales Planet y Maxar muestran una mayor actividad en el puerto espacial Imam Khomeini en los últimos días, según han publicado los medios estadounidenses. Los críticos de Irán ven los lanzamientos de satélites como una posible provocación, ya que los cohetes utilizan tecnología similar a la que se necesita para los misiles balísticos intercontinentales.

EE.UU. incauta decenas de sitios web conectados a Irán

El gobierno de Estados Unidos incautó decenas de dominios de sitios web estadounidenses conectados a Irán, vinculados a lo que dice son esfuerzos de desinformación, según confirmó el Departamento de Justicia esta misma semana mientras aumentan las tensiones. Concretamente, Estados Unidos confiscó 33 sitios web utilizados por la Unión Islámica de Radio y Televisión de Irán (IRTVU) y tres sitios web operados por Kata’ib Hizballah (KH), en violación de las sanciones de Estados Unidos arguyendo que componentes del gobierno de Irán, disfrazados de organizaciones de noticias o medios de comunicación apuntaron a Estados Unidos para subvertir los procesos democráticos estadounidenses. La incautación de los medios, que un funcionario de seguridad nacional de EE. UU. detalló a CNN, se produce pocos días después de la elección del intransigente Ebrahim Raisi como próximo presidente de la nación en un proceso que el Departamento de Estado norteamericano llamó “prefabricado”.

Esperanza de negociaciones

Estados Unidos había eliminado las sanciones a tres exfuncionarios iraníes y dos empresas que anteriormente comerciaban con petroquímicos iraníes, un movimiento aparentemente rutinario, pero que podría mostrar la disposición de Estados Unidos a aliviar las sanciones cuando esté justificado. Un portavoz del gobierno dijo que las tres personas habían establecido “que ya no están en sus posiciones dentro de las entidades afiliadas al Gobierno de Irán”, y agregó que no había razón para mantener las sanciones contra ellos. El presidente Biden, por su parte, confía en negociar un retorno mutuo al cumplimiento de los acuerdos, definiendo los límites nucleares que Irán aceptará y las sanciones que se eliminarán consecuentemente.

IMPACTO EN LA REGIÓN

El nuevo mandatario iraní también dijo que esperaba que en su mandato se restablecieran los lazos con el enemigo regional de Irán, Arabia Saudita. El presidente electo agregó que no pondrá “barreras” a los esfuerzos por reabrir embajadas en ambos países.

En mayo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán confirmó que habían comenzado conversaciones directas entre los principales funcionarios saudíes e iraníes, después de un congelamiento diplomático de cinco años y décadas de relaciones tensas. Raisi también pidió a Arabia Saudita que detenga las hostilidades en Yemen.

El presidente iraní tiene un efecto limitado en la política exterior, que está dirigida por el líder supremo Ali Khamenei. Las relaciones con los vecinos a menudo las dicta el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC). Pero eso no significa que la elección no tenga peso, ya que el presidente tendrá margen de maniobra para implementar las directivas generales que provienen de Khamenei. Él y su ministro de Relaciones Exteriores marcarán la pauta de la forma en que Irán se relacionará con otros países.

relación tensa

La política exterior de Irán con respecto a sus vecinos ha sido tensa durante mucho tiempo y se han deteriorado hasta convertirse en un conflicto de baja intensidad durante los dos últimos años del gobierno del presidente Trump. Sin embargo, se ha desarrollado un diálogo durante el año pasado entre la República Islámica y sus antagonistas árabes clave: Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Si Raisi está dispuesto, y lo autoriza su líder religioso, estas discusiones podrían se una plataforma para fortalecer las relaciones.
Ebrahim Raisi, quien también es visto como un posible sucesor de Khamenei es un clérigo de línea dura con fuertes vínculos con el IRGC, y ser ha ceñido a la postura hostil de Irán hacia sus vecinos, pero es concebible que haga concesiones a sus rivales regionales, e incluso a los EE.UU. (el Gran Satán) que le reportaría algunos dividendos diplomáticos.

Eliminado de la lista negra de Washington, Irán podría desarrollar relaciones normales con sus vecinos.
Esto sería bien recibido por los países árabes que han mantenido un delicado equilibrio entre Irán y Estados Unidos. Qatar, Omán e Irak podrían fortalecer sus lazos con Teherán sin temor a incomodar a Washington. Se alentaría a los saudíes y emiratíes a acelerar el proceso de normalización de las relaciones con los iraníes.
A su vez, el régimen de Teherán podría reducir su propia hostilidad y evitar que sus milicias apoderadas ataquen objetivos estadounidenses en Irak y que sus socios yemeníes, los rebeldes hutíes, disparen cohetes contra Arabia Saudita.

Sin embargo, se mantendrá la hostilidad del régimen hacia Israel, que es un principio fundamental de la República Islámica: existe un consenso en todo el espectro político israelí de que Irán representa un peligro claro y omnipresente. Esto significa que el nuevo gobierno de coalición del primer ministro Naftali Bennett probablemente mantendrá la persistente campaña militar de baja intensidad de Israel contra Irán y sus representantes de la milicia en Siria, y los esfuerzos para dañar el programa nuclear iraní.

golpes de israel

Israel han asestado algunos golpes importantes en los últimos meses, incluido el asesinato del principal experto en armas nucleares de Irán y la interrupción de su principal instalación de enriquecimiento de uranio. Pero si las relaciones entre Estados Unidos e Irán mejoran, se prevé que Israel sea presionado para aminorar tensiones.

Todo dependerá de cómo se desarrollen las conversaciones en Viena, si no se llega a un consenso, Irán seguirá enriqueciendo uranio a niveles cada vez más altos, lo que obligará a Israel a continuar, o incluso intensificar, sus ataques.

Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos probablemente mantendrán su diálogo con Irán, pero una normalización de las relaciones sería más difícil de lograr sin el apoyo estadounidense.

TE RECOMENDAMOS