erupción la palma

El drama de los pescadores palmeros: “La situación es catastrófica”

Especies como pulpos y morenas serán de las más afectadas

La llegada de la colada de lava del volcán de Cumbre Vieja a la costa de Tazacorte, a una zona de acantilados en torno a la playa de El Guirre, ha agravado la mala situación de la flota pesquera del municipio, que ya acarreaba poca actividad en los últimos meses y escasas capturas.

La lava ha generado ya una ‘fajana’ de medio kilómetro de ancho y la espera de conocer el impacto biológico en la zona una vez finalice la erupción, las especies con menos movilidad o más próximas a la costa, caso de los pulpos o las morenas serán las primeras afectadas.

El presidente de la Federación Regional de Cofradías, el herreño David Pavón, señala a Europa Press que “la situación es catastrófica” en el oeste de la isla, con una crisis social que está “por encima” de la laboral, poniendo como ejemplo que el patrón mayor de la cofradía de Tazacorte es una de las personas que ha perdido su vivienda.

“Fue uno de los primeros que se quedó sin nada, el volcán le sepultó sus propiedades”, comenta.

Pavón comenta que no se podrá pescar mientras dure la erupción volcánica y además con “la incógnita” de conocer el impacto real sobre las especies y el medio marino, pues uno de los problemas, aparte de la destrucción inicial de la fauna es que la acidez y la falta de oxígeno “imposibilita que haya vida”.

“El pescador lleva tiempo parado por un conjunto de cosas, y seguirá bastante tiempo, la flota está parada y va para rato”, señala, aparte de que muchos “no tienen la cabeza” para salir a pescar pues “no tienen ni casa para ir cambiarse de ropa”.

Así, afirma que el subsector de la pesca cuenta con la garantía de las instituciones de que habrá ayudas económicas para amortiguar la falta de actividad y en ese sentido, ante la habitual tardanza de las ayudas estatales por la burocracia, cree que “una buena opción” sería agilizar pagos a través del Gobierno de Canarias.

“Sería una ayuda rápida, una primera bolsa de salvavidas que llegue lo antes posible, la estatal no importa que tarde un poco más”, comenta.

Pavón, que vivió en primera persona la erupción submarina en La Restinga (El Hierro), recuerda que el volcán tuvo a la flota herreña parada casi dos años si bien “la afección fue mucho mayor y ahora todo depende de la cantidad de lava que llegue al mar y las sustancias”.

En esta línea, duda de que los pescadores puedan ejercer su actividad en otras zonas de la isla pero remarca que en el caso de El Hierro se optó por una moratoria de seis meses para evitar la sobreexplotación del litoral y poner en juego el futuro de los bancos de peces.

TE RECOMENDAMOS