Crisis sísmica

Erupción en La Palma

Sobre las 15.11 horas de ayer se abrió la tierra en Cabeza de Vaca, en El Paso, y un volcán de ocho bocas comenzó a expulsar gases, cenizas y un río de lava que ha arrasado viviendas y ha obligado a evacuar a más de 5.000 personas. Pedro Sánchez promete en la Isla compensar las pérdidas

Foto: Abián San Gil Hernández

La Palma registró ayer la octava erupción volcánica registrada en la Isla desde que se tiene conocimiento de las mismas, y ha sido justo una semana antes de que se cumplan 50 años de la anterior, la del Teneguía, y no muy lejos de donde el San Juan, otro volcán, hiciera lo propio allá por 1949.
Aunque los especialistas no esperaban que fuera tan pronto, ya durante la mañana de ayer se produjo un claro aviso de lo que podía suceder con un terremoto de magnitud 4,2 en El Paso que fue sentido claramente por la población, no fue hasta las 15:12 horas cuando, en imágenes captadas en directo por la televisión pública canaria (TVC) se produjo la primera explosión de este nuevo volcán, cuyo nombre será designado por las autoridades científicas españolas posteriormente (o, al menos, así ocurrió de Tagoror, frente a la costa de El Hierro, hace ahora diez años).
La zona elegida por la Naturaleza para fracturar la tierra palmera en esta ocasión se llama Cabeza de Vaca, dentro del término municipal de El Paso. Lo hizo con una notable explosión que, felizmente, se produjo en un paraje no habitado, lo que ha permitido no tener que lamentar daños personales causados por este suceso, si bien anoche el presidente del Comité técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, desveló que ya eran ocho las viviendas arrasadas por las coladas de lava resultantes. Se teme que otras propiedades seán engullidas por estas imparables lenguas de fuego.
Por lo que respecta a las evacuaciones, ya con el potente temblor de media mañana se empezó a trasladar a las personas con movilidad reducida que se encontrasen en el radio de acción previsto, y que incluía antes de la erupción a zonas de cinco términos municipales: El Paso, Los Llanos de Aridane, Fuencaliente, Tazacorte y Mazo.
Pero tras la irrupción del volcán, se aplicaron los protocolos previstos y, al cierre de esta edición -tal y como confirmó Morcuende- los evacuados superaban los 5.000, en un operativo llevado a cabo sin incidentes y del que, todo apunta, se vio beneficiado por las previsiones de las autoridades, que este mismo fin de semana mantuvieron reuniones con los vecinos para informarles de todas estas posibles contingencias.
Al pasar las horas, explican los especialistas desplazados sobre el terreno, son dos las fisuras originadas por la erupción, separadas entre ellas por una distancia de aproximadamente 200 metros, si bien desde la distancia parece que hay múltiples bocas. Sea como fuere, al menos se han contabilizado unas cinco explosiones de importancia, entre ellas una acaecida sobre las cinco de la tarde que bien pudo provocar esa segunda fisura, dada su intensidad.
Con motivo de la erupción, de la tierra se ha lanzado al aire un sinfín de piroclastos (así se llama a cualquier fragmento sólido de material volcánico expulsado a través de la columna eruptiva arrojado al aire durante una erupción volcánica) y las pequeñas lluvias de ceniza no se hicieron de rogar en el lugar.
Mientras tanto, la lava avanza inexorablemente y anoche ya había penetrado en el término municipal de Los Llanos de Aridane, por lo que ya son dos los municipios directamente afectados por la erupción. Lo que sí se sabe con certeza es hacia dónde va la lava, que es al mar, Cuando llegue al mismo se producirá un enfriamiento paulatino del fluido caliente, lo que a su vez provocará la liberación de mezcla de vapor y gases a la superficie, para terminar sedimentando y formando parte de la propia tierra.
De los pocos imprevistos ocurridos ayer tras la erupción fue protagonizado por un vuelo Tenerife-La Palma que, ante lo inesperado de la situación, optó por retornar a Los Rodeos (La Laguna), si bien el aeropuerto de La Palma ha estado y está plenamente operativo para la entrada y salida de unos vuelos donde ahora abundan los técnicos y especialistas del Instituto Geológico Nacional y del Instituto Volcanológico de Canarias, con equipos desplazados sobre el terreno para aprovechar toda la información posible.
Desde el minuto uno, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ya se dirigió a la población para pedir tranquilidad, y el propio presidente de España, Pedro Sánchez, canceló su prevista visita a Nueva York para desplazarse igualmente a La Palma, donde asistió a una reunión con los técnicos para luego, en rueda de prensa junto a Torres y el presidente insular, Mariano Hernández Zapata, expresar todo el apoyo estatal a las autoridades isleñas, así como cariño y solidaridad con los afectados.