afganistán

Desbandada occidental: los talibán comienzan a entrar en Kabul tras una ofensiva relámpago

Estados Unidos comienza la evacuación de su personal y Alemania no esperará a la resolución parlamentaria

La ofensiva talibán definitiva para hacerse con el control total Afganistán llega a su fin con la entrada de sus tropas en Kabul, ciudad donde se refugia el Gobierno legítimo del país. Desde el pasado mes de mayo en que las fuerzas estadounidenses comenzaron su repliegue y a abandonar sus posiciones sobre el terreno a lo largo y ancho del país, los insurgentes han ido conquistando capital por capital en una suerte de Blitzkrieg o guerra relámpago.  

Fuerzas talibanes en las calles de Herat. El Español

Ni los más pesimistas contaban con que las tropas talibanes llegarían hasta Kabul este fin de semana y mucho menos que comenzarían su toma. Tanto, que ni siquiera el contingente de 5.000 marines estadounidenses enviado por Biden no ha tenido tiempo de desplegarse en la capital y si misión cambia radicalmente, que pasa de apoyar a las fuerzas afganas en la defensa de la capital a, simplemente, facilitar la evacuación de una de las embajadas con más empleados del mundo. 

Así, Estados Unidos comienza con urgencia la evacuación de todo su personal y Alemania hará lo propio sin siquiera esperar a la resolución parlamentaria.

Ejecutivo de transición

El ministro del Interior en funciones de Afganistán, Abdul Sattar Mirzakwal, ha anunciado este domingo el inicio de las conversaciones con los talibán para organizar un ejecutivo de transición en el país ante la llegada de los insurgentes a la capital, Kabul.

En una comparecencia, Mirzakwal ha indicado que “la transferencia de poder al gobierno de transición se llevará a cabo en un entorno seguro y pacífico”, según recoge la cadena afgana Tolo News.

El ministro ha confirmado igualmente que, de momento, se ha alcanzado un acuerdo preliminar para evitar una ofensiva armada de los insurgentes contra la capital.

Minutos antes de la declaración, la cadena Al Arabiya ha confirmaba la llegada en los últimos minutos de una delegación talibán al Palacio Presidencial para discutir los términos de la entrada definitiva de los insurgentes en la capital.

Proceso de transición

Los medios regionales ya informan abiertamente de un proceso de transición que desembocará en la dimisión, en las próximas horas, del presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, una figura vilipendiada por los talibán, que consideraban a su gobierno un títere de Estados Unidos, según fuentes de Al Arabiya.

Por otro lado, fuentes del medio afgano Khaama Press han confirmado que estas negociaciones están fundamentadas en una transferencia de poder a los insurgentes, que será dirigida por el principal negociador del Gobierno afgano, el jefe del Consejo Superior para la Reconciliación Nacional, Abdulá Abdulá.

Las mismas fuentes apuntan el nombre del ex ministro del Interior y ex embajador afgano en Alemania, Ali Ahmad Jalali, como nuevo jefe de este gobierno en funciones, sin dar más detalles.

Previamente, los responsables de la organización habían ordenado a todas sus fuerzas que se colocaran “a las puertas de Kabul” y que no intentaran entrar en la ciudad para evitar un derramamiento de sangre a la espera del inicio de este proceso de negociación para tomar la ciudad de manera incruenta.

“Dado que la capital, Kabul, es una ciudad grande y densamente poblada, los muyahidines del Emirato Islámico no tienen la intención de entrar en la ciudad por la fuerza, sino de entrar pacíficamente en Kabul. Se están celebrando negociaciones para garantizar que el proceso de transición se complete de forma segura”, explica la nota.

Los talibán han precisado que, hasta que culminen las negociaciones, la situación de seguridad en la zona quedará en manos “del bando contrario”, es decir, el Gobierno afgano. Por último, garantizan a la población su seguridad al afirmar que no están buscando “vengarse de nadie” y que “todos los funcionarios civiles y militares permanecerán a salvo”.

TE RECOMENDAMOS