política

Pérez: “¿Qué pasa en Tenerife? Hay que mejorar el rastreo y algunas medidas”

El portavoz del Gobierno de Canarias señala que “las Islas están en situación aceptable, pero Tenerife no”
Julio Pérez compareció tras la reunión del Consejo de Gobierno y mostró su preocupación por la situación de Tenerife, que acaparó ayer el 77% de los nuevos contagios en la Islas. DA
Julio Pérez compareció tras la reunión del Consejo de Gobierno y mostró su preocupación por la situación de Tenerife, que acaparó ayer el 77% de los nuevos contagios en la Islas. DA

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, presentó ayer un informe de la Consejería de Sanidad en el que se vincula el alza de contagios en Tenerife a la mayor juventud de la población -unos 50.000 jóvenes más que en Gran Canaria-, la dificultad para realizar los rastreos y la dispersión de la población, lo que implica un aumento de la movilidad.

En una rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos del Consejo de Gobierno, aclaró, no obstante, que “no hay resultados concluyentes” desde el punto de vista epidemiológico o sanitario ni se puede apuntar a una causa que determine por qué las medidas de contención que funcionan en una isla no lo hacen en Tenerife. Asimismo, reconoció que la incidencia de la enfermedad crece constantemente en la Isla desde el día 4.

Pérez comentó que el tipo de brotes es “similar” en Tenerife y Gran Canaria, principalmente de tipo social y familiar, pero el rastreo “es menos eficaz” en Tenerife, debido a la mayor población juvenil, dado que este segmento de la población tiene un “recuerdo menos preciso” que los mayores sobre con quién estuvo 48 horas antes.

En esa línea, incidió en que el número de rastreadores y su cualificación es el adecuado para la isla de Tenerife, aunque la trazabilidad “es menor” que en otras islas, en algunos casos de forma “muy llamativa”.
Además, lamentó que las aplicaciones móviles de rastreo, como radar Covid, no hayan funcionado, remarcando que “es muy importante saber cual fue el caso inicial”, porque se pueden hacer mejor los aislamientos y la petición de pruebas.

Ante esta situación, avanzó que se convocará al Cabildo de Tenerife y a los ayuntamientos con mayor incidencia, poniendo como ejemplo Granadilla, para hacer un análisis geográfico más pormenorizado de la afección del coronavirus en la Isla y diseñar un plan para tratar de mejorar el rastreo, la vigilancia y las inspecciones y “comprometer” aún más a la población.

Pese a todo, señaló que no se aplicarían nuevas medidas ni se van a modificar los niveles de alerta -Tenerife y Lanzarote seguirán en nivel 2, con el resto en nivel 1-, y abogó por fomentar el “compromiso social” y seguir con las medidas vigentes, “sin desarmar el sistema de defensa frente a la enfermedad”.

De igual manera, Julio Pérez cerró la puerta a acelerar la campaña de vacunación en la Isla, como solicitaba el presidente insular, Pedro Martín, porque “no es una buena idea” modificar la estrategia “con saltos”, subrayando que en algunos países europeos, donde se ha liberalizado la campaña, ha habido malas experiencias. “Si eso fuera recomendable, ya lo habría sugerido la Consejería”, añadió.

CEPA BRITÁNICA

El referido estudio de la Consejería de Sanidad también incluye un apartado sobre las nuevas cepas, concluyendo que “el análisis de las variantes no ofrece diferencias, excepto que la variante B.1.1.7 -la británica- es más frecuente en Tenerife, en cambio, Gran Canaria tiene más variantes B.1.351 -sudafricana-, P.1 y B.1.617, conocidas como brasileña”.

Otra de las conclusiones que se extraen del informe es que en Tenerife los casos se concentran en edades más jóvenes, con mayor porcentaje de hombres -que suele ser menos demandantes de los sistemas sanitarios- y presentan una distribución territorial más dispersa en entornos que a su vez suelen usar menos estos recursos.
Donde el informe sí ahonda en las diferencias es en la trazabilidad de los casos y en la identificación de los contactos estrechos de los positivos.

En este sentido, el Departamento autonómico insiste en que un adecuado sistema de realización de pruebas, aislamiento de casos y cuarentena de contactos y la vigilancia de su cumplimiento, es fundamental para cortar las cadenas de transmisión.

También se remarca en el escrito que en Tenerife se han incoado un mayor número de sanciones graves de la normativa COVID-19, con 179, frente a las 77 de Gran Canaria.

TE RECOMENDAMOS