Erupción en La Palma

La Palma vuelve a temblar: “Notas cómo se mueve toda la casa”

El más destacado ocurrió anoche, pasados unos minutos de las 21.30 horas, que alcanzó una magnitud de 3.8 en la Escala de Richter

Erupción en La Palma. | EP

Desde anoche se han registrado numerosos terremotos en la isla de La Palma, en plena erupción volcánica desde el pasado domingo, de los que varios han sido sentidos por su población. Los temblores se han producido en su mayoría en los municipios comprendidos entre Tazacorte, Los Llanos de Aridane y El Paso.

El más destacado ocurrió anoche, pasados unos minutos de las 21.30 horas, que alcanzó una magnitud de 3.8 en la Escala de Richter, según datos publicados por el Instituto Geográfico Nacional (IGN), que desconoce la profundidad a la que tuvo lugar.

Ernesto, vecino de la zona de Tacande, se encontraba en esos momentos junto a su familia recogiendo sus enseres más personales e imprescindibles para iniciar la evacuación, como consecuencia de la aparición de la nueva boca eruptiva. “Se mueve todo”, ha reconocido en una conversación telefónica a este periódico.

No obstante, el enjambre sísmico no ha cesado y a primera hora de este martes han sucedido nuevos seísmos percibidos por la población. “Esta mañana, cuando ya habíamos regresado a nuestra vivienda porque era seguro, estábamos viendo la televisión y notamos cómo se movía toda la casa, la tierra”, declara el fontanero que, debido a la incertidumbre del volcán, ha paralizado sus labores.

Himar se despertó esta mañana, sobre las 6.00 horas, fruto del terremoto de magnitud 3 y a un kilómetro de profundidad del que posteriormente informó el IGN en su página web. El joven, que vive en Los Llanos de Aridane, sintió cómo “vibró todo”. Admite que no se asustó tanto porque en su día “viví los temblores de La Restinga”, que finalmente dieron paso al volcán Tagoro hace ya una década.

La erupción actual se encuentra “relativamente cerca” de su casa, ubicada en la popular Urbanización Celta, pero asegura que “estamos protegidos y tranquilos”. En caso de que la situación se complique, “incluso por tema de gases”, Himar y sus familiares tienen preparada una maleta con medicinas, botellas de agua, ropa para algunos días y la correa del perro. “Estamos siguiendo la información facilitada por los medios oficiales para saber qué tenemos que hacer en todo momento”, concluye.

Sin embargo, pese a la aparente tranquilidad, son numerosos los palmeros del lugar que sienten la incertidumbre de la naturaleza, sobre todo, con el precedente de lo que supuso este pasado domingo, sobre las 15.00 horas, un enjambre sísmico.