Baloncesto

Calor y resbalones en el Santiago Martín: la peor cara de la Supercopa

La FIBA ya alquiló un sistema de refrigeración en el Mundial femenino de 2018 para evitar este tipo de incidencias

Demasiado calor en las gradas y muchos resbalones en la pista. Era la queja generalizada de los aficionados que acudieron al Santiago Martín a presenciar la Supercopa Endesa. Como consecuencia del estado de la pista, Rudy Fernández, jugador del Real Madrid, abandonó el duelo con el Canarias lesionado, pero el problema viene de lejos.
Con motivo de la disputa del Mundial femenino de 2018, el parqué de Los Majuelos fue sustituido. Hubo que hacer cambios en esa nueva superficie, del mismo modo que se le puso, en varias ocasiones, una solución antideslizante para no repetir lo ocurrido con Sergio Llull en 2017, cuando, jugando con España, sufrió rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Se probaron varios tratamientos, hasta que se dio con el indicado. Ese problema se logró solucionar.

Un sistema de refrigeración
La FIBA comprobó que el sistema de extracción y refrigeración del Santiago Martín no era el mejor, igual que el pabellón Quico Cabrera, por lo que alquiló sistemas refrigerantes, única solución que se antoja ahora posible, para evitar lesiones. Los actuales extractores del recinto deportivo funcionan, también el aire acondicionado, pero eso no sirve para lograr acabar con el problema.
La imagen de los voluntarios tratando de secar una y otra vez el parqué, muchas veces ayudados por jugadores y cuerpos técnicos de los equipos, fue tónica predominante el día de las semifinales, situación acusada por el fuerte calor reinante. En la grada, el comentario era generalizado: el calor llegaba a ser insoportable.
Construido en 1999, el Pabellón Insular Santiago Martín ha sido objeto de pequeñas mejoras, como los espacios interiores del mismo o el citado cambio de parqué, pero parece pedir a gritos una remodelación importante. Hace ya algunos años se especuló con la posibilidad de ampliar su aforo, aunque poder solventar el problema anterior se antoja más urgente, sobre todo a la hora de acoger citas tan importantes como las de este fin de semana.