política

Torres no descarta la vía jurídica si fracasa el diálogo con Madrid

El presidente celebró la unidad del Parlamento en defensa del REF, aunque piensa que los que creían que los socialistas antepondrían sus siglas a Canarias están “descolocados”
El presidente Ángel Torres, justo antes de su comparecencia de ayer. DA
El presidente Ángel Torres, justo antes de su comparecencia de ayer. DA

El presidente canario, Ángel Víctor Torres, corre el riesgo de que esta ola patriótica canaria en defensa del REF lo arrolle, así que ha decidido surfearla con la estrategia de ir paso a paso: ahora tocan las conversaciones en la comisión bilateral entre Canarias y Estado para resolver el conflicto sobre el régimen fiscal canario que se ha abierto entre el Archipiélago y el Ejecutivo central. Y si las cosas no se solucionan ahí, “serán otros órganos, como los judiciales, los que tendrán que discernir”. Así lo afirmó ayer a la salida del Pleno del Parlamento, que votó por unanimidad el informe desfavorable a la reforma del Régimen Económico y Fiscal que se está tramitando en las Cortes dentro del Proyecto de Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, donde se incluye una subida de los topes en las deducciones a las producciones cinematográficas hechas en Canarias que llega hasta los 12,4 millones de euros en las Islas, frente a los 10 millones de euros en la España peninsular y balear, una cifra que incumple el criterio histórico del 80% de diferencial favorable al Archipiélago.


Este conflicto político es, en buena medida, fruto de una incongruencia sobre las deducciones a las inversiones realizadas en Canarias. Por un lado, el artículo 94 del REF de 1991 asegura que “los tipos aplicables sobre las inversiones realizadas [en Canarias] serán superiores en un 80 por 100 a los del régimen general [español]”.

Por otro, la Disposición Adicional XIV del REF introdujo en 2014 un tope de 5,4 millones de euros a las deducciones por producciones cinematográficas y series audiovisuales hechas en Canarias frente a los tres millones de la Península. En ese momento, y durante la mayor parte del tiempo desde entonces, sí se ha cumplido el diferencial del 80%. Pero varios juristas consultados dicen que establecer cantidades fijas (X millones) fue un error, algo que se hizo con un Gobierno del PP en España y otro de CC-PSOE en Canarias.

También lo piensa Torres, que cree que debería haberse introducido en la Disposición el diferencial favorable del 80%, independientemente de la cantidad. Por esa incongruencia, los topes en las Islas no subieron automáticamente cuando el Gobierno central permitió el año pasado que las deducciones a las inversiones en España se elevaran a 10 millones de euros. Y, por eso, los 12,4 millones de euros de tope en las deducciones para las producciones en Canarias, que ahora se discuten en las Cortes y ya están vigentes gracias a un decreto-ley de urgencia del Gobierno central para ayudas al cine canario, solo suponen un diferencial favorable para las Islas del 24%.


Esos mismos juristas consultados ven muy difícil que se pueda tumbar jurídicamente la tesis del Gobierno central, pero Torres ha decidido ir agotando los procedimientos para que nadie le achaque un servilismo de partido, algo que repitió varias veces ayer durante su comparecencia. “Había quien pensaba que los socialistas iban a poner sus siglas por delante de los intereses de Canarias y creo que se han quedado descolocados”, afirmó.


Durante su rueda de prensa, Rosa Dávila, portavoz de CC, dijo que los socialistas habían apoyado el informe de Parlamento “a rastras y de boquilla”. Dávila le preguntó a Torres si iba a presentar un recurso de inconstitucionalidad contra el decreto-ley de ayudas al cine canario, pues el Gobierno central no pidió el informe preceptivo del Parlamento canario que se exige a las leyes que afectan al REF. Torres, en respuesta a un periodista, afirmó luego que eso es decisión del Parlamento canario. Y que si los servicios jurídicos consideran que hay que presentarlo, pues p’alante. El presidente criticó a los que “sacan pecho” ahora, pero no protestaron cuando el Gobierno de Rajoy elevó los topes a las deducciones en 2017 para las producciones en España, sin que se subieran en Canarias hasta la reforma del REF de 2018, incumpliéndose el diferencial del 80%. Pero entonces, con el silencio del PP y la pulsión patriótica de CC desinflada, dependiente de los votos de los populares para gobernar Canarias.


Ayer, la portavoz del PP, María Australia Navarro, hablaba ante los periodistas de “un ataque a nuestro fuero”, acusaba a Torres de “callarse” ante Madrid y pedía a los diputados socialistas canarios que votaran contra el Proyecto de Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal en las Cortes. “¿Cuántas veces han votado los diputados canarios del PP en contra de las directrices estatales?”, preguntaba otro periodista. Obviamente, ninguna. Pero Navarro aseguraba que eso es porque nunca hubo un tema de tanta envergadura.


Pese a las discrepancias y críticas de los partidos de la oposición, Torres resaltó la importancia de la unidad de la Cámara. Un mensaje que también enfatizó Román Rodríguez durante su comparecencia ante la prensa, donde habló de “orgullo de pertenecer a este Parlamento”, y reconoció el mérito de los socialistas canarios por llevarle la contraria al Gobierno del Estado. O a lo mejor se trata de eso, de creerse de verdad la autonomía, de defender lo que se considera justo por los cauces de la ley.

TE RECOMENDAMOS