visiones atlÁnticas

España multinivel

Continúa la deriva nacional que nos aleja de razón y mérito, con que las clases medias construyen las sociedades democráticas

Continúa la deriva nacional que nos aleja de razón y mérito, con que las clases medias construyen las sociedades democráticas. Aceleran el despliegue de “leyes multiculturales”, contra la constitución que garantiza libertad, igualdad y fraternidad, con nación homogénea. Vemos que es posible aprobar oposiciones sin examen, pasar de curso con 8 suspensos con la nueva Ley Celaá de Educación. Desarrollar el orweliano “ministerio de la verdad” en la deriva anticonstitucional de la “Ley de Memoria Histórica”, ahora “democrática”. Desplegar una “Ley de Seguridad Nacional”, émulo de leyes chavistas, donde las seguridades de personas, propiedad y empresas, pueden ser intervenidas. Incrementar empleo público y salario mínimo, contra los más desfavorecidos, en mitad de la crisis del virus.

Hay quienes piensan que es un conflicto pasajero, cuando aceleran la separación de poderes, asedian el Tribunal Constitucional, el Supremo y el de Cuentas, los medios públicos y privados, el grupo empresarial y agencias participadas por el estado. Incrementados en la pandemia, que fragiliza el tejido empresarial, social y político. Se nos vende enmascarada bajo la “España Multinivel”, un “estado confederal” para primar al nacionalismo, incapaz de resolver la amnistía y el referéndum, que piden vascos y catalanes, contra la Constitución del 78. La deriva del “multiculturalismo”, lleva implícita la polarización permanente, el enfrentamiento social y la discordia. No es posible defender igualdad de derechos, sin igualdad de deberes. Para cuadrar la ecuación disuelven razón y mérito. Donde la escuela es esencial, para garantizar el mérito desde el esfuerzo, base del ascensor social de las clases medias. Al igual que se rompe la constitución y la convivencia, al limitar el idioma oficial de la nación, que hablan 600 millones en el mundo.

Los “neocomunismos” amplían su deriva intelectual, fantaseando con guías para mejorar el capitalismo. Defienden modelos donde no se precisan mérito y esfuerzo y donde la competencia resulta antisocial. Confían cualquier solución al estado, que exigen ocuparlo para suprimir separación de poderes, partidos y democracia. La formulación de la ”España multinivel”, conlleva la infalibilidad del estado tutelar, justicia social al margen de la igualdad de oportunidades, desatiende la vida de los más vulnerables, renuncia al mérito y al esfuerzo y niega las opciones individuales. Neolengua “1984”de Orwell, “quien controla el pasado controla el futuro, quien controla el presente controla el pasado”. Varios gobiernos en uno, atrapados en universos paralelos y contradictorios, ineficientes e inmantenibles.

Pero la realidad reaparece obstinada, como la mide ”Euroskopia”,para cuestiones relacionadas con la política, la economía y la sanidad, en los 6 países cabecera de la UE; Alemania, Francia, Italia, España, Polonia y Austria.. Donde los españoles otorgan a su presidente la puntuación más baja entre los líderes. Damos un notable a Angela Merkel, seguida de Macron 6,23, Dragui 6,15, Mark Rutte el holandés 5,27, Sebastian Kurz de Austria 5,17, el polaco Morawiecki 5,02. Nuestro presidente con un 4,26 aprobaría con su Ley Celaá. Estamos en un cambio de ciclo que prima a los partidos que apuestan por la verdad, por la sociedad civil, por la confianza, concordia y libertad. El cambio se consolidó en las elecciones últimas autonómicas de Madrid, que visualizó la alternativa de las derechas, ajenas a la dogmática anticonstitucional del gobierno. Deberán formular un discurso con valores propios y en positivo, donde no es suficiente la protección de la UE. No es suficiente vender unidad nacional, bajar impuestos y educación libre. Se requiere liderazgo para impulsar confianza y democracia. “El Príncipe no puede tener la moral del villano”, señala Maquiavelo.

TE RECOMENDAMOS