ADEJE

El primer campamento de verano inclusivo del Sur necesita fondos para no desaparecer

La Asociación Mi Lado Azul requiere de 7.000 euros que le permitan continuar en agosto con una actividad muy beneficiosa para niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Imagen del campamento. DA

La Asociación Mi Lado Azul, Autismo Sur, que desde principios de este mes está desarrollando el primer campamento de verano inclusivo, en Adeje, para niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), pide ayuda para poder continuar con la actividad durante agosto.
La presidenta de esta asociación, Carmen Fernández, acude a DIARIO DE AVISOS para hacer un llamamiento a la población y a cualquier entidad para recaudar 7.000 euros con los que hacer frente a los costes del próximo mes. La asociación se ha quedado sin fondos y necesita ayuda urgente.
En el campamento ahora mismo hay 18 menores con TEA, en grupos reducidos, acompañados por dos o tres auxiliares. Y es que como explica Carmen, “la mayoría de estos niños necesita a un profesional de este tipo a su lado”.
“Se trata de un campamento distinto, porque acoge a niños con autismo y porque también permite el acceso a algunos de sus hermanos o primos, que en realidad son clave para desarrollar una actividad lo más normalizada posible”, manifiesta.
Hasta ahora, los padres pagaban una cuota de 250 euros al mes con la que hacen frente a la parte del campamento dedicada a la psicopedagogía y a logopedia. “Si los padres tuvieran que pagar el auxiliar que necesitan los niños, tendrían que desembolsar 1.000 euros y no pueden”, indica.
Los niños reciben todos los días una hora de actividades pedagógicas, una de deporte, actividades acuáticas y refuerzo escolar, además del desayuno y el almuerzo que se ha pagado gracias a la colaboración de varias entidades. Asimismo, tienen transporte y hacen uso del pabellón de Tijoco gracias al Ayuntamiento de Adeje, aunque en el campamento “hay niños que vienen desde Santiago del Teide hasta Granadilla”, comentó ayer en Onda Tenerife Carmen Fernández, en donde añadió que “necesitamos esas ayudas para poder sufragar la contratación de auxiliares y más ahora con las mayores restricciones de medidas por la COVID”.
Dice la presidenta que “estos niños necesitan el campamento porque son los que todos los años quedan excluidos del resto de actividades a las que acuden otros menores”. El motivo principal, comenta, es que no tienen personal cualificado.
Además, asegura que, debido a la pandemia de la COVID, estos pequeños con TEA “lo han pasado muy mal al no poder socializar en el confinamiento y durante el curso en los grupos burbuja, y esto es algo que necesitan. No podemos dejarles sin verano”.